Altas temperaturas

Los nuevos motores que estamos viendo en el mercado, tienen una exigencia térmica superior sobre los aceites en comparación con las anteriores generaciones.

El lubricante es un fluido muy importante en la refrigeración del motor.

La incorporación de turbocompresores, mayores relaciones de compresión, y mayores potencias por litro de cilindrada, hacen que los aceites se vean más solicitados. En parte por estos motivos, es cada vez más común el uso de aceites semisintéticos y completamente sintéticos.

La función del motor es liberar la energía del combustible en forma de calor, y transformar este calor en energía cinética, es decir en movimiento. El rendimiento que logra un motor ronda normalmente entre un 30% a 40%, dependiendo de muchos factores de diseño, condiciones de operación, y fluidos utilizados (lubricantes, combustibles, etc.). El resto de la energía liberada es perdida como calor en el gas de escape, en el radiador, fricciones, y otras pérdidas. A su vez, el lubricante es un fluido muy importante en la refrigeración del motor y en la reducción de la fricción interna.

¿Cómo afecta la temperatura al lubricante?

Viscosidad: La viscosidad cae fuertemente con el aumento de la temperatura, y cada fabricante diseña sus motores teniendo en cuenta esta viscosidad final que tendrá el aceite. La viscosidad en aceites sintéticos cae de forma menos abrupta que en minerales, decimos que tiene un mayor índice de viscosidad. Existen para esta función aditivos mejoradores de índice, permitiendo la formulación de aceite multigrados.

Evaporación: El lubricante al levantar temperatura sufre pérdidas por evaporación, que se traduce en consumo de aceite. Aceites sintéticos tienen una mayor resistencia a la evaporación, medida en el ensayo NOACK.

Oxidación: La oxidación reduce la vida útil del aceite. Es la degradación del aceite en su reacción con el oxígeno, lo cual es acelerado por la temperatura de forma exponencial. Una conocida aproximación indica que, por encima de los 70°C, por cada 10°C de aumento, se duplica la oxidación en el aceite. Los aceites sintéticos tienen una resistencia a la oxidación muy superior a los minerales. Existen en este caso aditivos antioxidantes, que mejoran las propiedades naturales del aceite base.

¿Qué tan altas son las temperaturas del motor?

Para tomar dimensión de las temperaturas manejadas en un motor, mencionaremos algunas referencias. La temperatura del gas, desde admisión a escape, maneja un rango de 30°C a 2700°C. Las piezas de fundición llegan aproximadamente a los 400°C y aluminio a 300°C. La película de aceite puede tocar temperaturas de 200°C, teniendo en cuenta que son temperaturas flash, es decir que al volver al cárter el aceite es refrigerado a temperaturas del orden de los 80-100°C.

La reducción general en los tamaños de los motores, hacen que el vehículo cargue menos litros de aceite en el cárter. Al mismo tiempo, al ser mayores las potencias, llegamos a que un menor volumen de aceite deba manejar un esfuerzo térmico cada vez superior. Estas cuestiones mencionadas, hacen que los motores modernos soliciten en sus manuales aceites sintéticos, en todas las gamas de vehículos de los distintos fabricantes.

Los aceites sintéticos Shell Helix Ultra, incorporan una novedosa tecnología de aceites provenientes del gas natural. Esta tecnología denominada Shell PurePlus, ofrece únicas y excelentes propiedades de resistencia a la oxidación, menor evaporación, y mejor índice de viscosidad que los aceites convencionales, es decir, todas las cuestiones relacionadas con el manejo de la temperatura en el motor.

Por Bernardo Seguí
Asesor Técnico – Shell Lubricantes

¿Sabías qué?

Los aceites Shell Helix Ultra provenientes del gas natural, tienen un valor de evaporación en la prueba NOACK (1 hora a 250°C) menor al 10%. Como referencia un aceite mineral supera el 20% en el mismo ensayo.

También te puede interesar...