Máxima precisión

Toyota tiene una larga tradición en la fabricación de coupés deportivas y accesibles. El modelo más recordado (y vendido) que llegó a la Argentina fue la Celica. Pero en su árbol genealógico también hay modelos geniales como las AE86, 2000GT y Sports 800.Durante las últimas dos décadas, sin embargo, la marca japonesa pareció haberse olvidado de cómo fabricarlos. Por suerte, una oportuna alianza con Subaru devolvió a Toyota sobre la senda más querida por los fanáticos de la marca.

La coupé Toyota 86 (Hachi-Roku, en japonés) y su gemela Subaru BRZ (prevista para el primer semestre del 2013 en la Argentina) se venden en los principales mercados desde hace poco más de un año. La Hachi-Roku se lanzó a la venta en diciembre pasado y Lubri-Press manejó una versión automática durante una semana.

La crítica completa se reproduce a continuación.

TOYOTA861

Por fuera

Sus líneas son originales, espectaculares y muy llamativas. Ni qué hablar de este extrovertido color rojo, que el jefe de ingenieros Tetsuya Tada asegura haber copiado del culo de ciertos monos japoneses.

Sin embargo, lo que más sorprenden son sus dimensiones: extremadamente compactas. La 86 es claramente más chica que un Corolla y también que algunas de sus rivales directas, como las coupés Hyundai Genesis o Peugeot RCZ. Mide 4,24 metros de largo, 1,77 de ancho y apenas 1,28 de alto. La distancia entre ejes de 2,57 metros revelan el esfuerzo de los ingenieros por ubicar cada rueda lo más separadas posible de las otras.

Original, agresiva y con dimensiones muy compactas.

Original, agresiva y con dimensiones muy compactas.

 

El motor de configuración Bóxer permitió instalar un capot muy bajo y plano. En la trompa, los laterales y hasta el techo se destacan unos pliegues de la chapa que conforman lo que Toyota llama un “sandwich aerodinámico”. La idea es canalizar los flujos de aire para mejorar el apoyo a altas velocidades.

Para los que miran de afuera, el ángulo más espectacular es el trasero: con el difusor negro de grandes dimensiones, la doble salida de escape cromada y la luz antiniebla triangular en el centro. A partir del año que viene, Toyota Argentina ofrecerá como accesorio opcional el alerón trasero. No es que lo necesite, pero le queda muy bien.

La versión GT viene con llantas de 17 pulgadas y frenos a disco ventilados en las cuatro ruedas. La FT calza 16″ y tiene discos macizos atrás.

La versión GT viene con llantas de 17 pulgadas y frenos a disco ventilados en las cuatro ruedas. La FT calza 16″ y tiene discos macizos atrás.

Para el que viaja adentro, en cambio, el mejor detalle de diseño está marcado por los pequeños vértices de los guardabarros delanteros. Son sexys, pero también funcionales: te permiten calcular, con precisión milimétrica, dónde está pisando cada rueda.

La estética se completa con los neumáticos Michelin Pilot Exalto 215/45R17. No son muy anchos y no tienen un perfil excesivamente bajo. De hecho, estos mismos neumáticos son los que calzan algunas versiones del Prius, el híbrido de Toyota.

Hachi-Roku.

Hachi-Roku.

Esta versión GT se diferencia de la más económica FT por los neumáticos (ésta última calza 205/55R16), por los faros delanteros (xenón contra halógenos) y por los discos de freno traseros (ventilados contra macizos). El cambio de neumáticos también repercute en el despeje del suelo: 130 milímetros para la versión GT y 120 para la FT.

 

Por dentro

Ingresar la habitáculo de Hachi-Roku produce un impacto casi frustrante. Es el deportivo más despojado y austero que recuerde el mercado argentino, desde los tiempos del Fiat 147 Sorpasso.

Tablero sencillo, pero con mucha información. A la computadora sólo le falta el dato de autonomía.

Tablero sencillo, pero con mucha información. A la computadora sólo le falta el dato de autonomía.

La idea es lograr el doble objetivo de ofrecer un auto liviano y a un precio accesible. La meta fue llegar a un precio base de 24.200 dólares en Estados Unidos y no quedan dudas sobre cuál fue el presupuesto que más sacrificaron.

