Llegó la Kangoo eléctrica

La última vez que manejé un auto en el circuito KDT de Buenos Aires fue en octubre de 2007. En la pista de bicicletas de Costanera aceleré los 507 caballos del motor V10 del BMW M6: uno de los últimos exponentes de los autos que ofrecían prestaciones y potencia, sin reparos ni limitaciones ambientales.

El mes pasado volví al KDT para manejar un auto. Pasaron sólo siete años. Pero es como si hubieran transcurrido dos siglos. Manejé tres autos eléctricos de Renault: un Twizy, una Kangoo Maxi Z.E. (pasajeros) y una Kangoo Furgón Z.E. (carga).

Son vehículos que Renault Argentina trajo al país para realizar las primeras pruebas con autos eléctricos en nuestras calles, pero con un objetivo bien concreto: “Esperamos comercializar las primeras unidades de Kangoo para empresas de flotas antes de fin de año”, le aseguró a Lubri-Press el presidente de la terminal francesa, Thierry Koskas.

Para ello, en el mismo evento del KDT, la gente de Renault anunció un acuerdo con Edesur para instalar los primeros puntos de carga de vehículos eléctricos en el país. Se pueden instalar en una industria o en un domicilio particular. Los cargadores tienen un costo aproximado de 1.200 dólares.

Koskas no se animó a adelantar el precio que tendrán las Kangoo Z.E. en nuestro mercado. Fuentes extraoficiales hablaron de valores entre 350 mil y 450 mil pesos. El directivo confirmó que esta primera etapa de comercialización se concentrará en las dos versiones de carrocería de este utilitario. La venta del Twizy está postergada por tiempo indeterminado, ya que en nuestro país no existe una categoría de homologación para este vehículo. Por sus características, el Twizy encuadraría en el mismo segmento de un cuatriciclo que, como se sabe –y a pesar de que en las zonas de veraneo no se cumple con la norma- son vehículos que no están autorizados a circular en la vía pública.

Renault Argentina presentó en el KDT sus planes eléctricos para nuestro mercado.

Renault Argentina presentó en el KDT sus planes eléctricos para nuestro mercado.

Las Kangoo Z.E. saldrían a la venta a fin de año. El Twizy está postergado por motivos de homologación.

Las Kangoo Z.E. saldrían a la venta a fin de año. El Twizy está postergado por motivos de homologación.

Además, la marca del Rombo anunció un convenio con Edesur para la comercialización de estaciones de recarga.

Además, la marca del Rombo anunció un convenio con Edesur para la comercialización de estaciones de recarga.

La Kangoo Z.E. no es un híbrido. Es un vehículo completamente eléctrico, con 60 cv de potencia.

La Kangoo Z.E. no es un híbrido. Es un vehículo completamente eléctrico, con 60 cv de potencia.

Vista inferior de la Kangoo Z.E. La plancha blanca protege el compartimiento de las baterías.

Vista inferior de la Kangoo Z.E. La plancha blanca protege el compartimiento de las baterías.

El enchufe de carga de la Kangoo está oculto tras el emblema del Rombo.

El enchufe de carga de la Kangoo está oculto tras el emblema del Rombo.

Lubri-Press ya había probado el Twizy el año pasado en Tecnópolis. Así que esta nota se centrará exclusivamente en la experiencia de manejo con las Kangoo Z.E.

Por empezar, hay que aclarar que estas Kangoo pertenecen a la segunda generación de la “ludospace” de Renault. El modelo que se produce en Córdoba todavía es la Kangoo I, que se actualizó en diciembre de 2013. Y, para convertirse en un vehículo eléctrico, recibió importantes adaptaciones para la distribución y el peso de las baterías.

