Pequeñas empresas, servicios de gigantes

Al igual que un proveedor brinda alambre de hierro a una pyme autopartista para la fabricación de bujías, una empresa de recursos humanos puede suplir la demanda de fuerza laboral para una nueva oportunidad de negocio o para hacer frente a un pico de trabajo estacional.

Como en muchos otros rubros, la industria automotriz posee sus características y especificaciones. Pequeñas y medianas empresas proveedoras de autopartes a las grandes terminales deben cumplir con dos premisas clave: la entrega a tiempo y el cumplimiento de estándares de calidad internacionales. El capital laboral es fundamental para que logren estar a la altura de estos requerimientos.

Las empresas autopartistas suelen tercerizar personal ante situaciones especiales.

Una respuesta a esta problemática es tercerizar la contratación de la fuerza laboral, contando de esta forma con la oportunidad de tener una mayor dotación en el momento necesario, ya que los plazos de entregas de autopartes a las terminales automotrices deben respetarse sin excepción. Si no se cumplen los plazos, las Pyme deben pagar considerables multas, perdiendo a veces la rentabilidad de la entrega. Al tercerizar este capital humano, las Pyme ahorran el tiempo y los costos inherentes a la búsqueda y selección de personal idóneo para la tarea.

Además, las empresas autopartistas suelen tercerizar personal ante remplazos por licencias, cuando requieren mayor volumen de mano de obra y no desean aumentar su personal fijo o bien ante la presencia de puestos de alta rotación, como es el caso de los puestos operativos. Contar con una firma especializada, ahorra tiempos y dolores de cabeza.

Las autopartistas evalúan la relación costo/beneficio en el mediano plazo en la contratación de su personal. Si bien en el corto plazo la tercerización de personal de un puesto puede requerir de una mayor inversión, en el mediano y largo plazo está generando un ahorro al prever situaciones de pagos de licencias, desvinculaciones o procesos legales, teniendo a su vez siempre garantizada la cobertura del puesto de trabajo.

Al tercerizar el capital humano, las automotrices pueden contar con personal “a medida” de la necesidad de cada organización, que le posibilite desarrollar la actividad de manera óptima para que esa terminal sea certificada.

 

* Gerente de la Unidad de Negocios Industrial de ManpowerGroup Argentina.

 

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.