Desarrollo sustentable del sector automotor

Ley la Responsabilidad Extendida del Productor y Fomento del Reciclaje (REP)

Esta ley busca instaurar herramientas (financieras y operativas), que permitan reducir la cantidad desechos, y aumentar su reciclaje.

Aceite lubricante, baterías, envases, embalajes, neumáticos y vehículos están contemplados por la Ley REP.

Aceite lubricante, baterías, envases, embalajes, neumáticos y vehículos están contemplados por la Ley REP.

La discusión sobre cómo mantener la estabilidad entre las organizaciones empresariales, ciudadanía y el medio ambiente, se viene instalando fuertemente desde hace un tiempo en Chile (desde inicio del siglo XXI). El eje de esta discusión se centra principalmente en la sustentabilidad (visión de cómo realizar el trabajo, manteniendo el equilibrio entre economía, ciudadanía, y el medio ambiente; mejorando la calidad de vida de las personas, y asegurando los recursos para las generaciones venideras).

Es así, como el 1 de junio de 2016, se convierte en Ley la Responsabilidad Extendida del Productor y Fomento del Reciclaje(REP). Esta ley busca instaurar herramientas (financieras y operativas), que permitan reducir la cantidad desechos, y aumentar su reciclaje. En Chile, la ley categoriza los desechos en nueve tipos de productos prioritarios. Por nombrar alguno de ellos: el aceite lubricante, baterías, envases y embalajes; neumáticos y vehículos.

Dentro del REP, se establecen tres niveles de obligación; el primero con respecto a los productores (fabricantes e importadores), donde estos, deberán registrarse en el catastro público de productos prioritarios, financiar y organizar la recolección de tratamientos de residuos de los productos prioritarios, cumplir las metas de recolección y de valorización de residuos, entre otras obligaciones. En segundo lugar, se encuentra el consumidor, que, deberá encargarse de separar y entregar los residuos de los productos prioritarios a un gestor autorizado (este gestor, además de estar autorizado, deberá estar registrado en el Ministerio del Medio Ambiente, y declarar el tipo de residuo, costos, origen, tratamiento y el destino de estos; consolidando la labor mediante el Registro de Emisiones y Transferencia de Contaminantes). Finalmente, los recicladores, deberán estar registrados para participar de la REP por un periodo de cinco años, además de certificarse en el Sistema Nacional de Certificación de Competencias Laborales; y solicitar permiso para la instalación de almacenamiento y recepción de residuos, junto con diseñar e implementar estrategias de participación, que generen sensibilización desde las personas hasta las organizaciones empresariales, y vice – versa.

En este contexto, la REP, cambia la organización industrial del sector automotriz, y le exige considerar elementos de la sustentabilidad (especialmente desde el eje económico y medio ambiental), esta exigencia no solo convierte las formas del trabajo hacía un desafío sustentable, sino también, pone de relieve la necesidad de fomentar las buenas relaciones laborales entre los distintos agentes de la industria, dado que, al profundizar en la problemática, se concluye que el mayor elemento a desarrollar tiene relación con la integración de las organizaciones, desde dos enfoques: organización industrial y cadena de abastecimiento.

Sobre la organización industrial (considerándola como un enfoque de análisis práctico sobre cómo interactúan las organizaciones empresariales, para la toma de decisiones estratégicas), quienes estén a cargo de ella, no solo tendrán que actualizar sus conocimientos, herramientas y enfoques al trabajo, sino también, deberán conversar de forma transparente con los actores de su cadena de abastecimiento, donde la cadena de abastecimiento (integración de la logística desde el “cliente del cliente, hasta el proveedor del proveedor”), será el tema de más relevancia en los primeros años de implementación y puesta en marcha de la REP.

Quienes no tengan en vista transformar la organización industrial tradicional a una con enfoque sustentable, como también cambiar la visión de cadena de abastecimiento tradicional, a una cadena de abastecimiento sustentable; tendrán como resultado, perder posición en el mercado, clientes, aliados estratégicos, y sobre todo, capacidad de sobrevivir a los cambios en los consumidores finales (cada día más interesados por la sustentabilidad), esto último, validado por la primera encuesta de AutoMaster Chile, que frente a la pregunta: ¿Usted preferiría un lugar de cambio de aceite, si este se declara sustentable, en vez de uno que no? El 96,2% de los encuestados, da como respuesta, “Que si preferiría un lugar de cambio de aceite, si este se declara sustentable, a uno que no se declare sustentable”.