Ford Focus ST, diversión, todos los días

La cuarta generación del Focus ya tiene su versión deportiva. Motor turbo con 280 caballos de potencia.

Ford presentó el nuevo Focus ST, desarrollado por Ford Performance para dotar de todavía más emoción a un coche compacto elegante, cómodo y práctico.

El nuevo Focus ST toma como punto de partida las dinámicas de conducción líder en su segmento de la cuarta generación del Focus en carrocerías cinco puertas y Sportbreak. La nueva arquitectura C2 de Ford se ha mejorado con configuraciones únicas de suspensión, frenos y motor para ofrecer la experiencia de conducción Focus ST; más ágil y con mayor capacidad de respuesta de todos los tiempos, tanto en carretera como en circuito.

Su nueva gama de motores pone a disposición de los usuarios hasta un 12 por ciento más de potencia y un 17 por ciento más de par motor en comparación con la generación anterior del Focus ST. Los motores EcoBoost de gasolina de 2.3 litros y 280 CV y diesel EcoBlue de 2.0 litros y 190 CV ofrecen una amplia gama de potencia y par motor para un rendimiento deportivo con respuesta rápida.

El Focus ST se ofrecerá con motores turbonafta (280 cv) y turbodiesel (190 cv).

La primera aplicación por parte de Ford de un diferencial autoblocante electrónico (eLSD) para un vehículo de tracción delantera mejora de serie, el giro y la estabilidad de la variante equipada por el EcoBoost, acentuando la respuesta a los cambios de adherencia y las indicaciones del conductor utilizando una actuación preventiva controlada por ordenador.

El nuevo modelo ofrece una selección de nuevas transmisiones automáticas de siete velocidades de seis velocidades manuales o de relación corta. Por primera vez, se incluye la tecnología de modos de conducción configurables en el Focus ST, lo que permite a los conductores ajustar el carácter del vehículo para que se adapte a cada escenario de conducción. La amortiguación variable continua (CCD), de serie para las versiones EcoBoost de cinco puertas, mejora la configuración de la suspensión trasera independiente de brazo corto y largo (SLA) para lograr el máximo rendimiento.

Fue desarrollado por Ford Performance, la división de competición del Óvalo.

Tecnologías inteligentes como eLSD y CCD hacen que nuestro nuevo Focus ST sea el más “Jekyll y Hyde” hasta la fecha, capaz de pasar de turismo refinado a un modelo de altas prestaciones con sólo pulsar un botón”, cuenta Leo Roeks, director de Ford Performance Europa. “Hemos incorporado lo aprendido de modelos que incluyen nuestro superdeportivo Ford GT y el Focus RS para desarrollar un coche de altas prestaciones medio con un grado de versatilidad único en su segmento”.

El nuevo Focus ST se fabricará con los mejores acabados y calidad de la historia tras una inversión de 600 millones de euros en la planta de montaje de Ford en Saarlouis, Alemania.

La nueva generación del motor de aluminio EcoBoost de 2.3 litros de Ford es la más potente jamás ofrecida para un Focus ST. Utilizando tecnología avanzada de turboalimentación para ofrecer 280 cv a 5.500 rpm y 420 Nm de par desde 3.000 rpm hasta 4.000 rpm, es también el motor Focus ST que mejor acelera de todos los tiempos, y con una aceleración prevista de 0100 km/h en menos de 6 segundos.

La respuesta del motor se mejora utilizando un turbocompresor de baja inercia de doble entrada, que recoge la energía de los gases de escape de forma más eficaz utilizando canales separados para minimizar la interferencia entre los impulsos de gas. Una válvula de descarga accionada electrónicamente permite un control más fiel de las presiones de sobrealimentación para optimizar el rendimiento del motor. Además, un sistema de escape único que reduce la contrapresión, un sistema de admisión de aire a medida y un intercooler optimizado mejoran aún más la respiración del motor.

Nueva caja automática de siete velocidades y diferencial autoblocante electrónico.

La innovadora tecnología anti-lag desarrollada para el superdeportivo Ford GT y el pickup F150 Raptor se presenta en el Focus ST, para una entrega inmediata de potencia en los modos Sport y Track Drive. El sistema anti-lag mantiene el acelerador abierto cuando el conductor levanta el pedal, aliviando la inversión del flujo de aire del turbocompresor para mantener la velocidad de la rueda del compresor y permitiendo que la presión de sobrealimentación aumente más rápidamente cuando sea necesario.

