Mitos y verdades sobre los lubricantes

Fercol

Un repaso a las consultas más respondidas en la trayectoria de Fercol Lubricantes. Viejos conceptos instaurados en el común de la gente.

Todos los aceites de diferente marca pero iguales componentes y viscosidad equivalente son compatibles.

Todos los aceites de diferente marca pero iguales componentes y viscosidad equivalente son compatibles.

En el mercado automotor existen muchas premisas que suelen darse como válidas, ya sea por la información que va pasando de boca a boca o porque a través del tiempo han quedado fijadas en la mayoría de los usuarios. Veamos de qué estamos hablando:

¿Es lo mismo utilizar cualquier aceite lubricante?

-Si nos referimos a viscosidades y componentes, debemos decir que cada lubricante es distinto. Está compuesto de diferentes tipos de bases y aditivos, que le confieren propiedades diversas para  usos varios. Tengamos en cuenta que no todos los autos son iguales. Por lo tanto, lo recomendable es seguir los consejos y recomendaciones de los fabricantes, y al momento de elegir respetar siempre las viscosidades indicadas por ellos y, por supuesto, por el tallerista amigo.

¿Qué pasa si cambiamos de marca?

-Siempre y cuando se respeten las viscosidades y características técnicas, el cambio de marca no debe influir en el resultado final. Todos los aceites de diferente marca pero iguales componentes y viscosidad equivalente son compatibles.

Si el coche no consume aceite, ¿significa que funciona a la perfección?

-Es una falacia. Lo normal es que el vehículo gaste aceite. Si los niveles no bajan significa que algo no anda bien en el motor. Una de las causas podría ser que esté pasando nafta al aceite. Consultar al especialista en este caso es el mejor consejo.

Lo importante es cambiar el aceite. Cambiar el filtro es indistinto.

-La función del filtro es retener las impurezas que pueden formarse en el lubricante. Si el filtro no está en óptimas condiciones seguramente todas o muchas partículas de hollín o suciedad quedaran nadando en el aceite, acción que, a la larga, perjudicara hasta dañar a las piezas del motor.

¿Se debe agregar al lubricante algún tipo de aditivo extra?

-Si el aceite empleado en el automóvil es el indicado por el fabricante, agregarle aditivos extras podría ser hasta perjudicial. Todo lubricante, antes de salir al mercado, es sometido a pruebas que lo hacen específico y apropiado para cada clase diferente de vehículos.

Si utilizamos lubricantes sintéticos de alta calidad, y utilizamos poco el vehículo, los cambios de aceite no deben ser tan frecuentes.

-Esta afirmación no es tal y resulta falsa, ya que los motores que no alcanzan la temperatura adecuada por tener poco uso terminan formando depósitos indeseables que pueden hacer fallar el sistema de combustión.

Solamente es necesario medir el nivel del aceite cuando llega el kilometraje adecuado. Antes, es innecesario.

-Si nos acostumbramos a esta práctica, corremos el riesgo de dañar seriamente a nuestro vehículo. Debemos acostumbrarnos a revisar el nivel periódicamente, sobre todo antes de realizar trayectos largos ya que, en el caso de que existiera alguna fuga que no percibimos, podríamos provocar graves daños al motor.

Si, luego de un tiempo de trabajo, el aceite se torna negruzco, ¿significa que está dañado?

-A pesar de que esta creencia esta difundida como certera, el momento en que el lubricante se tiñe de negro es cuando está en pleno buen  funcionamiento, ya que está limpiando el motor, lo está liberando del hollín que produce la combustión. Este residuo del carbón es arrastrado por el aceite hasta los filtros, en donde los deposita. Almacenados los desechos, la maquina queda libre de depósitos.

El aceite no influye en el consumo.

-Absolutamente falso. La función del aceite es mantener limpio el motor. Por lo cual si se utiliza combustible con bajo contenido de azufre el lubricante estará más limpio, durara más y el motor también.

¿Existe aceite que no se desgaste?

-Lamentablemente no. Cuando el vehículo funciona a altas temperaturas el aceite se espesa y se oxida. Además, llega un momento en el cual está muy cargado de hollín o carbonilla. Es el momento de cambiarlo para evitar daños futuros y más graves.

¿Podemos mezclar aceites minerales con sintéticos?

-Solamente en casos de extrema necesidad. Los aceites sintéticos son de calidad superior, por lo cual la mezcla de ambos crearía un desbalance entre los componentes. Esto podría producir perdida de funcionalidad, viscosidad y aditivos del lubricante utilizado, obteniendo como resultado una lubricación deficiente.

Los lubricantes para motos y para autos son los mismos.

-En realidad son parecidos, pero no cumplen las mismas características. Ambos tienen distintos aditivos que los hacen específicos para diferentes usos. Utilizar uno donde debería usarse el otro puede ocasionar fallas en el motor.

En motores viejos se puede usar cualquier lubricante.

