Aceites de caja

El aceite de transmisión cumple distintas funciones. Lo explica el Bernardo Seguí.

Un motor de un auto naftero funciona aproximadamente entre 800 y 6000 rpm (vueltas por minuto), siendo más eficiente en un valor intermedio de rpm. Por otro lado, las ruedas sobre el pavimento giran a una velocidad distinta, que depende de la velocidad del auto. Para resolver la diferencia de velocidades, mantener la eficiencia y llevar la potencia del motor a las ruedas se utiliza la transmisión, principalmente la caja de cambios y el diferencial. Esto se logra mediante el uso de distintos juegos de engranajes.

¿Cómo se logra una reducción de velocidad?

Mediante distintos juegos de engranajes, la caja de cambios es capaz de lograr reducciones o aumentos de velocidad, en comparación con la velocidad del motor. Si el motor gira a 1000 rpm y la velocidad de salida del eje de la caja es de 500 rpm, quiere decir que por cada dos vueltas del motor la caja dará una vuelta en su salida (2:1). Esto se llama relación de transmisión, cada cambio o velocidad de la caja representa un juego distinto de engranajes. El diferencial, a su vez, completa la reducción buscada. En otro extremo, si el motor gira a velocidad de 4500 rpm, y la velocidad de salida es de 6000 rpm, la relación de transmisión es de 0,75:1. La función de la palanca de cambios es justamente seleccionar la relación de transmisión deseada, mediante el accionamiento de los sincronizadores.

¿Cuáles son las funciones del aceite de transmisión?

El aceite de transmisión cumple distintas funciones. En primer lugar, debe formar una película adecuada entre los dientes de los engranajes, donde las presiones son muy elevadas. Aquí juega un papel muy importante el aditivo Extrema Presión (EP), formando una capa protectora en la zona de contacto. Por otro lado, la refrigeración de la caja depende en gran parte del mismo aceite. La fluidez en frío del aceite permitirá una rápida lubricación de la caja, reduciendo el trabajo en seco de los engranajes durante los segundos iniciales.

La línea Shell Spirax está dedicada mayormente a lubricar cajas de cambios y diferenciales. Las viscosidades típicas son 75W-90 en sintético, y en mineral 80W-90 y 85W-140. La aditivación incluye elementos anti-desgaste y EP para manejar las altas presiones sobre los dientes de los engranajes, anti-oxidantes y anti-corrosivos entre otros.

¿API GL-4 o GL-5?

Existen dos especificaciones principales que pueden cumplir estos aceites, API GL-4 y API GL-5. Según el dato de manual se deberá seleccionar el lubricante que cumpla cada norma. Si bien API GL-5 es una norma más nueva, donde se pida API GL-4 deberá respetarse la misma, dado que la mayor aditivación de API GL-5 puede en ciertos casos atacar los mencionados sincronizadores de bronce. Esta precaución es sólo para cajas manuales, no sucede en diferenciales donde justamente no existen sincronizadores ni piezas de bronce. Esto último toma sentido si pensamos que API (Instituto Americano del Petróleo) es una organización de Estados Unidos, donde la gran parte de los vehículos utilizan cajas automáticas, y los aceites API GL-5 se dedican casi exclusivamente a diferenciales.

Por Bernardo Seguí
Asesor Técnico – Shell Lubricantes

 

¿Sabías que?

Los engranajes pueden tener dientes rectos o helicoidales (dientes en ángulo) como se ve en las imágenes. Las cajas comerciales usan engranajes helicoidales y sólo para la marcha atrás usan engranajes rectos, que son más ruidosos. Esto le da a la marcha atrás su sonido tan particular.