Todos los revestimientos son en plástico y sólo hay terminaciones de goma blanda en pequeñas zonas de las puertas y sobre la consola central. Pero es una capa de goma tan delgada como un chicle aplastado. En detalles donde otros deportivos se lucen con inserciones de aluminio o cuero, Hachi-Roku sólo te ofrece plásticos duros en diferentes tonalidades. Hasta las levas del cambio en el volante son del mismo material símil PET.

El volante también se ve sencillo. Sin emblemas brillantes y ningún botón multifunción.

El interior luce despojado y barato.

El interior luce despojado y barato.

La caja automática tiene seis cambios y modo deportivo, con comando secuencial en la palanca y levas al volante.

La caja automática tiene seis cambios y modo deportivo, con comando secuencial en la palanca y levas al volante.

Y si tanta austeridad te conmueve, mejor no gires la vista hacia el equipo de audio. Hasta el low-cost Toyota Etios tendrá uno más moderno y de mejor calidad cuando llegue este año a la Argentina.

La posición de manejo es intachable. Deportiva, pero también confortable. La butaca sujeta bien el cuerpo, pero sin aprisionarlo. El volante se regula en altura y profundidad. Y la pedalera tiene una distribución perfecta. El único inconveniente está en la maniobra para entrar y salir del habitáculo.

Las butacas son perfectas. La posición de manejo, también.

Las butacas son perfectas. La posición de manejo, también.

Para entrar, la solución es fácil: tan sólo tenés que tirarte sobre la butaca desde las alturas, con la mayor elegancia que puedas actuar. Para salir, en cambio, te vas a tener que agarrar del techo o de la puerta, para improvisar un tiro de poleas. Es una maniobra poco decorosa, pero la única alternativa es peor aún: ir al gimnasio a trabajar los abdominales.

La Toyota 86 está homologada como una coupé 2+2. Es decir, adelante caben dos adultos, mientras que las plazas traseras están reservadas para dos niños. En la práctica, lo segundo no es más que una fantasía. A no ser que los niños sean bebés. O tengan piernas retráctiles.

Las plazas traseras son sólo para niños con piernas retráctiles.

Las plazas traseras son sólo para niños con piernas retráctiles.

Lo más realista es pensar en esos dos capullos, con forma aproximada de butaca, como en dos extensiones del baúl, para llevar bolsos que quieran viajar muy seguros. Con cinturones de seguridad de tres puntos y todo.

La idea cobra sentido cuando abrís el baúl y descubrís otra sorpresa. Su capacidad de origen es de apenas 247 litros, pero en las versiones que se venden en la Argentina, el espacio está más limitado.

Toyota tomó la decisión acertada de ofrecer una rueda de auxilio del mismo tamaño de las otras cuatro -incluyendo la llanta de aleación-, en lugar del repuesto temporal que viene de fábrica. Creo que el cambio compensa la pérdida de espacio, sobre todo en un auto que pide a gritos salir a la ruta y hacer muchos kilómetros.

Toyota Argentina sacrificó espacio en el baúl para ofrecer un auxilio homogéneo.

Toyota Argentina sacrificó espacio en el baúl para ofrecer un auxilio homogéneo.

Con respecto al equipamiento, la versión GT se diferencia de la FT al ofrecer: climatizador bizona (en lugar de aire acondicionado), tapizado de cuero y símil Alcántara (en lugar de tela), control de crucero, encendido por botón y apertura de puertas sin llave.

 

Seguridad

Todas las versiones vienen de serie con frenos ABS (con distribución electrónica y asistencia de frenado), siete airbags (incluyendo de rodillas, para el conductor), anclajes Isofix traseros, control de estabilidad y control de tracción.

Más allá de estos dispositivos, también hay que destacar que la combinación de potencia, reacciones rápidas y dirección precisa resultan –en la opinión de Lubri-Press- elementos de seguridad activa casi tan importantes como los que inventaron los Bosch Boys.

 

Motor y transmisión

Debajo del ligero (y delgado) capot de aluminio se esconde el gran aporte de Subaru a este proyecto: el motor FA20, con distribución Bóxer, de cuatro cilindros opuestos, 16 válvulas y doble sistema de alimentación. Combina dos juegos de inyecciones directas e indirectas, que actúan de manera alternada o combinada, con el fin de lograr la mejor respuesta en todo tipo de régimen y el menor índice de consumo/emisiones.