-No es así. Los autos viejos que cuentan con un mantenimiento actualizado deben usar el mismo lubricante recomendado en el manual del vehículo. Si el  coche tiene mucho kilometraje y no enturbia ni quema aceite, se recomienda seguir la indicación del fabricante.Más allá de estas afirmaciones, lo importante es realizar el cambio de aceite en forma regular, ya que esto reduce la fricción en el motor obteniendo el rendimiento apropiado. Fundamental, elegir productos amigables con el medio ambiente.

 


La función del lubricante

El aceite multigrado tiene un índice de viscosidad mucho más alto que el monogrado, pero superior a estos dos es el aceite sintético.

El aceite multigrado tiene un índice de viscosidad mucho más alto que el monogrado, pero superior a estos dos es el aceite sintético.

El aceite multigrado tiene un índice de viscosidad mucho más alto que el monogrado, pero superior a estos dos es el aceite sintético.

Para los que tienen un vehículo lo normal es realizar cambio de aceite y filtro cada determinada cantidad de kilómetros, aconsejados por el fabricante en cuanto a marca, calidad y espacio recorrido. La mayoría lleva un registro de cuando hacerlo o, si se es cliente de Fercol, un sistema de alerta brindado a través de la herramienta Autoservice indicara cuando es el momento conveniente.

Pero, ¿cuál es el verdadero sentido del lubricante dentro del motor? ¿Qué pasa si tenemos un nivel bajo o no realizamos el cambio en tiempo y forma?

Para empezar, podemos decir que donde dos o más piezas metálicas tienen rozamiento,  friccionan. Para evitar esta fricción, que provocara desde calentamiento hasta roturas graves de las piezas, se requiere de este fluido líquido, el lubricante, que baña formando una película los componentes del motor evitando el contacto directo entre las piezas y así prevenir el desgaste. Es importante tener en cuenta que la viscosidad del aceite sea la suficiente y recomendada para mantener esa película. A mayor viscosidad la protección será mayor, pero directamente proporcional a la alta fricción que hará que se consuma mucho combustible. Además, a mayor uso del vehículo, mayor cantidad de partículas que se depositen en el aceite, lo que lo hará aún más viscoso. Por lo tanto es fundamental conservar una buena viscosidad que nos permita por un lado proteger el motor y por otro reducir el gasto de combustible. Simplemente, equilibrio.

Es importante saber, a la hora de elegir el lubricante, que el índice de viscosidad varía según el tipo de cada aceite en determinada temperatura. Un aceite con un alto índice de viscosidad se tornara menos vulnerable a los cambios de temperatura. El aceite multigrado tiene un índice de viscosidad mucho más alto que el monogrado, pero superior a estos dos es el aceite sintético, hoy por hoy el preferido del público por presentar condiciones de estabilidad en sus componentes.

Al momento de poner en marcha el vehículo la viscosidad del aceite deberá ser lo suficientemente baja como para poder llegar rápidamente al corazón del motor. Esta es la ocasión en donde se produce mayor desgaste, por lo cual el lubricante utilizado debe ser de una calidad tal que no se adelgace mucho al llegar a las piezas a recubrir. Una  vez dentro del motor, y ya habiendo bañado todas las partes metálicas, comienza la verdadera función de la lubricación, formando la delgada película que protegerá el artefacto del roce continuo. En algunas ocasiones el contacto metal con metal no puede ser evitado totalmente y esto ocasiona el desgaste, sobre todo en el arranque y cese de la marcha. Por este motivo es indispensable que el aceite venga adicionado de un correcto paquete de aditivos que garantice el óptimo desempeño.

Durante el proceso de combustión el combustible (valga la redundancia) se quema y forma dióxido de carbono y vapor. El vapor es eliminado por el escape, pero algunas partículas quedan adheridas a las paredes de los cilindros. Una pequeña cantidad queda como residuo en el carter. Se concentran allí también algunos gases corrosivos de la combustión y aquellos provenientes de la oxidación normal del aceite. Es importantísimo, entonces, que los aditivos contengan inhibidores de corrosión, de forma tal que impidan que los ácidos y el agua entren en contacto directo con el metal. Partículas de hollín o carbón quedan como residuos luego del proceso de combustión. Si esta basura se pegara a las paredes metálicas se correría el riesgo de obstaculizar los conductos por donde circula el aceite, provocando daños graves en algunas piezas. Es fundamental entonces que el paquete de aditivos también contenga detergentes y dispersantes para que estas moléculas no se depositen formando barreras sino que queden en suspensión.

El aceite que llega a la parte superior del motor debe impedir la formación de depósitos de combustión. De esta forma, los pistones y los anillos son enfriados adecuadamente. Las partes más profundas del motor también requieren ser refrigeradas en el uso; el lubricante debe circular libremente entre estas partes. Por lo cual es de vital importancia  que los pasajes del aceite no se encuentren obstruidos.

Si se mantiene en condiciones óptimas el lubricante cuidando su calidad y realizando los cambios en tiempo y forma, el vehículo funcionara mejor y se alargara  la vida útil del motor.

Fuente: www.fercollubricantes.com.ar

También te puede interesar...