La versión de pasajeros (Maxi Z.E.) mide 4,66 metros de largo, tiene capacidad para cinco personas y un enorme baúl con 750 litros de capacidad. La variante de carga (Furgón Z.E.) lleva a dos pasajeros, con una capacidad de carga de 650 kilos o 3.400 litros de volumen. Puede llevar objetos de un largo máximo de 4,21 metros y cuenta con un techo trasero removible, para transportar objetos de gran altura a la intemperie.

Por fuera, por supuesto, son muy distintas a la Kangoo cordobesa actual. A pesar de que con el último restyling (llamado “Very Long Life”) se adoptó el nuevo lenguaje estético de la marca, estas Z.E. se distinguirán a la distancia por sus mayores dimensiones y sus líneas más modernas.

Pero hablemos de la mecánica. O de la ausencia casi absoluta de ella. En estos vehículos, con excepción del tren de rodaje, casi no hay piezas mecánicas móviles. Recordemos que se trata de productos 100% eléctricos, no son híbridos que combinan una mecánica de combustión interna con otra eléctrica.

Estas Kangoo cuentan con un motor eléctrico que entrega 60 caballos de potencia y 226 Nm de torque. Alcanzan una velocidad máxima de 130 km/h y aceleran de 0 a 100 km/h en 20,3 segundos.

La autonomía, en condiciones ideales, puede llegar a los 170 kilómetros. Pero Renault Argentina estima que, en una ciudad con el tránsito como Buenos Aires, oscilará entre 120 y 130 kilómetros. Las baterías son de iones de litio y tienen tres modos de recarga: en un tomacorriente doméstico, demora 10 horas. En un Wall Box como los que ofrece Edesur, oscila entre cuatro y ocho horas. Pero también se puede optar por una carga rápida, que lleva la batería a su 80% en sólo 30 minutos.

Edesur instalará estaciones de carga a domicilio. Y también en lugares públicos, para tarjetas prepagas.

Edesur instalará estaciones de carga a domicilio. Y también en lugares públicos, para tarjetas prepagas.

Gráfico comparativo de Renault. Costo operativo de un motor naftero contra uno eléctrico.

Gráfico comparativo de Renault. Costo operativo de un motor naftero contra uno eléctrico.

Adelante, la Kangoo Z.E. europea. Atrás, la Kangoo VLL cordobesa.

Adelante, la Kangoo Z.E. europea. Atrás, la Kangoo VLL cordobesa.

Los Renault Zero Emissions, cada vez más cerca del tránsito porteño.

Los Renault Zero Emissions, cada vez más cerca del tránsito porteño.

Renault Argentina homologó para la Argentina la Kangoo Z.E. en versión Maxi (para pasajeros, vehículo azul) y Furgón (para carga, blanco).

Renault Argentina homologó para la Argentina la Kangoo Z.E. en versión Maxi (para pasajeros, vehículo azul) y Furgón (para carga, blanco).

El Furgón tiene una apertura en la parte posterior del techo (de color negro), para transportar objetos muy altos.

El Furgón tiene una apertura en la parte posterior del techo (de color negro), para transportar objetos muy altos.

El Twizy deberá esperar. Se viene la Kangoo Z.E.

El Twizy deberá esperar. Se viene la Kangoo Z.E.

Las baterías tienen una vida útil de 15 años. Pero Thierry Koskas le aseguró a Lubri-Press que los compradores argentinos deberán olvidarse de este tema: “La garantía de las baterías en la Argentina será ilimitada. Llevamos más de diez años de ensayos en todo el mundo y hasta ahora no tuvimos ni un solo problema con los clientes. Así que, llegado el caso de que se agote la vida útil de alguna batería, el recambio correrá por cuenta de Renault Argentina, sin costo alguno”.

Y no lo dijo cualquier ejecutivo de la marca. Koskas en persona fue el responsable del desarrollo de la actual gama de vehículos eléctricos de Renault. Las Kangoo Z.E., el Twizy, el Fluence Z.E. y el Zoe son sus hijos.