Entrega 200 caballos de potencia a 7.000 rpm y un torque máximo de 205 Nm entre 6.400 y 6.600 rpm. Son valores similares a los que ofrecen otros deportivos compactos con dos litros de cilindrada, como el VW Scirocco 2.0T (210 cv). E incluso se queda claramente por detrás de otros rivales de igual cilindrada, como el Renault Mégane RS (250 cv) y Hyundai Genesis (274 cv).

El motor Bóxer desarrollado por Subaru es una maravilla atmosférica.

El motor Bóxer desarrollado por Subaru es una maravilla atmosférica.

Pero, a diferencia de todos ellos, Hachi-Roku es el único que no recurre a la ayuda de un turbo. Su motor es atmosférico y ahí cobra verdadero valor su rendimiento excepcional.

La unidad probada era la tope de gama, con la caja automática de seis velocidades y levas en el volante. Las versiones más básicas ofrecen una transmisión manual, también con seis cambios.

 

Comportamiento

Tetsuya Tada tardó casi un año en convencer al Directorio de Toyota acerca de su idea de crear un deportivo que no fuera, en ningún aspecto técnico o estadístico, superior a sus rivales del mercado (ver recuadro). La idea siempre fue crear un auto divertido de manejar.

Y así es la convivencia diaria con este Hachi-Roku: alegre, desprejuiciada y levemente incómoda. Como ese amigo del secundario al que le perdonabas hasta los defectos más miserables, sólo porque te hacía cagar de risa.

Por supuesto, el acceso es incómodo. Desde ya, el motor es tan ruidoso que hasta puede resultar molesto. Y, sin dudas, el andar es un poco duro sobre nuestros asfaltos horribles. Pero su dirección es tan precisa, el motor tiene una respuesta tan pirotécnica y la caja es tan veloz que no tendría problemas en usarlo todos los días para ir a trabajar. Incluso en una ciudad de tránsito espantoso, como Buenos Aires.

Tracción trasera, diferencial de deslizamiento y conductor con sonrisa infantil. Todo viene de serie en la Toyota 86.

Tracción trasera, diferencial de deslizamiento y conductor con sonrisa infantil. Todo viene de serie en la Toyota 86.

Sus prestaciones no son asombrosas y hay deportivos más potentes por menos plata. Pero Hachi-Roku conquista por su equilibrio.

Sus prestaciones no son asombrosas y hay deportivos más potentes por menos plata. Pero Hachi-Roku conquista por su equilibrio.

Pero su verdadero valor agregado está en la ruta. Y, cuantas más curvas tenga, mejor. El diferencial de deslizamiento limitado, la tracción trasera, la dirección con la asistencia eléctrica justa, el motor sin inercias y los neumáticos no demasiado anchos lo convierten en una máquina segura y previsible para superar los límites.

No hace falta viajar a velocidades prohibidas para que el tren trasero responda con aviso -y sin sorpresas- a las provocaciones para hacerlo deslizar. Y, una vez que rompió su límite de adherencia con el asfalto, resulta muy fácil dosificarlo para extender el derrape y mantener el control. Es como el amigo del colegio. Pero potenciado durante un viaje de egresados.

Como se dijo, sus prestaciones no baten ningún récord. De hecho, la versión con caja automática resultó bastante discreta: 208 km/h de velocidad máxima y 8,5 segundos para acelerar de 0 a 100 km/h.

Los consumos son bastante razonables para tratarse de un auto deportivo. Gasta un promedio de 8 litros cada 100 kilómetros, en condiciones normales, aunque estos valores pueden dispararse hasta los 15 litros, cuando se sale de parranda.

 

Conclusión

La coupé Toyota 86 fue concebida, diseñada y creada para entregar todas sus virtudes en un circuito. Es un auto pensado para los track days, donde usuarios particulares pueden pasar un día entero mejorando su manejo y disfrutando de sus autos en un ambiente seguro. Pero esta es una modalidad poco practicada en la Argentina. Y muy mal vista por las compañías de seguros.

Sin embargo, durante esta semana de convivencia, Hachi-Roku demostró ser una excelente compañía para todo tipo de ocasión. Es original, moderna, estridente en su punto justo y muy divertida en la convivencia diaria.

TOYOTA862

No por nada, se convirtió en uno de los autos más premiados del 2012 por la prensa internacional. El único inconveniente para el mercado argentino, sin embargo, está en su precio. La versión FT manual es, sin dudas, la más recomendable de todas. No sólo porque tiene una caja manual que se combina mejor con su espíritu deportivo, sino porque las pequeñas diferencias de equipamiento permitieron posicionarla justo por debajo del límite marcado para el impuesto interno para los autos de lujo. Cuesta 12.900 dólares menos que la GT manual y 16.100 menos que la GT automática. Hay casi medio Corolla de diferencia.

