Filtros secadores de aire Mahle

Los secadores de aire evitan que la humedad ingrese al sistema neumático que alimenta los compresores de los vehículos pesados.

En el transporte pesado, los dispositivos neumáticos son cada vez más variados. Necesitan aire puro y seco.

En vehículos industriales medianos y pesados a partir de un peso de aprox. 7,5t algunos componentes funcionan con accionamiento neumático. Para ello, un compresor (accionado por el motor del vehículo) succiona el aire limpio a través del filtro de aire y lo comprime a unos 11 bares de sobrepresión almacenándolo en varios recipientes de aire comprimido situados en el vehículo tractor y el remolque. Desde estos recipientes se abastecen todos los componentes.

Estos son algunos elementos que (entre otros) están bajo presión en un vehículo industrial:

  • La suspensión neumática del vehículo y del remolque.
  • La regulación en altura del camión durante la carga y descarga.
  • El asiento del conductor con suspensión neumática.
  • El embrague (en caso de asistencia neumática para embrague).
  • El cambio (en caso de cambio automático neumático).
  • El sistema de limpieza de los gases de escape (mediante la dosificación neumática de urea).
  • Las conexiones externas para herramientas (destornillador percutor, medidor de presión de neumáticos, etc.).

En función de la región, de la temperatura ambiente y de la humedad relativa del aire donde se utiliza el vehículo el mismo puede contener hasta 50 gramos de vapor de agua por metro cúbico. Estos contenidos de agua nunca deben penetrar en el sistema neumático, ya que darían lugar a corrosión y los daños consecuentes serían sumamente graves. Para proteger el sistema se incorporan secadores de aire.

El secador de aire

La carcasa del secador de aire se compone de un cartucho de acero de gruesas paredes y un disco de cierre con rosca para el atornillado. En el interior del secador de aire se encuentra el elemento principal: un recipiente relleno de secante. El secante se compone de perlas granuladas de aproximadamente 1 a 3 mm fabricadas a partir de un material muy poroso. Debido a la gran cantidad de pequeños y regulares poros, canales y huecos se crea una enorme superficie activa interna. Así, un gramo de secante cuenta con una superficie activa de más de 1.000 metros cuadrados. En el caso de un kilo de secante, (la cantidad que suele utilizarse en los camiones) la superficie activa aproximada es de 1.000.000 de metros cuadrados (200 estadios de futbol).

Desde el punto de vista químico y estructural, el granulado está concebido de forma que en su superficie se pueda depositar el vapor de agua del aire. Este fenómeno se denomina adsorción. Después de un tiempo de funcionamiento del compresor de aproximadamente 3 a 5 minutos, la mayor parte de la superficie del granulado está ocupada y debe regenerarse. Para ello se interrumpe el trabajo de transporte del compresor, el aire comprimido procedente del recipiente de aire de regeneración independiente es soplado en dirección contraria a través del secador de aire y se evacúa hacia el exterior. Debido a la descarga de presión en el secador de aire, el vapor de agua retenido por el secante se desprende, es arrastrado por el flujo de aire y es conducido junto con el aire de regeneración hacia el exterior a través de un silenciador.

El secador de aire es un componente fundamental para la seguridad y mantenimiento de la unidad. Cualquier defecto en el sistema neumático siempre afecta también al secador de aire. La comprobación periódica de la estanqueidad de la instalación neumática del vehículo la atención a las advertencias del sistema electrónico de a bordo, así como el mantenimiento y la sustitución del secador de aire conforme a los intervalos sugeridos son fundamentales para la buena conservación del vehículo.

SU PUBLICIDAD EN LUBRIPRESS!