El EcoBlue de 2.0 litros y 190 cv es el motor diésel más potente jamás ofrecido para un modelo Ford Focus, y proporciona una potencia máxima de 3.500 rpm y un par de 400 Nm entre 2.000 rpm y 3.000 rpm – y 360 Nm a partir de 1.500 rpm – para una aceleración inmediata y lineal.

Un turbocompresor de geometría variable y baja inercia, pistones de acero para una menor expansión en caliente y un sistema de admisión integrado con un innovador puerto de imagen en espejo para una combustión optimizada ayudan a proporcionar motor diésel que produce un 10 por ciento más de potencia y más del doble de par que el motor de gasolina Duratec ST de 2.0 litros de la primera generación del Focus ST.

La transmisión manual de seis velocidades del Focus ST permite cambios de marcha más rápidas y proporciona una sensación más deportiva con una reducción del recorrido del 7 por ciento en comparación con el nuevo Focus estándar. La nueva tecnología de emparejamiento de revoluciones de Ford que debutó en el nuevo Ford Mustang también se presenta como parte de un Paquete de Performance opcional para los modelos EcoBoost de 2.3 litros manuales.

La tecnología se acompaña de una luz indicadora de cambio y utiliza el sistema de control electrónico del motor para generar una breve aceleración cuando el conductor engrana una marcha más baja, haciendo coincidir la velocidad de rotación del motor con la de la marcha que se está seleccionando, con un efecto doble embrague.

El emparejamiento de revoluciones permite a los conductores con menos experiencia beneficiarse de los cambios de marchas fluidos y que mantienen el impulso que proporciona la técnica de conducción de “talón y punta”, al tiempo que permite a los conductores más veteranos desactivar el sistema si así lo prefieren.

Una nueva variante de siete velocidades de la última familia de transmisiones automáticas inteligentes de Ford complementa la atractiva y deportiva experiencia de conducción del EcoBoost de 2.3 litros. La diferenciación de marchas está optimizada para unas mayores prestaciones, y el Control de Cambio Adaptativo, que evalúa los estilos de conducción individuales para optimizar los tiempos de cambio de marchas, se ha mejorado para ofrecer más flexibilidad y la capacidad de diferenciar entre el uso en carretera y el de circuito. Los conductores pueden seleccionar marchas manualmente utilizando los cambios montados en el volante.

“Los motores de gasolina y diésel EcoBoost tienen características únicas, pero son igualmente carismáticas”, afirma Roeks. “La banda sonora deportiva del Focus ST encaja perfectamente con el rendimiento del modelo y es una parte esencial de la experiencia ST.”

Basado en la dinámica de conducción del Ford Focus, el nuevo Focus ST ha sido desarrollado para combinar la diversión del segmento B con la conducción, las prestaciones en circuito y la facilidad de uso diario mejor que cualquier otro vehículo de su segmento.

La configuración de la suspensión SLA ayuda a optimizar la respuesta del vehículo a las órdenes del conductor sin sacrificar el confort, e incluye una geometría única para los modelos Sportbreak que reposicionan los amortiguadores, ayudando a que el vehículo sea ágil y responda incluso a plena carga. El carácter ágil y enérgico del Focus se mantiene gracias a las especificaciones originales de los resortes, con una rigidez de amortiguación aumentada hasta un 20 por ciento en la parte delantera y un 13 por ciento en la trasera, y una altura de conducción reducida en 10 mm, para mejorar el agarre en carretera y la respuesta en situaciones de conducción de alto rendimiento.

La sofisticada tecnología CCD de Ford está disponible como parte del Paquete Performance para los modelos EcoBoost de cinco puertas, y monitoriza cada 2 milisegundos la suspensión, el chasis, la dirección y las entradas de frenado para ajustar las respuestas de amortiguación y lograr así una calidad de conducción y una dinámica de conducción sobresalientes.

La experiencia de conducción mejora aún más utilizando la tecnología eLSD para los modelos EcoBoost Focus ST de 2.3 litros. Incorporado en la transmisión, el sistema utiliza embragues activados hidráulicamente para limitar el par motor enviado a una rueda que ha reducido la tracción en la superficie de la carretera, y redistribuye hasta el 100 por cien del par disponible a la rueda con más tracción para contrarrestar el resbalamiento de la rueda que puede dificultar la aceleración lateral y al salir de las curvas.

La tecnología desarrollada por Borg Warner es más rápida de implementar y ofrece mayor precisión que un LSD mecánico tradicional. El sistema puede ajustar de forma preventiva la distribución del par utilizando las entradas de los sensores de la cadena cinemática y de la dinámica del vehículo, en lugar de responder al giro de las ruedas a medida que se produce, y puede aplicar un bloqueo gradual del diferencial para ajustar con precisión el rendimiento.