Hermano mayor

En la Argentina, el Fiat Siena es casi un genérico de auto familiar y accesible. Lanzado a la venta en 1997, este modelo no fue un éxito sólo en nuestro país. Fue el primer Fiat global, incluso mucho antes de que esa palabra se pusiera de moda. Se vendió en Latinoamérica, pero también en Europa, China, India, Irán, Sudáfrica, Vietnam y hasta Corea del Norte.

Después de 15 años –y a sólo cuatro meses de presentar el nuevo Palio-, Fiat renovó de manera profunda a su sedán del segmento chico.

El mes pasado se presentó en Santiago de Chile y Lubri-Press lo pudo manejar por calles y rutas de Viña del Mar.

Sus dimensiones se aproximan mucho a las del Linea, aunque su diseño no tiene la misma personalidad.

Por fuera

Tal como ocurrió con el nuevo Palio, el Grand Siena creció tanto en dimensiones que el viejo modelo seguirá a la venta, sólo con sus versiones más básicas Fire y EL. Si con el modelo anterior Fiat no tenía problemas en decir que el “Siena es el sedán del Palio”, con esta generación no ocurrirá lo mismo.

Y en gran parte es cierto: por fuera son muy distintos, aunque por debajo de la carrocería comparten la misma Plataforma 326, que a su vez es una adaptación de la 327, utilizada por el nuevo Uno.

Sus líneas fueron creadas en Brasil, con apoyo del Centro Stile Fiat de Italia, y muestran un marcado esfuerzo por brindarle una presencia elegante, aunque conservadora. No tiene el atractivo juvenil del nuevo Palio, sino que apunta a un público familiar, que pone el foco en la funcionalidad antes que en la estética.

Así y todo, no faltan cromados en la parrilla, llantas de aleación de buen diseño y una tapa de baúl que remite de alguna manera a los viejos Alfa Romeo. Desde algunos ángulos, recuerda al Fiat Linea. Y desde otros, menos afortunados, luce su virtud de auto genérico, difícil de encasillar.

Con respecto al viejo modelo, el Grand Siena creció 14 centímetros en largo y distancia entre ejes, quedando ahora con 4,29 metros de longitud y 2,51 metros de batalla.

Más adelante se ofrecerá, en opción, un techo corredizo tipo Skydome.

Con excepción de las salidas de ventilación y la textura de algunos materiales, la plancha de abordo es casi idéntica a la del nuevo Palio.

El interior ganó mucho espacio con respecto al viejo Siena, sobre todo en las plazas traseras.

El equipamiento de confort es muy completo. La calidad de terminación es similar a la del nuevo Palio.

Por dentro

La mayor distancia entre ejes repercute de manera directa en el habitáculo. Aumentó el espacio para las piernas de los pasajeros y también el ancho a la altura de los hombros. El baúl del viejo Siena ya era grande y el del Grand Siena es aún mayor: pasó de 500 a 520 litros de capacidad.

La posición de manejo es convencional, algo elevada para mi gusto, pero permite dominar bien el entorno. La calidad de los plásticos es similar a la del nuevo Palio –aceptable, aunque con bordes filosos en el volante y la guantera-, pero el Grand Siena se destaca por algunos paneles internos con diferentes texturas y colores.

En la plancha de instrumentos, el principal cambio se nota en las salidas de ventilación, que ahora son cuadradas y más grandes. Me sorprendió la potencia del aire acondicionado, que enfría con rapidez hasta las plazas traseras.

El espacio para los pasajeros traseros es más cómodo que en el viejo Siena, pero el nuevo Fiat se encontrará en este aspecto con un rival de peso cuando llegue el Nissan Versa, con su butaca trasera tipo limousine.

La unidad probada tenía el conocido E.torQ 1.6 16v de 115 cv.

En la opinión de Lubri-Press, la vista trasera es la más atractiva y Alfista del nuevo Fiat.

El nuevo Grand Siena se lanzará a la venta en la Argentina en junio próximo.

Seguridad

Como ya ocurrió con el Palio, el Grand Siena desperdiciará la oportunidad de ser un referente en seguridad cuando llegue a la Argentina. En Brasil, este sedán saldrá a la venta con doble airbag en todas las versiones, pero en la Argentina las bolsas y los frenos ABS serán opcionales.