Y es a la hora evaluar la relación de precio/potencia donde se enfrenta con una rival difícil de eludir. Por apenas 45.900 dólares, Hyundai ofrece en la Argentina la nueva Genesis 2.0T, con 74 caballos extra de potencia y prestaciones superiores.

De hecho, no hay que olvidar que muchos de los periodistas extranjeros que hoy se deshacen en elogios ante la Toyota 86, viven en mercados donde la Genesis nunca se vendió.

Carrocería coupé, tracción trasera y diversión asegurada. La dos mejores coupés de marcas generalistas que se venden en la Argentina son tan parecidas, pero a la vez muy diferentes. La Toyota apuesta a la precisión y la perfección en el manejo. La Hyundai apuesta a la fuerza bruta y las prestaciones desbocadas.

Es la diferencia entre ingresar a un polígono de tiro con un rifle olímpico. O con una Ithaca pajera.

 

Carlos Cristófalo

Fotos de Lucho Sanfer

 

Tetsuya Tada: Sueño con sonrisas

 

Tetsuya Tada, jefe de Ingeniería de Toyota y responsable de la creación de la coupé 86.

TADA1

 

Filosofía Tada: “Tenemos que provocar una sonrisa detrás del volante”.

TADA2

El Toyota 86 debe haber sido uno de los autos más premiados por la prensa automotriz mundial en el 2012. Y, sin dudas, sobre el que más se escribió el año pasado.

De los ríos de tinta que leí sobre este auto, ninguna nota me gustó más que la entrevista que le realizó la revista Top Gear al japonés Tetsuya Tada, jefe de Ingeniería de Toyota y responsable de la creación de la coupé 86.

Ahí me enteré de que este auto nació de la nada misma.

“Trabajé durante muchos años como ingeniero de chasis de Toyota y un día recibí una llamada del señor Akio Toyoda, presidente y CEO de la compañía”, relató Tada. “Me dijo: ‘Quiero hablar urgente con usted, en mi oficina’. Y lo primero que pensé fue: ‘¡Dios, qué hice ahora!”.

Pero Toyoda lo esperaba con la oportunidad de su vida. Le anunció: “Estamos pensando en fabricar un auto deportivo, sin condiciones previas. Sin límites. Quiero que propongas al directorio lo que quieras, un auto chico, grande o lo que sea”.

“Si uno quiere hacer un auto deportivo -retomó Tada- lo mejor es hacer uno con motor central, tracción trasera y diseño de nave espacial. Pero no queríamos que fuera un auto extremo, al alcance de pocos. Queríamos un deportivo accesible y disfrutable. Por eso optamos por el motor delantero y la tracción trasera, como el Toyota Sports 800 de los años ‘60. Ese auto tenía un motor boxer de dos cilindros, con un centro de gravedad muy bajo. Y era divertidísimo de manejar. Por suerte, en la época en que comenzamos a planear el 86 ya había comenzado la alianza con Subaru. Y en las dos marcas había gran interés por colaborar en toda clase de proyectos. Por eso me río cuando hoy comparan al Toyota 86 con el Subaru BRZ, como si fueran autos rivales. En realidad es el mismo auto, concebido por un mismo equipo de gente”.

Pero, como toda buena historia, la de Tada y su 86 sólo podría ser interesante si contara con algunas dosis de suspenso y contratiempos: “Cuando presentamos la idea al directorio de Toyota, lo primero que preguntaron fue: ‘¿Cómo se compara con la competencia? ¿Es más veloz, es más potente, qué argumentos podemos usar para venderlo?”

“Cuando les dije que el auto no era nada de eso se quedaron en silencio. Como confundidos y shockeados”, recuerda Tada.

El proyecto fue suspendido durante seis meses, durante los cuales ejecutivos  de diferentes áreas intentaron convencer a Tada de tomar uno u otro camino para destacar al 86 frente a sus competidores. “Nadie creía en mi punto de vista. Entonces los convencí de fabricar un prototipo. Un auto que demostrara lo que yo quería. Y, apenas lo probaron, comprendieron”.

