Control absoluto

Para empezar, chiste fácil:

-¿Qué representan 19 periodistas a bordo de una combi, conducida por un piloto contratado para intentar volcarla?

-Un buen comienzo.

Esa fue la tarea que Mercedes-Benz Argentina le encomendó en el Autódromo de Buenos Aires a Chapu, su piloto estrella diplomado en la AMG Driving Academy.

Chapu fue el encargado de realizar las demostraciones del comportamiento y los dispositivos de seguridad de la nueva Sprinter, que el mes pasado se lanzó a la venta y que se fabricará en la planta de Virrey del Pino para exportar a más de 50 países.

La nueva Sprinter es una novedad para el mercado argentino, pero no para muchos de esos 50 países. Entre 2007 y 2011, esta generación NCV3 se fabricó en nuestro país sólo para exportación, mientras que la Argentina y buena parte de la región se abastecían con la veterana T1N.

La nueva Sprinter viene con ESP de serie en todas las versiones. Mercedes-Benz se empeñó en demostrarlo en el Gálvez.

Ahora, por fin, se democratizó la distribución y el público local ya puede disfrutar de la tecnología de este utilitario.

La nueva Sprinter se caracteriza por sus mayores dimensiones (la distancia entre ejes de versión corta, por ejemplo, creció de 2.997 a 3.250 milímetros) y se distingue en su exterior por una trompa con faros más grandes, parrilla de nuevo diseño y guardabarros más prominentes.

Los responsables de Marketing de Mercedes dicen incluso que el diseño de su parrilla está inspirado en las Clase M y Clase GLK, aunque en Lubri-Press creemos que el entusiasmo por la nueva criatura los desborda.

Pero sí hay motivos legítimos para que sientan orgullo. Su motor, por ejemplo, es de la familia OM651 y se fabrica en el país. Tiene 2.1 litros de cilindrada, turbocompresor de geometría variable, intercooler, inyección directa por common rail y una potencia de 150 caballos a 3.800 rpm. La Sprinter anterior entregaba 129 cv en su versión más potente.

Chapu, piloto AMG de Mercedes-Benz Argentina, puso toda la garra para cumplir con su trabajo.

El torque es de 330 Nm entre 1.200 y 2.400 rpm, y se siente de manera rotunda en el acelerador gracias –en gran parte- a una nueva caja ZF de seis velocidades, con una primera marcha bien corta y una sexta para economizar combustible.

El objetivo de los diseñadores de Mercedes-Benz fue acercar la experiencia de manejo de la nueva Sprinter lo más posible a la de un auto de calle. Y, aunque está lejos de comportarse como un Clase C, hay que admitir que el motor es muy silencioso, la caja tiene un tacto suave y la posición de manejo es la más generosa de su segmento: la butaca del conductor se regula en el altura y el volante se regula en altura y profundidad.

Es el primer vehículo fabricado en Sudamérica con control de estabilidad de serie.

Tuve la oportunidad de manejar un furgón corto durante dos vueltas al Gálvez y me sorprendió la suavidad de todos los comandos. También el confort de marcha. No soy un especialista en vehículos profesionales, pero la nueva Sprinter se siente como un buen lugar para pasar buena parte del día al volante.

La capacidad de carga también aumentó. Los furgones ofrecen un volumen de entre 7,5 y 14 metros cúbicos, y una carga útil entre 1.880 y 2.500 kilos. Las combis y minibuses pueden transportar entre 16 y 20 pasajeros (incluyendo al conductor). Y los chasis Sprinter tienen capacidad entre 3,88 y 5 toneladas. Las versiones disponibles son 15 y con la generación NCV3 se incorporó una variante con carrocería tipo camilla, para el transporte de vehículos: ideal para los servicios de asistencia mecánica.

Sprinter 19+1. Diecinueve periodistas más un piloto kamikaze: Chapu.

Mercedes-Benz trabajó también para reducir los costos y los tiempos de reparaciones, algo fundamental cuando se trata de herramientas de trabajo. Por ejemplo, las piezas de la trompa más expuestas a choques ahora están atornilladas, en lugar de soldadas. La marca asegura que se redujeron a la mitad los tiempos del vehículo en taller en caso de impacto.

