Cuore todo terreno

La primera SUV en la historia de Alfa Romeo utiliza la plataforma de la Giulia y también sus mecánicas. Hasta 510 caballos de potencia.

Nombre de paso alpino, tracción integral y motor derivado de Ferrari.

Se presentó, en su versión Quadrifoglio, la nueva creación mecánica de Alfa Romeo: se llama Stelvio y es el primer SUV de la marca en más de un siglo de historia.

Destinado a convertirse en punto de referencia del segmento, el nuevo modelo encarna el auténtico espíritu Alfa Romeo, incorporando los cinco elementos que la convierten en una de las marcas de automóviles más deseadas en el mundo: diseño claramente italiano; motores de vanguardia e innovadores; perfecta distribución del peso; soluciones técnicas únicas; y excelente relación peso/potencia.

Desarrollado en el exclusivo centro de ingeniería Alfa Romeo de Módena, en el corazón del Motor Valley italiano, el SUV Stelvio se fabricará en la renovada planta de Cassino en una línea de producción dedicada exclusivamente a los nuevos modelos Alfa Romeo, incluyendo el fascinante Giulia que, en 2015, ha dado vida a la nueva era de la marca, a través de sus revolucionarios cánones de estilo, deportividad y tecnología. Hoy, los mismos ingredientes adaptados a una nueva categoría de automóviles, regresan en el original SUV Stelvio: estilo deportivo 100 % Alfa Romeo, prestaciones de absoluta excelencia y un equipamiento tecnológico y técnico sin igual en el segmento de los SUV compactos premium.

Por otra parte, incluso en el nombre, el nuevo SUV Alfa Romeo asegura una experiencia de conducción emocionante que sin duda sorprenderá incluso al conductor más exigente y experto. De hecho, el paso Stelvio es el puerto de montaña más alto de Italia (el segundo de Europa) y la carretera de 20 km del mismo nombre que lo atraviesa cuenta con más de 75 curvas, vistas impresionantes y una rápida y embriagadora variación de altitud hasta alcanzar los 2758 metros del puerto. A lo largo de los años, aquí se han impuesto campeones de automovilismo y ciclismo, creando así una auténtica leyenda deportiva. Importante vía de comunicación también durante el periodo bélico del siglo pasado, en la actualidad esta sinuosa carretera se ha convertido en sinónimo de viajes y vacaciones. Para disfrutar de ella como se merece, tal vez compartiéndola con nuestros seres queridos, solo existe un SUV capaz de disfrutar plenamente de esta experiencia única en el mundo, gracias a su combinación perfecta de placer de conducción, estilo italiano y versatilidad: el Alfa Romeo Stelvio.

El Alfa Romeo Stelvio es una mezcla perfecta entre legado, velocidad y belleza: es una alquimia mágica que forma parte de la historia más que centenaria de la marca. Para lograr esta mezcla, tanto ahora como en el pasado, es necesario combinar sabiamente las tres características peculiares del diseño italiano: sentido de las proporciones, sencillez y atención por la calidad de las superficies. Son los mismos ingredientes que han dado vida al modelo Giulia, el nuevo referente de Alfa Romeo y fuente de inspiración para el futuro, que por supuesto se han reinterpretado completamente a fin de adaptarlos a un volumen diferente como el de un SUV.

 

En particular, las proporciones del Alfa Romeo Stelvio expresan compacidad, fuerza y dinamicidad, como atestiguan sus dimensiones reducidas: 468 cm de largo, 165 cm de alto y 216 cm de ancho. Impresión confirmada también en la vista lateral, donde la línea conjunta sugiere un vehículo compacto que parte del frontal y se desarrolla hacia la parte trasera, con un habitáculo que se cierra en la luneta particularmente inclinada y coronada por un sofisticado alerón que asegura el mejor rendimiento aerodinámico, factor crucial para un automóvil con estas prestaciones.

Otro elemento que distingue un auténtico Alfa Romeo son los motores de vanguardia e innovadores. Por esta razón, el Stelvio Quadrifoglio se equipa con un motor único por tecnología y prestaciones: el 2.9 V6 BiTurbo gasolina de 510 CV combinado con el cambio automático de ocho velocidades.

Inspirado en la tecnología y en los conocimientos técnicos de Ferrari, el motor BiTurbo gasolina de 6 cilindros está totalmente hecho de aluminio para reducir el peso del vehículo, en particular sobre el eje delantero.

Alfa Romeo se propone competir contra la Porsche Macan.

Una SUV con prestaciones deportivas y diseño italiano.

Además, aunque los datos de potencia y par son sensacionales, el 2.9 BiTurbo gasolina de 510 CV es extraordinariamente eficiente en el consumo, gracias al sistema de desactivación de los cilindros de control electrónico. Por supuesto, al igual que todos los motores de la nueva generación Alfa Romeo, el potente 2.9 V6 Biturbo gasolina del Stelvio Quadrifoglio se caracteriza por un sonido genuinamente Alfa Romeo.

Por último, el cambio ZF automático de 8 velocidades cuenta con una calibración específica que permite cambiar de marcha en tan solo 150 milésimas de segundo en modo Race. La transmisión también está provista de embrague “lock up” que asegura al conductor una fuerte sensación de aceleración al embragar la marcha. Además, en función del modo del selector AlfaTM DNA Pro, el cambio automático es capaz de optimizar la fluidez, el confort y la facilidad de conducción en todos los ámbitos, incluido el urbano, y permite mejorar aún más el consumo de combustible y las emisiones de CO2. Las levas de cambio de aluminio en la columna de dirección son de serie.

Además de este propulsor de 510 CV, exclusivo del Stelvio Quadrifoglio, entre las demás motorizaciones en la gama Stelvio se confirma el 2.0 Turbo gasolina de 280 CV con cambio automático de 8 velocidades. Se trata de un 4 cilindros hecho totalmente de aluminio que desarrolla una potencia de 280 CV a 5250 rpm y un par máximo de 400 Nm a 2250 rpm. En particular, además del sistema electrohidráulico de actuación de las válvulas MultiAir, entre las peculiaridades de este motor destacan el sistema de sobrealimentación “2 en 1” y la inyección directa con sistema de alta presión de 200 bar, que se combinan para ofrecer una respuesta especialmente rápida al accionar el acelerador con cualquier régimen de revoluciones y una notable eficiencia en el consumo.