Un tip de manual

Es muy común encontrar en nuestro rubro preguntas cómo: “¿Cuánto dura ese aceite?”, “¿qué viscosidad le pongo al motor?” o “¿qué calidad de aceite uso?”

 

Manual de lubricación del Ford T de 1927.

El manual de usuario, de cada vehículo, incluye una larga lista de informaciones respecto del cuidado del mismo. Dentro de este listado, típicamente bajo la solapa de mantenimiento, encontraremos todos los datos necesarios para elegir el lubricante correcto, tanto en viscosidad, especificación y duración. Antes de continuar daremos un ejemplo.

Un clásico

Nos remontaremos a 1927 para mostrar un ejemplo donde el manual de usuario ya mostraba toda la información necesaria, para la correcta lubricación. Hablamos precisamente del Ford A, sucesor del famoso Ford T. Directamente del manual encontramos:

  • Viscosidad:  En clima frío un aceite “liviano” es esencial para la correcta lubricación del motor. Deberá tener suficiente “cuerpo” para que la presión entre las partes no escurra el aceite y se evite el contacto metal con metal. Se ve claramente que el manual hace referencia a aceites monogrado, uno de baja viscosidad o” liviano” para el invierno, y otro de mayor viscosidad o “cuerpo” para verano. Hoy en día no sólo usamos aceites multigrado, sino que hablamos de viscosidades 5W-30, 10W-40, etc., según la clasificación SAE de motor.
  • Especificaciones: Usar solamente aceite de motor de alta calidad. Deberá llegar a los cojinetes con facilidad y reducir la fricción y el calor. Aceites de calidad inferior tienen tendencia a carbonizarse rápidamente y formar depósitos. Hoy en día, la “alta calidad” está determinada por las especificaciones de aceite API, ACEA, y de cada fabricante de motores, sumado a rigurosos procedimientos en la fabricación de los lubricantes. La reducción de fricción, calor y formación de depósitos, son conceptos tan vigentes hoy en día como en 1927, especialmente sabiendo que la exigencia de los motores actuales es muy superior.
  • Duración: Drenar el aceite cada 500 millas (~800 km), precalentar antes de drenarlo. El intervalo de cambio de aceite es muy inferior a lo que estamos acostumbrados en la actualidad. Esto habla de una fuerte mejora en la calidad de los básicos, sumado a la incorporación de aditivos en los lubricantes tales como antioxidantes, detergentes, dispersantes, etc.

90 años después

En la actualidad, los motores han avanzado de forma extraordinaria en comparación con nuestro querido caso de ejemplo del Ford A. Hablamos de mayores relaciones de compresión, mayores potencias, menores consumos, turbocompresores, inyección directa estratificada, start-stop, entre muchas otras mejoras. Los lubricantes han avanzado siempre de la mano de los desarrollos de motores, pero una cosa no ha cambiado desde entonces: toda la información necesaria para la lubricación está en el manual de usuario del vehículo.

Claro está que los términos han cambiado. Hoy hablamos con mayor propiedad de las viscosidades según SAE, de especificaciones API, ACEA y otras cada vez más variadas, e intervalos de cambio varias veces superiores. Pese a lo mencionado, el lugar de consulta sigue siendo el manual de usuario.

Es importante remarcar que las tres cuestiones analizadas, viscosidad, especificaciones y duración, están determinadas por el fabricante del vehículo y no por el fabricante del lubricante como suele pensarse. La familia de productos Shell Helix, ofrece dentro de su portafolio opciones óptimas para todas las motorizaciones. Los aceites sintéticos Helix Ultra, incorporan la tecnología Shell PurePlus, mediante la cual se obtienen bases sintéticas de altísima pureza provenientes del gas natural.

Una herramienta útil

Shell cuenta con una app, Shell Helix Especialista, disponible gratuitamente para Android y iOS, donde pueden encontrarse recomendaciones de aceite de motor según la información relevada de los distintos manuales de vehículos del país. Adicionalmente contiene múltiples capacitaciones, trivias y premios.

Asesor Técnico – Shell Lubricantes

¿Sabías qué?

El Ford A, producido desde 1927 hasta 1931, contaba con una motorización de cuatro cilindros en línea, 24HP, caja de 3 marchas y velocidad máxima aproximada de 104 km/h.