Pero, tal vez, lo más destacable de la nueva Sprinter sea su equipamiento de seguridad. Y para eso lo contrataron a Chapu.

Todas las versiones vienen ahora de serie con frenos ABS y airbag para el conductor. En opción, se puede sumar airbag para el pasajero. Y lo mejor de todo: el control de estabilidad también viene de fábrica en todas las Sprinter.

El interior de las Sprinter también mejoró. Volante regulable en altura y profundidad. Y comandos del aire acondicionado de los autos M-B.

Recordemos: el control de estabilidad (ESP) es el dispositivo que actúa sobre los frenos y que evita que un vehículo patine, derrape, se deslice o se ponga en cualquier situación que implique la pérdida de control del conductor o el peligro de vuelco.

El ESP trabaja en conjunto con el control de tracción (ASR), el antibloqueo de frenos (ABS), el servofreno de emergencia (BAS) y la distribución electrónica de frenado (EBV) para evitar que el vehículo se desboque, en cualquier condición de suelo.

El motor OM651 se fabrica en la Argentina. Es turbodiesel y tiene 150 caballos de potencia.

El rol del ESP es fundamental para reducir el índice de accidentes de tránsito y esto es algo ya comprobado por la Unión Europea (su uso será obligatorio en todos los vehículos 0KM a partir del 2014) y por las Naciones Unidas. De hecho, la ONU recomendó de manera explícita la implementación en todos los países con el mismo énfasis que recomendó en su momento la vacuna contra el sarampión.

El ESP de la Sprinter es del tipo adaptativo. Sus sensores, además de monitorear la velocidad, la dirección y los frenos, también calculan en todo momento la carga que transporta el vehículo y la ubicación del centro de gravedad. A mayor carga, mayor será la intervención del sistema para evitar que una fuerte transferencia de masas se transforme en un vuelco.

Así fue como Chapu, el piloto AMG, convenció a 19 periodistas para probar las bondades del ESP en el Autódromo de Buenos Aires. Salió de boxes a buen ritmo. Encaró por el circuito Número 7 y, en la mitad del trazado de la primera curva, pegó un volantazo a la derecha y se tiró al pasto a 120 km/h.

Hay 15 versiones disponibles. La novedad: la variante con “camilla”, para auxilio mecánico.

En medio del griterío generalizado de los pasajeros -y de arrepentimientos tardíos por haber acometido con excesivo ímpetu el desayuno que Mercedes había servido minutos antes- Chapu siguió manoteando el volante, entrando y saliendo del asfalto, frenando con las ruedas descalzadas de la pista y haciendo volar a camarógrafos desprevenidos.

Roland Zey, presidente de Mercedes-Benz Argentina, en entrevista exclusiva con Lubri-Press.

La tortura duró tres vueltas, con varios despistes provocados y hasta algunos volantazos inesperados en plena recta del Gálvez, a 140 km/h.

Si Mercedes-Benz Argentina quería demostrar que la nueva Sprinter tiene una estabilidad a prueba de pilotos kamikazes, sin dudas lo consiguió.

Eso sí: la próxima vez que sea con bolsitas de papel, por favor.

C.C.

 


 Próximo objetivo: Vito y Viano

Roland Zey, presidente de Mercedes-Benz Argentina, en entrevista exclusiva con Lubri-Press.

Mercedes-Benz Argentina presentó el mes pasado en su planta de Virrey del Pino a la nueva generación del utilitario Sprinter.

Este modelo, correspondiente a la familia NCV3, reemplaza por completo a la anterior Sprinter T1N. Creció en todas las dimensiones y ofrece un equipamiento de seguridad inédito para su segmento.

En entrevista exclusiva con Lubri-Press, Roland Zey -presidente de Mercedes-Benz Argentina- admitió un adelanto ya publicado en marzo pasado: el complejo industrial Juan Manuel Fangio se postula para recibir una nueva plataforma. Se trata del Proyecto VS20, que se traducirá en forma de las nuevas Vito y Viano.

