Lujo V6

Es más que una SUV. Es el auto más lujoso que Nissan vende en la Argentina. Excelente espacio interior y muy buena mecánica. Por su precio, le falta más seguridad.

 

Dentro de lo que es una marca especializada en vehículos todo terreno, la Murano siempre ocupó el espacio de la SUV más vanguardista de Nissan. Desde que se lanzó la primera generación en 2009, fue un vehículo de doble tracción y mayor despeje del suelo que un sedán, pero con el foco puesto en el confort de marcha y el equipamiento de lujo.

Con esta tercera generación, Nissan decidió redoblar la apuesta. La nueva Murano es más atrevida que nunca, creció en dimensiones, en precio, en potencia y hasta pasó a un segmento superior.

Ya no es una SUV del Segmento D (mediano). Ese rol quedó para la nueva Pathfinder (que ahora es una SUV con chasis monocasco, ya no un todo terreno con largueros, derivado de la Frontier). Eso llevó a reposicionar a la nueva Murano en el Segmento E (grande), donde hay pocas marcas generalista.

La una excepción en la Argentina es la Toyota Land Cruiser Prado (275 cv, desde 1.36 millones de pesos). En el Segmento E dominan las premium: Mercedes-Benz Clase GLE (333 cv, 2.1 millones de pesos), BMW X5 (desde 306 cv, desde dos millones de pesos) y Audi Q7 (desde 249 cv, desde 2.2 millones de pesos).

La nueva Murano llega en una sola versión a la Argentina: Exclusive. Y tiene un precio de 1.48 millones de pesos. La manejamos una semana y la crítica completa se reproduce a continuación.

POR FUERA

Aerodinámica, moderna y llamativa. Estos tres adjetivos definen a la Murano desde su primera generación, pero ahora están más exacerbada que nunca. La nueva Murano se parece en poco y nada a la clásica imagen de un todo terreno. Y se acerca mucho al concepto -mal llamado- de las “coupés de cuatro puertas”, como las BMW X6 y Mercedes-Benz GLE Coupé.

Mide 4,89 metros de largo, 1,88 de ancho y apenas 1,72 de alto. Son las proporciones que le dan un diseño agresivo y bien plantado, aún manteniendo un aceptable despeje del suelo de 18 centímetros.

Las líneas vanguardista de la Murano están condimentadas con varios cromados, faros extravagantes y plásticos negros, que enmascaran el parante trasero (Pilar C).

Tiene aspecto aerodinámico y realmente lo es: su coeficiente es de 0,31.

El conjunto se remata con unas espectaculares llantas de 20 pulgadas, calzadas con neumáticos Yokohama 235/55R20.

Nissan es un especialista en tracción integral.

La Murano se anima al off-road.

Pero donde el V6 y sus llantas de 20″ son impecables es en el asfalto.

POR DENTRO

El derroche de diseño -moderno y arriesgado- continúa en el interior. A esta altura puedo comprender que la estética de la Murano no sea del agrado de todos. Es una propuesta que busca, adrede, ser diferente.

En la cabina, esto se aprecia en los plásticos satinados color champagne y en las generosas butacas. Las poltronas delanteras -porque eso son- tienen un diseño que Nissan llama “Zero Gravity”, diseñados junto a la NASA. No viajan al espacio, pero son anchas, blandas y sujetan muy bien el cuerpo. Cuentan con calefacción y ajuste eléctrico, además de tres memorias.

Los pasajeros traseros también se sentirán muy cómodos. Hay espacio para tres adultos, pero el asiento está pensado para que sólo dos viajen como reyes. Los respaldos traseros se reclinan, de manera independiente. El baúl está bien: 450 litros de capacidad.

Este amplio espacio lleva a pensar por qué Nissan no ofrece una opción con tres filas de asientos, para siete pasajeros. Es una posibilidad que trae de serie su principal competidora japonesa, la Land Cruiser Prado.

Bajo el piso del baúl está la rueda de auxilio. Tiene el mismo tamaño y llanta que las cuatro titulares. En el reino de los auxilios de uso temporario, ya no es sólo algo positivo: es sorprendente.

