Multitasking en el motor

El aceite juega un papel primordial para la vida útil del motor, ya que se ocupa de múltiples tareas que son decisivas para el desarrollo impecable de todos los procesos del motor:

* Lubricación: El aceite forma una fina película entre las partes en fricción e impide el contacto directo. Al salvar las resistencias de la fricción reduce las pérdidas energéticas y el desgaste.

* Amortiguación: La película lubricante es un buen amortiguador tanto de las vibraciones como del ruido.

* Refrigeración: Los componentes sometidos a un gran esfuerzo, como válvulas, pistones o árboles de levas, no entran en contacto directo con el líquido refrigerante y por tanto no pueden utilizar esta forma de evacuación térmica, por lo que eliminan una gran parte de su calor a través del aceite.

* Limpieza: El aceite aglutina y evacua los residuos de la combustión, la abrasión y las partículas finas que hayan podido penetrar. Estas impurezas son retenidas posteriormente en el filtro de aceite o en un separador magnético.

* Sellado: En piezas que se deslizan unas sobre otras no es posible realizar un sellado rígido. El aceite asume la función de sellado, también entre la cámara de combustión y el cárter.

* Protección Anticorrosiva: El aceite impide la oxidación incipiente en los componentes parcialmente pulidos, incluso en tiempos de exposición prolongados. En el engrase a presión en circuito cerrado participan varios componentes. La bomba de aceite asume una misión esencial: genera la presión que transporta el aceite desde el recipiente hasta los puntos de lubricación, a través de los canales y orificios.

 

Tiempo de cambio

 

A fin de garantizar la plena capacidad de funcionamiento de los componentes del circuito de engrase es imprescindible respetar el intervalo de cambio de aceite. Con cada cambio de aceite también se cambia el filtro, ya que solamente un filtro limpio tiene la capacidad suficiente para eliminar del aceite impurezas como polvo, residuos de abrasión metálica y de la combustión. El cambio de aceite periódico se hace necesario, además de por las impurezas físicas, por las reacciones químicas que se producen debido a los elevados esfuerzos térmicos y químicos a los que está expuesto el aceite.

* Envejecimiento característico del aceite: A pesar de la película de aceite entre el pistón y la pared del cilindro, en el cárter penetran volúmenes reducidos de gases de combustión. Esto hace que el aceite se oxide y se formen ácidos que tienen un efecto agresivo sobre los revestimientos de los componentes.

* Dilución/espesamiento de aceite: Especialmente con el motor frío o en el caso de una formación incorrecta o deficiente de la mezcla, hay partes del combustible en alta ebullición que no se queman por completo. Los residuos sin quemar pueden penetrar en el cárter a través del pistón, debido a la condensación en la pared del cilindro, y provocar una dilución del aceite. El espesamiento del aceite se produce con frecuencia en los motores diésel debido a una fuerte oxidación del aceite acompañada de la sedimentación de partículas de hollín.

* Enlodamiento del aceite: Las disociaciones de resinas del aceite se enlazan con el fino polvo del asfalto y con residuos de combustión sueltos y enlodan el aceite. En los trayectos cortos, este efecto es incluso mayor: si el motor no se calienta del todo, el agua de condensación de la mezcla de combustible y aire no puede evaporarse del aceite. Debido al constante movimiento de circulación del aceite, se incorpora en el circuito y allí fomenta el enlodamiento y por tanto el estrechamiento o incluso el bloqueo del circuito.

 

MAHLE1 MAHLE2

 

Sospechoso equivocado

 

Si se enciende el piloto de control de la presión de aceite o incluso si se ha producido un daño en el motor, el primer sospechoso suele ser el filtro del aceite. Sin embargo, el diagnóstico precipitado de que este ha bloqueado el flujo del aceite o provocado una fuga suele desecharse después de una comprobación exhaustiva del filtro. En realidad, una avería o mal funcionamiento pueden deberse a muchas causas. Estas se pueden delimitar, especialmente en el caso de sobrepresiones dentro del sistema, con una inspección visual del filtro o de la junta entre el filtro de aceite y la brida del filtro de aceite. Si el filtro está hinchado o la junta desviada lateralmente hacia el exterior, el desencadenante han sido continuas presiones del sistema demasiado elevadas o picos de presión excesivos. La deformación de la tapa del filtro de aceite también puede ser un indicador de sobrepresión. El filtro se ha levantado levemente de la brida, por lo que la presión del aceite generada ha empujado fácilmente la junta, que estaba sometida a una menor presión superficial. En todos estos casos se produce una pérdida de aceite entre el filtro de aceite y la brida de este. Si entonces no se para el motor a tiempo, esta lubricación defectuosa puede provocar daños graves en el motor.

 

Válvulas reguladoras

 

Dependiendo del fabricante del motor, el circuito de aceite está diseñado para una presión de sistema de 2,3 a 5 bar; no obstante, las bombas de aceite pueden generar presiones muy superiores a 20 bar. Para garantizar la suficiente lubricación, las bombas generan con el aceite de motor frío (viscosidad alta) y revoluciones de motor elevadas, presiones y volúmenes de aceite mucho más elevados de los que el circuito de aceite puede resistir de forma permanente.

Con temperaturas del aceite elevadas (viscosidad baja), el caudal se incrementa y las bombas reducen su potencia transportadora. El componente más importante para la limitación de la presión de aceite del sistema es la válvula reguladora de presión de aceite: a través de un pistón regulador que, en caso de presión excesiva, supera la resistencia del muelle, libera en su caso un canal de retorno por el que se puede purgar el exceso de presión o de aceite directamente hacia el cárter de aceite.

En el ámbito de la tribología, las válvulas reguladoras de la presión del aceite defectuosas se cuentan entre las principales causas de los daños en el motor. Aquí una breve sinopsis de las causas más frecuentes y sus efectos.

Si se detecta a tiempo la causa real de las anomalías en el circuito de aceite, es posible evitar daños posteriores. Sin embargo, si de forma precipitada solo se cambia el filtro, inevitablemente se producirá de nuevo una lubricación deficiente, con graves consecuencias ya conocidas. Por todo ello se recomienda comprobar la válvula reguladora de la presión de aceite y cambiarla en caso de sospechar el más mínimo defecto. Incluso una perfecta presión de aceite no es ninguna garantía de que la válvula esté plenamente operativa, ya que si solo se atasca esporádicamente, no siempre es posible detectar el defecto al medir la presión del aceite.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.