-¿Cuáles son las principales diferencias entre esta nueva Sprinter y la anterior?

-Esta Sprinter cambió por completo con respecto a la anterior. Parece más grande y efectivamente es más grande. Parece más robusta y es más robusta. Parece más segura y efectivamente es más segura. Con esto quiero decir que la renovación es total. Tenemos un motor completamente hecho en la Argentina, que es muy potente, con 150 caballos de fuerza. El anterior tenía 129 caballos. La caja de velocidades también es muy moderna, una ZF de seis marchas. Es un producto muy eficiente y moderno, en todo concepto.

-Usted dijo también que es más segura. ¿Qué equipamiento de seguridad se ofrecerá en el mercado argentino?

-Todas las versiones traerán de serie airbag para el conductor, frenos ABS y ESP adaptativo. Es el primer vehículo producido en Sudamérica con control de estabilidad de serie. El sistema se llama adaptativo porque programa sus sensores en función de la carga del vehículo. También se ofrecerá en opción el airbag para el acompañante. Es un compromiso que asume Mercedes-Benz para proteger a sus clientes y hacer una contribución para una mayor seguridad vial.

-El mercado argentino de utilitarios está muy competitivo y el año pasado Mercedes-Benz no fue líder en su segmento. ¿Qué expectativas de ventas tienen con esta nueva Sprinter?

-El año pasado vendimos alrededor de 4.000 unidades y este año apuntamos a repetir ese número. Pero, claro, como nos encontramos en la transición entre un modelo y otro es comprensible que la producción no está en condiciones de abastecer la gran demanda que hay en el mercado para la Sprinter. En total, la planta de Virrey del Pino va a producir 15 mil unidades, de las cuales el 75% se destinarán a la exportación.

-La planta de Virrey del Pino de Mercedes-Benz Argentina pertenece a la división Vans de la marca, ¿está en condiciones de recibir nuevas plataformas?

-Nosotros estamos siempre en discusiones y concursando para recibir nuevas plataformas en la Argentina. Son varias las plantas de Mercedes-Benz interesadas en sumar nuevos proyectos, pero vamos a ver qué ocurre en el futuro. El año todavía recién comienza en este sentido y todavía tenemos algunos meses para seguir negociando.

-Mercedes-Benz está eligiendo en este momento a las plantas que producirán el llamado proyecto VS20, que se traducirá en las nuevas Vito y Viano. ¿Le gustaría que se produjeran en la Argentina?

-Estamos permanentemente discutiendo eso con nuestros proveedores, clientes y concesionarios. Y la mayoría de ellos está a favor de ese proyecto. Pero, como le dije, todavía falta tiempo y hay muchas negociaciones de por medio.

-¿Qué novedades habrá en el 2012 para la gama de vehículos de pasajeros de Mercedes-Benz?

-Para agosto o septiembre tenemos previsto el lanzamiento del nuevo Clase B, un producto muy importante para nosotros, con muy buenas ventas en la generación anterior. Sobre fin de año o comienzos del 2013 tenemos previsto el lanzamiento de la nueva Clase M, que también es muy importante para nosotros.

-Las Licencias No Automáticas que impuso el Gobierno y las restricciones a las importaciones, ¿obligaron a replantear la estrategia de lanzamientos de Mercedes-Benz en la Argentina?

-Así es, por eso en los próximos meses los clientes verán algunos cambios en el portfolio de nuestros productos, concentrándonos en motores más eficientes y de baja cilindrada, que queden exentos de las Licencias No Automáticas. Por suerte, Mercedes-Benz está presentando una nueva generación de motores más pequeños y muy potentes, que hay que manejarlos para apreciarlos por completo.

-¿Ese fue el motivo por el cual se dejó de ofrecer formalmente la versión AMG?

-Sí, también hicimos cambios en nuestra estrategia con la gama AMG. No porque haya caído la demanda, que siempre fue muy importante en este segmento, sino porque asumimos un compromiso con el Gobierno de reducir las importaciones y porque los topes de cilindrada de las Licencias Automáticas así lo recomiendan.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.