El Proyecto 86 nunca trabajó con objetivos numéricos acerca de tiempos de vuelta o valores de aceleración. Sólo apostaba a las sensaciones de los conductores.

“Empezamos a convocar a todos los pilotos de prueba de la compañía, para que manejaran el auto. Y después de cada test, lo único que les preguntábamos era: ‘¿Lo disfrutaste?’”, recuerda Tada.

“Y, por supuesto, todos decían que sí. El único objetivo que tuvo el equipo durante el desarrollo del auto fue, bueno, algo que decimos así: ‘Tenemos que provocar una sonrisa detrás del volante’”, concluyó Tada.

 

C.C.

 

FICHA TECNICA

 

Modelo probado: Toyota 86 GT AT

Precio: 64.900 dólares (86 FT MT, 48.800 dólares; 86 GT MT, 61.700 dólares)

Garantía: Tres años o 100 mil kilómetros

Comercializa: Toyota Argentina (www.toyota.com.ar)

 

MOTOR

Tipo: delantero, naftero, tipo Boxer de cuatro cilindros opuestos, cuatro válvulas por cilindro, inyección electrónica directa e indirecta.

Cilindrada: 1.998 cc

Potencia: 200 cv a 7.000 rpm

Torque: 205 Nm entre 6.400 y 6.600 rpm

 

TRANSMISIÓN

Tipo: tracción trasera, con diferencial de deslizamiento limitado y control electrónico.

Caja: automática, de seis velocidades, con levas al volante y modo deportivo.

 

CHASIS

Suspensión delantera: independiente, tipo McPherson, con brazos inferiores, amortiguadores telescópicos, resortes helicoidales y barra estabilizadora.

Suspensión trasera: independiente, con esquema multibrazo de paralelogramo deformable, resortes helicoidales y barra estabilizadora.

Frenos delanteros: discos ventilados (294 mm)

Frenos traseros: discos ventilados (290 mm)

Dirección: de cremallera, con asistencia eléctrica.

Neumáticos: Michelin Exalto 215/45, con llantas de aleación de 17 pulgadas (auxilio del mismo tamaño y llanta de aleación)

 

PRESTACIONES

Velocidad máxima: 208 km/h

Aceleración de 0 a 100 km/h: 8,5 segundos

Consumo urbano: 11,1 l/100km

Consumo extraurbano: 6,5 l/100km

Consumo medio: 8,0 l/100km

 

MEDICIONES

Largo / ancho / alto: 4.240 mm / 1.775 mm / 1.285 mm

Distancia entre ejes: 2.570 mm

Peso en orden de marcha: 1.298 kilos

Capacidad de baúl: 247 litros (medido con auxilio temporal)

Capacidad de combustible: 50 litros

 

EQUIPAMIENTO

Frenos ABS + EBD (Distribución Electrónica de Frenado) + BA (Asistencia de Frenado)

Airbag frontales, laterales y de cortina para conductor y acompañante

Airbag de rodilla para conductor

Apoyacabezas delanteros con regulación vertical

Asiento trasero con sistema de fijación para silla de bebé (Isofix)

Barras de protección contra impactos laterales

Cinturones de seguridad inerciales delanteros de 3 puntos, con pretensionador y limitador de fuerza

Cinturones de seguridad inerciales traseros de 3 puntos

Columna de dirección colapsable

Frenos a disco en las 4 ruedas

Sistema antirrobo tipo inmovilizador

VSC (Control de estabilidad) y TRC (Control de tracción)

Espejos exteriores eléctricos y rebatibles color carrocería

Faros antiniebla delanteros halógenos

Faros delanteros de Xenón

Llantas de aleación de 17 pulgadas

Escape de doble salida con terminación cromada

Tanque de combustible con apertura desde el interior

Asiento conductor regulable en altura

Tapizado en cuero sintético y símil Alcántara

Sistema de apertura y cierre de puertas Easy Entry

Encendido por botón

Control de velocidad crucero

Pedalera deportiva en aluminio y goma antideslizante

Desempañador trasero con temporizador

Entrada de audio auxiliar y USB

Levantavidrios eléctricos de un toque

Posavasos en consola central

Sistema de audio reproductor de CD/ MP3/WMA, radio AM/FM y 6 parlantes

Dos tomacorrientes de 12 volts

Viseras parasol con espejo para conductor y acompañante

Volante de 3 rayos forrado en cuero natural

Volante regulable en altura y profundidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.