La cabina tiene buenas terminaciones, aunque no hay materiales sofisticados ni grandes estridencias. El volante multifunción recuerda a varios Nissan más económicos y no tiene levas del cambio. La pantalla multimedia tiene siete pulgadas, pero no cuenta con un gran software. No es táctil y la única concesión a la modernidad es la cámara de retroceso, con la función que simula una visión de 360 grados, a vuelo de pájaro.

De hecho, en esa pantalla ni siquiera está el GPS. El navegador se encuentra en un lugar insólito: dentro del espejo retrovisor interno. Es incómodo, por varios motivos: el visor es muy pequeño, las funciones táctiles son bastante lentas, es complejo de programar, reduce la visión del espejo a la mitad y, cuando lo apagás, queda todo el cristal sucio, con las marcas de tus dedos. Es una solución mala, que merece ser replanteada por completo.

El tablero es grande, con cuatro indicadores de aguja y una pantalla central para la computadora de abordo. Aunque el software, una vez más, no es muy completo. Los consumos sólo están en kilómetros por litro (Autoblog prefiere litros cada 100 kilómetros). Lo curioso es que esa pantalla en el tablero es más grande que el visor del GPS. Sería un buen lugar para reubicarlo y dejarlo, al mismo tiempo, bien a la vista del conductor.

Donde Nissan sí apostó todo fue con el sistema de audio. Tiene un brutal Bose con once parlantes. El sonido es perfecto. Sin embargo, para un auto de este segmento y precio, le estarían faltando opciones de conectividad, como reproductor de DVD, televisión satelital y disco rígido para almacenamiento propio. Casi todos los competidores lo ofrecen.

Es posible que, en el futuro, Nissan Argentina ofrezca otras versiones de la Murano. Pero sólo podrán tener menos equipamiento. Esta variante Exclusive ya es la tope de gama.

Made in USA: detalles en plástico color champagne y enormes posavasos.

En el display del tablero hay espacio suficiente para reubicar el navegador.

El GPS es chiquito e incómodo: ocupa la mitad del retrovisor interno.

El interior está muy bien terminado, aunque tiene detalles old-school, como la pantalla multimedia no-táctil.

Excelentes butacas, con ajustes múltiples y memorias.

Una visión bien clara de cómo funciona el GPS de la Nissan Murano.

Los faros tienen leds, proyectores y gran diseño, pero no son direccionales.

Hay varios puertos USB y tomas de 12 voltios. Bien.

SEGURIDAD

Este es uno de los puntos más cuestionables de la Murano. Viene de serie con siete airbags, frenos ABS con EBD, control de estabilidad, control de tracción, asistencia al arranque en pendiente, alerta de punto ciego y anclajes Isofix. Está bien, pero es poco para un auto de este precio.

Otros rivales de este valor (y más baratos también) ofrecen alerta de cambio de carril con corrección automática de la trayectoria, sistema de estacionamiento asistido, faros direccionales, control de crucero adaptativo, alerta de fatiga y frenado autónomo de emergencia (activa los frenos de manera automática, al detectar un posible choque por debajo de los 50 km/h).

El otro aspecto que dejó dudas fue la prueba de choque de LatinNCAP. Si bien los crash tests de otros organismos le dieron buenos resultados a la Murano, cuando la entidad regional de GlobalNCAP evaluó una unidad destinada al mercado latinoamericano, se encontró con una sorpresa: el piso debajo del conductor se desprendió. La calificación fue floja: sólo dos estrellas para adultos y cuatro estrellas para niños.

El resultado sorprendió tanto a LatinNCAP como a Nissan. De hecho, la automotriz japonesa había patrocinado esa prueba. Los responsables del crash test creen que pueden existir problemas en los controles de calidad de la marca, que permitieron que hayan salido a la venta algunas unidades defectuosas. Nissan admitió el pobre resultado del crash test y se comprometió a investigar el caso. La marca todavía no brindó el resultado de esa investigación interna.

MOTOR y TRANSMISIÓN

La Murano viene a la Argentina sólo con el equipamiento tope de gama (Exclusive) y el motor más potente. Es un V6 3.5 naftero de la familia VQ35, la misma de la famosa coupé 370Z. Es una evolución de los anteriores V6 de las generaciones previas de la Murano. No tiene turbo, es atmosférico. Tiene 24 válvulas, inyección directa y rinde 252 cv a 6.400 rpm y 325 Nm a 4.400 rpm.

