Capacitando a una Pyme

Por Fernando Colombo

La Pyme, como cualquier otro tipo de organización, tiene sus límites, que se desprenden de la esencia misma del negocio en cuestión. Ayer, en un asado, un amigo contaba que en su trabajo le ofrecen ir por un mes a Estados Unidos a especializarse en una técnica que utiliza cotidianamente.

Difícilmente suceda que en una compañía con dimensiones acotadas se elija como alternativa de capacitación una “especialización”, debido a que los perfiles laborales tienden a ser generalistas; pero esto no quiere decir que las capacitaciones, en general, estén fuera del alcance del mundo Pyme. Dentro de las fronteras de la propia empresa siempre existen alternativas de actividades motivadoras e interesantes a implementar.

Es solo cuestión de iniciativa, creatividad y un profundo conocimiento de la misión y los valores de la compañía.

Reconocer los límites de una organización permite visibilizar el campo de acción con mayor claridad.

Reconocer los límites de una organización permite visibilizar el campo de acción con mayor claridad.

En Fercol buscamos que la experiencia de comprar nuestros productos sea placentera, que al cliente le resulte sencillo y gratificante trabajar con nosotros; y este objetivo tratamos de reproducirlo puertas adentro: queremos que pertenecer a Fercol sea enriquecedor. Sabemos que las empresas son equipos de personas trabajando con un fin en común y que el éxito o fracaso depende en gran medida del talento del equipo.

Es por eso que cuidamos a nuestro personal ofreciéndole, entre otras cosas, actividades de formación y desarrollo. Hace ya un tiempo contamos con un plan de capacitaciones, que pulimos y perfeccionamos constantemente. Desde inducciones y entrenamientos en los puestos de trabajo, hasta diplomaturas y programas ejecutivos dirigidos a determinados perfiles. Este año, en especial, firmamos un convenio con el IUEAN (Instituto Universitario Escuela Argentina de Negocios) con el objetivo de centralizar los cursos que ofrecemos y contextualizarlos dentro de un marco académico.

Continuamente, monitoreamos las necesidades de cada área y organizamos actividades para fortalecer los puntos débiles. Al fin y al cabo, invertir en formación favorece la empleabilidad de las personas, además de que mejora el rendimiento, la productividad y el grado de satisfacción laboral.

Reconocer los límites de una organización no es algo negativo, sino que permite visibilizar el campo de acción con mayor claridad para poder maniobrar adecuadamente.

 

* Titular de Fercol Lubricantes.

También te puede interesar...