El stock como instrumento para preservar el patrimonio

Por Néstor Setzes

Preservar el patrimonio de una organización es uno de sus principios fundamentales. Incrementarlo a través de las inversiones debiera serlo también.

Ahora bien, en el caso de excedentes de caja cuyo origen pueden ser ganancias operativas, venta de activos, etc. existen diversas alternativas para “preservar” y/o “incrementar” ese patrimonio. Algunas de esas alternativas pueden ser la compra de moneda fuerte, depósitos bancarios, inversiones en capital fijo como inmuebles, la compra de títulos y acciones, etc.

El análisis de cuál es la alternativa más conveniente es un tema complejo y muy variable ya que depende de circunstancias políticas y económicas del momento y del país en el que se actúa.

La pregunta es: ¿sirve el stock como alternativa para preservar y/o incrementar el patrimonio?

Otra pregunta sería: ¿sirve el stock como inversión financiera?

La respuesta es: “SÍ, pero…”

¿Cuáles son los Cuatro Jinetes del Apocalipsis del Stock?

¿Cuáles son los Cuatro Jinetes del Apocalipsis del Stock?

Para que una inversión en stock sirva para preservar y/o incrementar el patrimonio o como inversión financiera debe hacerse de manera de superar a los “4 jinetes del apocalipsis del stock”

Esos cuatro “jinetes del apocalipsis del stock” son:

1-            Obsolescencia

2-            Deterioro

3-            Robos y pérdidas

4-            Costo de almacenamiento

Para explicarlo, imaginemos que una empresa tiene un excedente financiero de XX cantidad de pesos que debe dejar inmovilizados (y por tanto preservados y/o incrementados) por dos años.

Para que el stock sea una alternativa de inversión, esa mercadería a comprar debe superar o tener en cuenta durante ese período lo siguiente:

1-            Obsolescencia: significa que en ese período lo que se compra no pierda valor porque el avance de la tecnología o los cambios posibles en usos y costumbres haga que quede fuera de moda. Aquí los ejemplos más claros pueden ser los artículos de informática o los vehículos cero kilómetro. El valor de estos productos comprados hoy será mucho menor dentro de dos años con lo que no se cumpliría con la premisa de preservar el patrimonio sino más bien todo lo contrario. Esto se da principalmente en artículos fuertemente tecnológicos cuyo ciclo de vida tiende a acortarse cada vez mas

2-            Deterioro: lo que se compra debe ser preservado y almacenado adecuadamente para que no pierda valor por roturas, descuidos, etc. Imaginemos un artículo metálico que se va a guardar en un lugar donde hay o podría haber humedad o goteras.

3-            Robos y pérdidas: esto implica guardar ese stock en lugar seguro, es decir que al elegir el modo de almacenamiento no deben existir mayores posibilidades de  que esto ocurra. El “robo hormiga” o las pérdidas por cambiar constantemente las cosas de lugar son casos habituales de este tipo de problemas.

4-            Costo de almacenamiento: aquí la cuestión es analizar si para cumplir con lo anterior no hay que incrementar los costos actuales de almacenamiento del “stock operativo”. Es decir cuánto deben aumentar en ese período los gastos por alquileres de espacio físico, impuestos, seguros, etc. respecto de los actuales, para poder mantener preservado adecuadamente ese stock de inversión.

Hay que tener en cuenta también que los valores futuros de cualquier producto en cualquier mercado son una suposición y dependen de otro tipo de análisis.  Cuanto más largo el período proyectado, mas son los riesgos por varianza.

Por último, es importante destacar que no debe confundirse el aquí expuesto “stock como alternativa de inversión” con el “stock operativo”, ya que este último (stock operativo o de funcionamiento normal de la empresa), además de los “4 jinetes del apocalipsis del stock”, se regla por principios distintos y más complejos como los explicados adecuadamente en las Notas Nro. 64 (Rotación vs precio), Nro. 63 (Principio ACP para el ordenamiento del stock), Nro. 52 (El inventario de bienes de cambio), y la definición que indica que ese stock operativo “debe ser el mínimo posible para que el sistema obtenga el máximo posible de beneficios”, donde vale aclarar que ese “mínimo posible” es para no llegar a tener faltantes y/o quiebres de stock.

Si así se hace, es decir si se tienen en cuenta adecuadamente los “4 jintes del apocalipsis del stock” antes de una inversión de este tipo para preservar el patrimonio, indudablemente se disminuirán las posibilidades de error en la decisión y con ello se maximizarán los posibles beneficios del sistema.

 

* SICFIE, Asesoramiento y Control PyME – Coaching empresario / info@sicfie.com.ar / www.sicfie.com.ar

 

También te puede interesar...