La anterior Murano tenía un V6 3.6 de 260 caballos. Nissan asegura que rediseñó el motor para reducir el consumo de combustible.

Se combina con una caja automática con variados contínuo (CVT). Es la última evolución de las X-Tronic que tienen varios modelos de Nissan. Cuenta con un modo secuencial, que permite seleccionar alguna de las siete marchas preprogramadas. Pero, en realidad, es una transmisión lineal con conos y correa, sin engranajes ni cambios.

El sistema de tracción a las cuatro ruedas es del tipo “inteligente”, con acople automático. No hay posibilidad de bloqueo de doble tracción o de diferenciales. Tampoco tiene reductora. Este es un punto donde la Land Cruiser Prado le saca mucha ventaja, por su enfoque más off-road.

Más de la vieja escuela: motor V6 3.5, sin turbos. Suena divino, aunque consume bastante.

COMPORTAMIENTO

Esta filosofía de asfalto de la Murano se aprecia con sólo recorrer algunos metros. El andar es muy cómodo, suave y mullido. Tiene suspensión independiente en las cuatro ruedas, con eje trasero multilink. A pesar del gran tamaño de las ruedas y de los neumáticos de perfil bajo, el andar en ciudad es intachable. Sólo hay que tener cuidado con las proporciones: es un vehículo muy grande.

En ruta también se comporta de manera excelente. La Murano es silenciosa y estable. Transmite una gran sensación de seguridad. Se puede crucerear a buen ritmo y sin cansancio. Las prestaciones son más que correctas para un vehículo de 1.822 kilos de peso: acelera de 0 a 100 km/h en 7,9 segundos y alcanza una velocidad máxima de 215 km/h.

A 120 km/h, la caja CVT permite que el motor trabaje a sólo 1.700 rpm. Pese a ello, los consumos son elevados: el V6 suena divino, pero gasta una media de 12,5 litros cada 100 kilómetros.

En los caminos más estrechos y revirados, por supuesto, ya no se siente tan cómoda ni a gusto. La carrocería inclina bastante y, cuando se supera el límite, la tendencia natural es subvirante: se va de trompa por completo.

La Murano es una SUV. Es una Nissan con tracción integral. Por eso, también la llevamos al off-road. Los neumáticos tan grandes, anchos y lisos no están pensados para el barro. Ni lo intentes.

En la tierra y el ripio, la estabilidad sigue siendo muy buena, pero el tren delantero transmite algunas señales de que no se siente a gusto. No nació para caminos desparejos.

Sobre terreno deslizante, la tendencia subvirante se hace aún más notoria. En el control del vehículo no ayuda la dirección. Está muy desmultiplicada. Como es lógico, está pensada para ciudades y autopistas, no para tramos de rally.

Los que sí sobresalen en todo momento son los frenos. Los discos ventilados en las cuatro ruedas se encargan de retener a la Murano en toda condición, incluso cuando la adherencia es poca.

Pero donde el V6 y sus llantas de 20″ son impecables es en el asfalto.

CONCLUSIÓN

Si los clásicos vehículos todo terreno hoy fueron superados en número por las modernas SUVs, la Murano es la SUV de Nissan que más se aleja del concepto de “todo-terreno-4×4”.

Aprovecha el concepto de SUV para ofrecer un vehículo muy amplio y confortable, con un despeje del suelo que le permita encarar alunas ligeras incursiones off-road. Este sistema de tracción integral no está pensada para grandes aventuras. Sin embargo, aporta mucha seguridad con pavimento mojado y será muy útil en caminos con nieve o hielo, que abundan en la Argentina.

Pero la Murano es, ante todo, la apuesta de Nissan para el segmento de los autos de lujo. Es un completo replanteo de la marca a nivel local, después de haber fracasado con varios intentos de sedanes en la Argentina (desde el Teana hasta el Altima).

No es un auto para cualquier tipo de público. Y no hablo sólo del precio. El diseño atrevido y el generoso espacio interior contrastan de manera notable con algunos errores en el equipamiento (GPS insólito) y ciertas dudas en materia de seguridad.

Es una propuesta confortable, original y diferente. Pero cuesta casi lo mismo que el más tradicional y conservador de los sedanes : el nuevo sedán Mercedes-Benz Clase E. No son competencia, pero apuntan a consumidores con el mismo poder adquisitivo.

