Lubricantes de Alto Kilometraje

Se conoce como “alto kilometraje” a los síntomas de desgaste en el motor, principalmente en aros, cilindros y guías de válvulas.

Los aceites de alto kilometraje están diseñados para motores que presentan cierto desgaste y consumo de aceite excesivo.

El tema de los lubricantes de alto kilometraje requiere antes que nada definir lo que entendemos por esto. ¿Existe un valor preciso de “alto kilometraje”? ¿Serán100.000 kilómetros? ¿150.000? ¿300.000? Lamentablemente no hay una respuesta única para todos los casos. Digamos entonces que alto kilometraje es aquel que da síntomas de desgaste en el motor, principalmente por desgaste en aros, cilindros y guías de válvulas. Dependiendo del tipo de motor, estilo de manejo, las rutas transitadas, las condiciones ambientales, y otros factores, el desgaste ocurrirá antes o después, imposibilitando un valor exacto.

Otro punto importante es entender que se espera de un lubricante de alto kilometraje. ¿Es un “restaurador” del motor? ¿Evita que tenga que realizar reparaciones? Aquí nuevamente la respuesta es no. Un aceite de estas características puede resolver los problemas asociados a estos síntomas, como el consumo de aceite, pero bajo ningún motivo reemplaza los mantenimientos necesarios.

Veremos entonces como trabajan estos aceites, en qué casos es recomendable utilizarlos y qué esperar de ellos. Repasaremos también el portafolio de Shell en este segmento.

Como dijimos, los aceites de alto kilometraje están diseñados para motores que presentan cierto desgaste y consumo de aceite excesivo como consecuencia de sus kilómetros recorridos. A diferencia de lo que puede pensarse, no son aceites que necesariamente duren un mayor kilometraje.

El consumo de aceite es un inconveniente común en motores desgastados, requiriendo completar el nivel regularmente. Esto genera un menor rendimiento del motor, mayores emisiones en el escape, sumado al riesgo de llegar a niveles bajos de aceite comprometiendo la lubricación del motor.

¿Cómo ocurre el consumo de aceite? Las causas pueden ser varias como la evaporación, pero principalmente se da por un desgaste mecánico generalmente en cilindros, aros, guías de válvulas, o por pérdidas en retenes. El desgaste de aros no sólo reduce la compresión, sino que permite que demasiado aceite pase a cámara de combustión y se queme.

Los lubricantes de alto kilometraje son de mayor viscosidad, justamente para reducir la cantidad de aceite que se quema debido al desgaste del motor. A mayor viscosidad, menores consumos de aceite. Existe un límite para esta viscosidad, dado que si se aumenta exageradamente, puede aumentar la temperatura de funcionamiento del motor, y dar una lubricación deficiente especialmente en climas fríos.

Es importante remarcar que estos aceites son adecuados para vehículos fuera de garantía, dado que las especificaciones de aceite actuales para autos 0km suelen ser de viscosidades 5W-20, 5W-30 ó 10W-40. Por otro lado, no es esperable que un motor relativamente nuevo, en garantía, presente este tipo de consumo anormal. Como dijimos, un aceite de alto kilometraje no resuelve problemas mecánicos, sino que aminora los problemas de consumos moderados de aceite.

Shell cuenta en su portafolio con dos productos de Alto Kilometraje, uno semisintético y otro mineral. Veremos sus características, normas y particularidades.

Helix HX7 Alto Kilometraje 15W-50

Es un aceite semisintético de alta especificación API SN/CF, ACEA A3/B4, tecnología de limpieza activa y 20% de refuerzo en aditivación antidesgaste. Es adecuado para vehículos livianos a nafta, diesel o GNC. Es un producto que al tener una viscosidad 15W, cuanta con mejores propiedades de fluidez en frío que otros aceites, típicamente 20W ó 25W. Recordemos que cuanto más baja sea la viscosidad W (Winter) mejor rendimiento en frío tendrá el producto. Adicionalmente, el refuerzo en antidesgaste, aditivo base cinc (Zn), provee una excelente protección en lugares de lubricación límite, como la superficie de contacto en levas.

Helix HX5 Alto Kilometraje 25W-60

Esta otra alternativa es un aceite mineral de especificación API SL/CF y tecnología de limpieza activa. Adecuado para vehículos livianos a nafta, diesel o GNC. Este lubricante está en el límite superior de viscosidad SAE tanto W (SAE 25W) como viscosidad cinemática a 100°C (SAE 60). El rango SAE 60 va de un mínimo de 21,9 cSt a un máximo de 26,1 cSt. Esto es más del doble de un SAE 30, cuyo rango va de 9,3 cSt mínimo, a 12,5 cSt máximo. Podemos ver con esta diferencia que los consumos de aceite serán drásticamente menores, sin embargo, como hemos mencionado, debemos evitar subir innecesariamente la viscosidad por las desventajas mencionadas de mayor temperatura y la posibilidad de una lubricación deficiente en frío.

Desde el kilómetro cero, es recomendable usar siempre la viscosidad y especificaciones detalladas por el manual del vehículo, y hacer todos los mantenimientos necesarios en tiempo. A medida que el vehículo empieza a mostrar síntomas de consumos excesivos, podemos pensar en los comentados aceites de alto kilometraje, no como una solución mecánica, sino como un atenuante de los síntomas. Como vimos Shell Helix cuenta con dos productos específicamente pensados para esta situación, siendo el semisintético una excelente opción para quien usa por ejemplo semisintético 10W-40. El mineral 25W-60 se ubica en el rango máximo de viscosidad para casos severos.

¿Sabías qué?

Los vehículos con turbo o biturbo pueden tener mayor tendencia al consumo de aceite, ya que los turbos se lubrican con el mismo aceite de motor y funcionan a altas temperaturas y rpm.