El futuro de la letra Q

Audi presentó un original prototipo híbrido enchufable ultraligero, denominado Crosslane Coupé Concept, una interesante combinación de tecnología, ingeniería y diseño, que sirve como base en cuanto a diseño para los futuros modelos de la gama Q de Audi.

Su fabricación utiliza lo que en la marca denominan “Multimaterial Space Frame”, un sistema que combina aluminio, fibra de carbono reforzada, y vidrio reforzado. Una mezcla de materiales que permite reducir costes y consumos, aligerándolo hasta lograr un peso en vacío de sólo 1.390 kilos.

El Crosslane Coupé Concept tiene una configuración de 2+2 plazas, mide 4,21 metros de longitud, 1,88 de anchura y 1,51 de altura. Y la distancia entre ejes es de 2,56 metros.

Su techo está formado por dos carcasas de algo menos de diez kilos de peso que se pueden plegar mediante un motor eléctrico que permite descapotar por completo el vehículo. Cuando se realiza esta acción, las dos carcasas se ‘esconden’ entre maletero y asientos, inutilizando las dos plazas traseras.

Los conservadores interiores de Audi recibirán una importante actualización en el futuro.

Los conservadores interiores de Audi recibirán una importante actualización en el futuro.

En su habitáculo, el nuevo prototipo alemán muestra también un nuevo lenguaje de diseño, que mantiene el estilo geométrico del exterior. Como novedad, cuenta con una última evolución del sistema Audi Connect que permite a los pasajeros estar siempre conectados a internet e incluso compartir fotos y vídeos grabados en la carretera, actualizar estados en Facebook y Twitter, y comentar rutas en directo con otros usuarios.

Su sistema de propulsión combina un motor de 1.5 litros y tres cilindros TFSI con dos motores eléctricos, que le permiten conseguir unas cifras de consumo sensacionales, de sólo 1,1 litros de media cada 100 kilómetros, con apenas 26 g/km de emisiones de CO2.

Cuando se combinan todos los motores, se alcanza una potencia conjunta de 177 CV. Así, el Crosslane Coupé puede acelerar de 0 a 100 km/h en sólo 8,6 segundos (9,8 segundos en modo eléctrico puro) y alcanzar los 182 km/h de velocidad máxima.

El techo desmontable de dos piezas puede transformarlo en un curioso SUV descapotable.

El techo desmontable de dos piezas puede transformarlo en un curioso SUV descapotable.

El motor de combustión entrega una potencia de 130 CV y 200 Nm de par. A dicho motor va acoplado un primer motor eléctrico, que actúa sobre todo como motor de arranque y alternador, y que desarrolla una potencia de 68 CV con 210 Nm de par. La propulsión eléctrica corre a cargo de un segundo motor, de 116 CV y 250 Nm de par. Y la batería que alimenta los dos motores eléctricos es de iones de litio y tiene 17,4 kWh de capacidad, lo que le confiere al vehículo una autonomía de unos 86 kilómetros.

Cuenta con varios modos de funcionamiento. De 0 a 55 km/h la potencia se suministra únicamente a través del segundo motor eléctrico, que recibe la energía de la batería. El motor de combustión y el alternador pueden a su vez producir energía eléctrica para recargar la batería.

El Crosslane Coupé Concept tal vez nunca llegue a la producción. Pero su plataforma y sus innovaciones, lo harán.

El Crosslane Coupé Concept tal vez nunca llegue a la producción. Pero su plataforma y sus innovaciones, lo harán.

Se puede rodar en modo totalmente eléctrico hasta 130 km/h. A partir de 55 km/h, el sistema permite que tanto el motor TFSI como el motor que hace las veces de alternador se acoplen al sistema de transmisión para optimizar la eficiencia y el rendimiento del vehículo. Cuando la velocidad supera los 130 km/h, el motor de tres cilindros toma los mandos, aunque se puede servir de los dos motores eléctricos como apoyo cuando requiera de mayor empuje.

CROSSLANE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.