Es un paralelismo que ayuda a comprender el exclusivo segmento al que apunta la Murano.

Y es que el mercado de los autos de lujo tiene una variedad de opciones que, cuando se lo analiza desde el punto de vista de las propuestas de vehículos populares, no produce otra cosa que envidia.

El dinero no hace la felicidad, pero te podés entretener un buen rato pensando en las maneras más disímiles de gastarlo.

Carlos Cristófalo
Colaboró: Jacinto Campos

FICHA TECNICA

Modelo probado: Nissan Murano Exclusive
Origen: Estados Unidos
Precio: 1.480.000 pesos
Garantía: tres años o 100 mil kilómetros.
Comercializa: Nissan Argentina (www.nissan.com.ar)

MOTOR

Tipo: delantero longitudinal, V6, cuatro válvulas por cilindro, distribución variable e inyección directa.
Cilindrada: 3.499 cc
Potencia: 252 cv a 6.400 rpm
Torque: 325 Nm a 4.400 rpm

TRANSMISIÓN

Tipo: tracción integral, de acople automático.
Caja: automática secuencial, con variados contínuo (CVT), con siete marchas preprogramadas.

CHASIS

Suspensión delantera: independiente, tipo McPherson, con resortes helicoidales, amortiguadores hidráulicos y barra estabilizadora.
Suspensión trasera: independiente, tipo multibrazo, con resortes helicoidales, amortiguadores hidráulicos y barra estabilizadora.
Frenos delanteros: discos ventilados.
Frenos traseros: discos ventilados.
Dirección: de piñón y cremallera, con asistencia electrohidráulica.
Neumáticos: Yokohama 235/55R20 (rueda de auxilio del mismo tamaño y llanta)

PRESTACIONES

Velocidad máxima: 215 km/h
Aceleración de 0 a 100 km/h: 7,9 segundos
Consumo urbano: 15,5 l/100km
Consumo extraurbano: 9,2 l/100km
Consumo medio: 12,5 l/100km

MEDIDAS

Largo / ancho / alto: 4.895 mm / 1.880 mm / 1.722 mm
Distancia entre ejes: 2.825 mm
Despeje del suelo: 180 mm
Peso en orden de marcha: 1.822 kilos
Capacidad de baúl: 450 litros
Capacidad de combustible: 72 litros

EQUIPAMIENTO

  • Doble airbag frontal delantero
  • Doble airbag lateral delantero
  • Doble airbag de cortina
  • Airbag para las rodillas del conductor
  • Anclajes Isofix
  • Alerta de Tráfico Cruzado
  • Frenos ABS con EBD
  • Asistencia al frenado de emergencia
  • Control de estabilidad
  • Control de tracción
  • Asistencia al ascenso y descenso de pendientes
  • Alarma antirrobo con inmovilizador y alarma
  • Asistencia al conductor con cámara de visión periférica
  • Aviso de punto ciego (BSW)
  • Ventanas laterales de puertas traseras y quinta puerta tonalizados
  • Espejos exteriores con ajuste eléctrico, abatibles eléctricamente y con calefacción
  • Faros delanteros LED con luz de bienvenida
  • Nivelador de faros automático
  • Luces de encendido y apagado automático
  • Panel de instrumentos con pantalla de 7 pulgadas
  • Navegador satelital integrado en espejo retrovisor
  • Ajuste de altura y profundidad del volante eléctrico con memoria
  • Volante con comando de audio, manos libres y control crucero
  • Palanca de cambios tapizada en cuero
  • Intelligent Key con botón de encendido remoto de motor
  • Control de crucero
  • Asiento tapizados en cuero
  • Asiento del conductor con ajuste eléctrico de 8 posiciones y memoria
  • Asiento del acompañante con ajuste eléctrico de 4 posiciones
  • Asientos traseros plegables 60/40 con flip up automático
  • Calefacción de asiento para conductor y acompañante
  • Asientos traseros reclinables
  • Tres toma corrientes 12V
  • Climatizador automático bi-zona
  • Equipo de audio Bose con radio/CD/MP3/Aux/USB/Bluetooth
  • Once parlantes Bose
  • Techo solar panorámico
  • Portón trasero con apertura y cierre automático