Parada Sanguchera Axion Energy

Las estaciones de servicio amplían su negocio y llevan el éxito de los sándwiches ruteros a la ciudad.

Las tiendas de conveniencia dejaron de ser un lugar de paso, un accesorio del negocio de los combustibles para pasar a tener un rol central del negocio de las estaciones de servicio. Es el caso de Axion Energy y sus tiendas Spot! que viene sumando servicios con el foco puesto en las necesidades y sugerencias de sus clientes.

Las Paradas Sangucheras llevan la firma de Lelé Cristóbal y su Café San Juan.

“Principalmente buscamos hacer premium la experiencia de nuestro cliente”, cuenta Cecilia Panetta, gerente ejecutiva de Marketing de Axion Energy, y agrega: “Queremos que quienes pasen por nuestra estación disfruten de un espacio moderno y cálido, con conectividad exclusiva y veloz para estudiar y trabajar, sumado a una oferta gastronómica ajustada a las variadas elecciones de nuestros clientes”.

Según datos del mercado, las tiendas representan aproximadamente un 15 por ciento de la rentabilidad de las estaciones de servicio, dependiendo en gran medida de la ubicación, tamaño y si es de ruta o de ciudad. En Europa este porcentaje llega a un 50%.

Axion Energy hace años viene apostando fuerte a sus tiendas, siempre a la vanguardia tecnológica en sus formas de pago y generando agilidad en la atención. También en su gastronomía, desde su cafetería de gran calidad atendida por baristas, hasta su oferta de platos más elaborados y hamburguesas sin carne completamente a base de plantas.

A fines del año pasado, la compañía abrió en su estación de servicio ubicada en el ingreso a la ciudad de Rosario, en el centro de la autopista que une a esa ciudad con la de Buenos Aires, la “Parada Sanguchera” diseñada por el famoso chef Lele Cristóbal. Son sándwiches frescos, hechos en el momento, con fiambres y conservas gourmet especialmente pensadas por Lele. La compañía planeaba vender unos 100 sándwiches por día y vende un promedio de 400. Casi 13.000 sándwiches al mes.

La semana pasada abrió su segunda “Parada Sanguchera” en una estación de servicio nueva, emplazada en el centro del Camino del Buen Ayre, a pocos metros del acceso Oeste a la ciudad de Buenos Aires. Y esta semana desembarcó con su propuesta en el límite entre los barrios de Belgrano y Núñez, en su estación de la esquina de Av del Libertador y Manuela Pedraza. Dos ubicaciones estratégicas tanto para quien va y viene a la ciudad, como para quien se encuentra en ella y busca una alternativa al típico almuerzo o salida de la cancha o un recital.

“La primera Parada Sanguchera resultó ser un éxito porque los consumidores encontraron un espacio exclusivo, con una propuesta innovadora, de calidad y al paso. A las combinaciones clásicas se suman algunas nuevas, que incluyen conservas que otorgan un sabor especial, todas con el toque de Lele, uno de los mejores cocineros de la gastronomía argentina”, explica Panetta.

Se ofrecen sándwiches de mortadela, queso cremoso y berenjenas en conserva; bondiola, queso sardo y tomate en conserva; salame, queso pategrás, pepinillos y mostaza; cantimpalo, queso provolone y ajíes en vinagre; queso crema, alcaparras, berenjenas en conserva y queso gouda; y jamón cocido, con queso danbo y manteca. El énfasis está puesto en la calidad de la materia prima y la abundancia de los ingredientes: en total, cada sándwich lleva 200 gramos, entre el fiambre y el queso, provistos por un frigorífico de Salta; el pan se elabora exclusivamente para el proyecto.

En el país donde todo se hace sándwich: el chori, la milanesa o los vegetales está “Parada Sanguchera” es muy bien valorada porque son la mejor opción tanto para el desayuno, almuerzo, merienda o cena a un precio realmente conveniente.