La legislación indica que, a partir del 2014, será obligatorio equipar con ABS y doble airbag a todos los autos que se vendan en Argentina y Brasil. Pero mientras llegamos a esa fecha, cada año las marcas deben comprometerse a aumentar el porcentaje de modelos en su gama que cuentan con sus equipos. La ecuación es simple: Fiat Brasil necesita los airbags de serie en el Grand Siena para cumplir con ese coeficiente, mientras que Fiat Auto Argentina, no.

La versión 1.6 Essence se puede equipar, también como opción, con airbags laterales.

Motores y transmisiones

En este aspecto no habrá novedades y tendrá la misma dotación del nuevo Palio: Fire Evo 1.4 de 85 cv, con caja manual de cinco velocidades, y E.torQ 1.6 de 115 cv, con caja manual de cinco marchas o automatizada Dualogic.

Comportamiento

La prueba de manejo consistió en un recorrido que combinó autopistas, rutas secundarias, calles y hasta un poco de ripio por los alrededores de una bodega en Viña del Mar.

Al manejarlo, lo primero que llama la atención es lo bien aislado que está el habitáculo con respecto al ruido del motor. A baja velocidad, es un auto silencioso y muy confortable. En autopista, en cambio, los ruidos del viento se dejan sentir bastante ya a partir de los 110 km/h.

El motor 1.6 16v tiene potencia suficiente para hacer viajes largos en familia y con equipaje, aunque se sabe que es algo remolón para trepar de vueltas. A 120 km/h, la mecánica trabaja a 3.100 rpm.

Fiat declara una velocidad máxima de 192 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h de 10 segundos. Los consumos homologados son de 13 kilómetros por litro en ciudad y 18,8 km/l en ruta.

Además de ser más largo y espacioso, la nueva plataforma del Siena también ensanchó sus trochas: tiene 35 milímetros más adelante y 97 mm más atrás. Junto a la mayor distancia entre ejes y una suspensión trasera derivada del Punto, el comportamiento en ruta mejoró mucho con respecto al anterior Siena.

La carrocería ya no balancea tanto y las reacciones al volante son más francas. El tren delantero, en cambio, tiene una puesta a punto más suave, seguramente para absorber los baches típicos de nuestras calles. Sin embargo, en las frenadas bruscas la trompa se hunde bastante.

Nuestra unidad tenía cuatro airbags y ABS, que respondió de manera correcta y sin vibraciones fuertes en el pedal.

Conclusión

Los autos chicos son cada vez más grandes y esta es una tendencia ineludible en el mundo de los autos. El Siena fue uno de los precursores, cuando causó una revolución al reemplazar al modesto Duna. Pero en los últimos 16 años surgieron competidores de peso, como el Renault Logan y el Volkswagen Voyage.

Ahora, una nueva generación de autos chicos-pero-grandes está a punto de desembarcar en la Argentina. La avanzada estará compuesta por este Grand Siena, pero también por el Chevrolet Cobalt y el Nissan Versa.

Las familias de clase media ya no tienen que soñar con un auto de segmento superior para disfrutar de un gran espacio para pasajeros y bártulos. Eso es una gran noticia y para una gran mayoría será motivo suficiente para comprarlos.

En lo puntual, el balance del Grand Siena es dispar. Su diseño no emociona, sobre todo en comparación con los últimos aciertos de Fiat. Sin embargo, dejará conformes a quienes buscan un auto discreto y conservador.

Las motorizaciones son correctas y no plantearán problemas a la hora de andar por la ciudad o salir de viaje. En cambio, la caja automatizada Dualogic sigue siendo un punto flojo. Es una transmisión que sólo puede agradar a quienes nunca hayan manejado un auto sin pedal de embrague y no logren acceder a un automático verdadero.

El equipamiento de seguridad de serie es otro punto flojo.

Los precios aún no fueron definidos, pero se sabe que se posicionará por encima del viejo Siena Fire y por debajo del Linea. Esto obliga a pensar si el Grand Siena no terminará canibalizando las ventas de algunos de estos dos modelos. Sobre todo del Linea, que siempre se caracterizó por tener ventas bastante modestas en nuestro país.

