El regreso del Buggy

El clásico vehículo arenero volvió de la mano de VW. Ya no tiene un motor de Escarabajo. Lo impulsa una plataforma eléctrica.

Este auto es un salto en el tiempo, es como si alguien hubiera catapultado hacia el futuro el concepto de los Buggies californianos de los años 60 y la filosofía de vida asociada a ellos. “El diseño purista del ID. BUGGY es la interpretación moderna de un icono sin caer en lo retro”. Inconfundiblemente un buggy, pero con un concepto totalmente nuevo”, lo describe así el responsable de Diseño de Volkswagen, Klaus Bischoff.

Un vehículo de alta tecnología de cero emisiones para el verano, la playa, la ciudad; visual y técnicamente una nueva faceta de la plataforma modular de propulsión eléctrica (MEB). Volkswagen presenta el ID. BUGGY por primera vez en el marco del 89.º salón del automóvil de Ginebra. Además, la compañía presenta en el salón un prototipo de un poste de carga rápida móvil con el que se podría revolucionar la infraestructura de carga.

Volkswagen muestra una nueva faceta de la movilidad eléctrica, orientada al tiempo libre.

Del bóxer al motor eléctrico. Los paralelismos entre los buggies de playa de antaño y el nuevo ID. BUGGY hacen que se pueda recorrer un período de cinco décadas en un abrir y cerrar de ojos: Y es que todos los buggies de los años 60 presentaban un alto grado de variabilidad modular basada en el chasis del legendario escarabajo; y un motor bóxer de cuatro cilindros que trabajaba en la parte trasera. Los fabricantes de series más reducidas cubrieron el chasis y el motor del escarabajo con una funda de plástico de fibra de vidrio (GFK), con lo que hicieron su aportación a la historia del automóvil.

El ID. BUGGY se basa en este concepto de culto con las posibilidades técnicas de la era moderna: El chasis progresivo de la MEB es la base. Integrada en el suelo del vehículo: una batería de alto voltaje. En el caso del ID. BUGGY, esta batería de iones de litio tiene una capacidad de 62 kWh para alimentar el motor eléctrico trasero de 204 CV con una autonomía de alrededor de 250 kilómetros (WLTP). Un motor eléctrico adicional en el eje del chasis MEB. Una señal clara para los fabricantes de series más reducidas y las startups: como en el pasado, Volkswagen se abre a los fabricantes externos con el prototipo del ID. Buggy.

El Buggy de las dunas se creó en los años 60 en la costa oeste estadounidense, tomando como base el “Escarabajo”.

La oferta: Sobre esta base se puede construir el Buggy sin emisiones de la nueva era, ya sea para la Santa Barbara californiana, la bahía china de Yalong o la alemana de St. Peter-Ording. Por lo general, la plataforma MEB también tiene el potencial de convertirse en la nueva base técnica de la movilidad eléctrica para muchos fabricantes de automóviles. A comienzos de 2019, Volkswagen anunció por primera vez su intención de hacer la plataforma MEB accesible a sus competidores como plataforma para vehículos eléctricos.

La carrocería aparenta flotar sobre el chasis y sus ruedas de 18 pulgadas.