Cuando la imagen es casi todo

Muy pocas personas se sienten a gusto en un lugar oscuro, con aspecto sucio y desorganizado. Es por ello que se puede utilizar el local como instrumento de marketing para aumentar la rentabilidad de nuestra empresa. Aquí van una serie de ayuditas para saber que debemos tener en cuenta al momento de hacer una lavada de cara de nuestro punto de venta.

* Tip 1 – Limpieza: Si bien las actividades que se realizan en el lubricentro son propicias a ensuciar el espacio, esto no implica que no podamos mantenerlo impecable. Es imprescindible que esté, a los ojos de cualquiera, brillante. Como primera medida, evitar derrames de líquido mecánico en el suelo, creando un procedimiento para ello, y teniendo los elementos adecuados para una rápida limpieza si algún descuido pudiese ocasionar un derrame. Lavar periódicamente las paredes manchadas y no dejar cosas sueltas “por acá y por allá” harán que el espacio de venta luzca siempre prolijo. Tener en cuenta que las desprolijidades del lugar seguramente el cliente las traslade al negocio y al servicio realizado.

* Tip 2 – Disposición del espacio: Aquí también debe haber un orden pensado en función de la rentabilidad de la empresa. Se deben disponer los productos que queremos que tengan mayor salida, lo más cercanamente posible, a la vista del cliente y más aún los productos que son de compra “impulsiva” como por ejemplo: un perfume para el auto o silicona, cerca de la caja o mostrador en el lugar de pago.

* Tip 3 – Comunicación interna: La cartelería interna es muy importante porque el cliente, una vez que se encuentra dentro del local, está predispuesto a recibir estímulos publicitarios. La señalización tiene que ser clara, legible y con tipografías “amigables”. Es decir que los carteles y toda la comunicación que tengamos en el lubricentro deben estar preparados en función de la imagen que queremos que el cliente se lleve de nuestra empresa.

* Tip 4 – Tener promociones: Es importante tener un espacio del local destinado a las promociones. Podemos pensar desde una cartelera hasta la exhibición de productos o ambos. Siempre que pongamos productos en promoción tienen que tener la comunicación que refuerza eso que queremos transmitir. Es necesario aclarar que esos productos son parte de una “promo”, qué tipo de promoción es (si es semanal, mensual, etc) hasta cuándo tiene validez y todo lo que nos resulte de utilidad comunicar, sin llenar de información; sólo lo puntual.

* Tip 5 – Actualizar promociones: Es conveniente que realicemos promociones todas las semanas, cada mes, etc. Implementar un cronograma de promociones porque de esta forma el cliente se acostumbra a que en ese período cambia la información de la cartelera o el espacio específico del local para las promociones (ver tip 3) y automáticamente va a mirar si le conviene la nueva promoción. Las personas tenemos lo que se denomina memoria inconsciente y además algo que le sirve mucho al marketing: la curiosidad. La combinación entre estas dos características de las personas justifica que hagamos este esfuerzo para incrementar las ventas.

* Fercol Lubricantes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.