Fiat no se equivocó al añadirle el apelativo Grand a la nueva generación del Siena. El foco está puesto de manera excluyente en sus dimensiones y su especio interior. Tan simple y funcional como lo que el Siena siempre fue, tanto en la Argentina como en Polonia o Corea del Norte: un medio de transporte para las masas.

C.C.

Enviado especial a Chile

 

[stextbox id=”info” bgcolor=”8ef4b7″ mleft=”10″ mright=”10″ mtop=”20″ mbottom=”10″]

“Sería divertido fabricar un Chrysler en Córdoba, ¿no?”

Cristiano Rattazzi, presidente de Fiat Auto Argentina, en entrevista exclusiva con Lubri-Press.

Desde Viña del Mar – Cristiano Rattazzi, presidente de Fiat Auto Argentina, viajó hasta Chile para participar de la presentación regional del nuevo Grand Siena. En diálogo con Lubri-Press, brindó más detalles sobre el futuro de la marca en nuestro país.

“Con el Grand Siena tenemos una gran expectativa, porque es un auto que apunta a la familia, con una tecnología, un espacio y un diseño inéditos para su segmento. A mí, personalmente, me gustan mucho los sedanes, porque sin perder confort la ingeniería moderna también permite que los autos de tres volúmenes tengan un comportamiento estable y hasta deportivo”, declaró sobre el nuevo modelo.

Lubri-Press le preguntó si en el futuro habrá una versión diesel, como históricamente tuvo el modelo Siena. Su respuesta fue: “Por ahora no. Nos costaría mucho adaptar los motores Multijet a este modelo y el mercado diesel en Latinoamérica está muy restringido, sobre todo teniendo en cuenta que su comercialización está prohibida en Brasil. Sólo si alguna vez se logra  un mayor intercambio con Europa podría pensar en esta motorización, porque en ese continente el diesel sigue siendo muy demandado”.

Rattazzi es -junto al presidente de Volkswagen Argentina, Viktor Klima- el principal impulsor de un acuerdo de libre comercio automotor con Europa, que estuvo muy cerca de concretarse en 2003 y después se diluyó: “Sueño con un Mercosur donde Argentina y Brasil trabajen juntos y abiertos a los mercados de todo el mundo. Tenemos todas las condiciones para realizar un acuerdo de librecomercio con Europa, que sería muy beneficioso para nuestra región y que ampliaría la disponibilidad de productos más modernos para nuestros clientes”.

También opinó por la tirante relación entre los Gobiernos de Argentina y México. Fiat trae desde ese mercado el Cinquecento y Rattazzi brindó su parecer por la disputa por las importaciones: “Hace unos años la Argentina era tremendamente competitiva frente a México. Creo que en vez de recurrir a proteccionismos, en primer lugar deberíamos analizar qué ocurrió para que esa competitividad desapareciera. El proteccionismo no es la solución”.

El nuevo Palio, que comparte plataforma con el Grand Siena, se producirá en la planta cordobesa de Ferreyra, pero el Grand Siena se fabricará sólo en Brasil, reservándole a la Argentina los veteranos Siena Fire y Siena EL, que seguirán en el mercado. Rattazzi explicó el motivo de esta decisión: “Al convivir el Grand Siena con el actual Siena, la demanda sobre el nuevo modelo estará más acotada y por eso decidimos por el momento restringir la producción sólo a Brasil”.

Sin embargo, resultan cada vez más intensos los rumores que hablan de la posible producción de un modelo Chrysler en Córdoba. El propio Rattazzi admitió años atrás que se podría fabricar la pick-up Dodge Dakota y, el mes pasado, la prensa brasileña difundió la versión de que en Córdoba podría ensamblarse la Jeep Grand Cherokee.

-¿Qué posibilidades hay de fabricar un modelo de Chrysler en Córdoba?

-Sería divertido, ¿no?

-Claro, ¿y qué posibilidades hay?

-Sería divertido, sin dudas, pero no hablamos de nuestros futuros lanzamientos.

[/stextbox]

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.