La oferta de la garantía de por vida es tentadora, sobre todo teniendo en cuenta el costo operativo estimado por el Rombo. La marca mostró gráficos donde indica un costo de 1.150 pesos cada 1.000 kilómetros para un vehículo naftero frente a 76 pesos para una Kangoo Z.E. La diferencia a los 20 mil kilómetros es de 23 mil contra 1.520 pesos.

Preguntamos si se comparó el costo con vehículos a Gas Natural Comprimido (GNC), un combustible muy utilizado por los pequeños utilitarios urbanos en nuestro país. “No tenemos los datos, pero de todos modos la ventaja sigue siendo favorable para el vehículo eléctrico, ya que ningún vehículo a GNC puede hacer mil kilómetros con 76 pesos”.

¿Y cómo es manejar una Kangoo Z.E.? Es lo más parecido a conducir un carrito de golf, con la diferencia de que se puede llevar a cinco pasajeros y mucha carga. La transmisión es automática y tiene una sola marcha: directa, con un torque instantáneo que sorprende, como en todo auto eléctrico. “Los primeros diez mil Kangoo Z.E. fueron comprados en Francia por la compañía de correos y los conductores se divertían adelantando en los semáforos a los conductores de Porsche”, se ufanó Koskas. “No aconsejo que en la prueba de manejo intenten hacer tonterías, es sólo un ejemplo”, aclaró.

KANGOOZE1

Sin hacer tonterías, pero con el recuerdo imborrable de haber acelerado un M6 en la misma pista, pisé a fondo el acelerador de la Kangoo Z.E. Y el empuje inicial es realmente notable. Claro que el ímpetu dura poco. A partir de los 40 km/h, alcanza una velocidad de crucero donde la capacidad de aceleración se sosiega.

De todos modos, no se trata de un vehículo para correr picadas, sino para trabajar con cargas y transporte de personas en la ciudad. Su autonomía y sus prestaciones no están pensadas para irse de viaje a Mar del Plata, pero en un tránsito como el porteño, no dejé de imaginar una ventaja tras otra.

Por empezar, el silencio es absoluto. Las vibraciones y filtraciones típicas de un vehículo comercial, acá no existen. En el habitáculo reina una paz tibetana, sólo interrumpida por un leve y curioso zumbido que invade el habitáculo a partir de los 50 km/h.

En segundo lugar, la caja de cambios directa permite olvidarse de la palanca por completo. El vehículo se mueve cuando se pisa el acelerador. Si no, baja la velocidad hasta detenerse por completo. A lo único que hay que acostumbrarse es a la retención del motor eléctrico. Al soltar el acelerador, el vehículo tiende a frenarse más rápido que con un motor naftero o diesel. Esto es porque la energía cinética se aprovecha para realimentar las baterías.

Otra ventaja indiscutible es el bajo nivel de mantenimiento. Cuantas menos piezas se muevan, menores chances de desgaste existen.

Y la otra virtud es el sistema de recarga. Se puede hacer de noche, cuando el vehículo está detenido y cuando la electricidad es más barata. Sin olvidar de decirle adiós para siempre a las cada vez más atestadas y sucias estaciones de servicio de las grandes ciudades.

¿Los autos eléctricos son la solución definitiva para el futuro de la movilidad? No estoy tan seguro. Pero no tengo dudas de que, para demandas puntuales, como puede ser la entrega de mercadería o el transporte de personas en áreas urbanas, pueden aportar una cuota invaluable de silencio y ausencia de humo.

Sólo faltaría una política de incentivo por parte del Gobierno para promover la compra de estos vehículos. No tiene que surgir de la Nación, pueden ser propuestas concretas de gobiernos provinciales o municipios.

Las Kangoo Z.E. se ven tentadoras. Son modernas y prácticas. Tienen bajo costo de mantenimiento y garantía de por vida para sus baterías. Sólo falta saber cuánto costarán cuando salgan a la venta en pocos meses más.

 

C.C.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.