Pequeño gran desembarco

Aunque en algunos mercados tiene 30 años de historia, el March es toda una novedad en la Argentina. Se trata del primer auto chico (Segmento B) que la marca japonesa vende en nuestro país. Y también señala el comienzo del camino para un nuevo representante local de Nissan: ahora forma parte del grupo del empresario Manuel Antelo, titular de Car One y ex representante de Renault en la Argentina.

El March (conocido como Micra en otros países) llega a nuestro mercado importado de México, como varios otros Nissan que se venden por acá (Tiida, Sentra y NP300).

Pero es probable que, más adelante, comience a venir importado de Brasil, donde el año que viene abrirá una nueva planta que producirá el March, el sedán Versa y un monovolumen, todos basados en la misma Plataforma V.

Pero vamos de a poco. El March se lanzó a la venta en mayo y Lubri-Press lo manejó durante casi una semana. A continuación, la crítica completa.

Por fuera

Por plataforma, Nissan ya tenía en la Argentina un auto del Segmento B: el Tiida. Pero, por dimensiones y equipamientos, ese modelo no tuvo problemas para que el público local lo asumiera como un compacto (Segmento C).

El March es más chico y económico que el Tiida, pero eso no quita que, en esta cuarta generación -conocida como K13-, tenga las mayores dimensiones de su historia: mide 3,78 metros de largo y tiene una buena distancia entre ejes de 2,45 metros.

Sus formas redondeadas no son casuales. Ayudan a ofrecer una buena altura interior.

Nissan ofrece una versión SR con accesorios deportivos. Lubri-Press cree que este Visia Plus es el más equilibrado.

En ciudad, consume 6,9 litros cada 100 kilómetros.

Su diseño está entre los más originales y atractivos del segmento. El March es un auto que le cae simpático a casi todo el mundo: todas sus líneas son suaves y redondeadas. La trompa remite al rostro de un Pokemón de los buenos y se permite jugar con algunas líneas curiosas, como las dos pequeñas olas marcadas sobre el techo.

Para quienes piensen que el March tiene un aspecto demasiado simpático, Nissan también ofrece una versión SR (20.170 dólares) con detalles deportivos: spoiler, zócalos, alerón sobre la luneta, llantas de color titanio, salida de escape cromada y gráficas en los laterales. El resultado no es del agrado de Lubri-Press, pero va en gustos.

Fácil de maniobrar, con buen motor y diseño simpático. El March se siente muy cómodo en la ciudad.

La versión de entrada a gama (Visia, 17.150 dólares) viene con llantas de chapa con 14 pulgadas, pero la unidad probada (Visia Plus, 18.743 dólares) ya trae llantas de aleación de 15 pulgadas, con neumáticos Maxis 175/60. La rueda de auxilio tiene las mismas dimensiones de las otras, pero la llanta es de chapa.

Por dentro

En el interior del March siguen las redondeces, desde el tablero hasta el techo. La forma de burbuja del habitáculo hace que el acceso sea muy amplio. También hay buena altura para la cabeza.

En la consola de instrumentos siguen las redondeces. Los materiales son económicos, pero la calidad de los encastres es superior a la media del segmento.

La posición de manejo recuerda más a un citycar (Segmento A) que a un auto chico, como es el March: el conductor siente que va un poco más elevado con respecto al tránsito. La butaca se regula en altura, pero los conductores más altos no se sentirán muy cómodos: la banqueta es corta y el agarre lateral es escaso.

El volante se regula en altura y tiene un tacto muy suave. Si a esto se agrega que la dirección del March es muy buena, estamos ante un volante que se agarra con entusiasmo todas las mañanas.

El tablero de instrumentos tiene poca información: los únicos dos relojes son el velocímetro y el tacómetro. El nivel de combustible se informa por una columna de barras luminosas. Y el único testigo de temperatura del agua –como ya es una lamentable moda en este segmento del mercado- es la luz que se prenderá cuando el motor ya se haya recalentado.

Hay varios botones ciegos. Los levantavidrios eléctricos, el aire acondicionado y el audio con MP3/CD/Aux vienen de serie. Los espejos eléctricos son exclusivos de las versiones Visia Plus y SR.

La computadora de abordo informa kilometrajes parciales y totales, consumo de combustible, autonomía y velocidad promedio. Sin embargo, se extrañan algunos detalles de equipamiento: por ejemplo, no hay indicador de temperatura ambiente ni regulación para la intensidad de la luz del tablero.

El equipamiento de confort es correcto: levantavidrios en las cuatro puertas, espejos de regulación eléctrica, aire acondicionado, toma de 12 voltios y equipo de audio CD/MP3/Aux.

Pero resulta inevitable reparar en la presencia de demasiados botones ciegos, pintados de negro. Cumplen una sola función: recordarte que, en algunos países, el March viene más equipado.

Se nota la falta de espejos de cortesía en los parasoles, cenicero/basurero y respaldo trasero rebatible por mitades: sólo se pliega completo.

Hablando de las plazas traseras, la altura del techo es muy buena, pero si se sientan dos adultos, no quedará espacio ni para un niño.

El baúl tiene 227 litros de capacidad. En este segmento hay varios competidores que ofrecen más.

La posición de manejo es elevada. Atrás, el techo tiene buena altura. Caben dos adultos con comodidad.

Seguridad

Hay cuatro apoyacabezas, cuatro cinturones inerciales de tres puntos y uno de dos puntos. El March se ofrece en la Argentina sólo con dos airbags, pero no hay posibilidad de equipar frenos ABS.

El importador local aseguró que el antibloqueo se ofrecerá a partir del año que viene. Lubri-Press recomienda esperarlo a quienes valoren el gran aporte a la seguridad de este dispositivo.

Sus rasgos son únicos. Nadie confundirá al March con otro auto.

El March ya fue evaluado en las pruebas de choque de LatinNCAP -el organismo de la Federación Internacional del Automóvil que mide el nivel de seguridad de los autos vendidos en nuestra región-: obtuvo sólo dos estrellas, un resultado al mismo nivel (flojo) de otros autos chicos vendidos en nuestro país. LatinNCAP también recordó que el March europeo (Micra) obtuvo una mejor calificación.

Otro faltante relacionado con la seguridad: ninguna versión trae faros antiniebla delanteros.

Motor y transmisión

El moto naftero, de 1.6 litros de cilindrada y 16 válvulas, es de lo más moderno que Nissan ofrece en todo el mundo. Se lo conoce por el nombre HR16DE y, desde el 2010, impulsa a más de 14 modelos de Nissan en todo el mundo.

Fue desarrollado en alianza con Renault –que en su gama lo identifica con la letra H- y se fabrica en Japón.

Desarrolla 107 caballos de potencia a 5.600 rpm y tiene un torque de 142 Nm a 4.000 rpm. La distribución es por cadena, en lugar de correa. Esto ahorra costos de mantenimiento y reduce las vibraciones.

La caja es manual, de cinco velocidades.

Por lejos, el motor es la mayor virtud del March. Buenas noticias: llegarán más modelos de la marca con este picante 1.6 16v.

Comportamiento

El March es un auto pensado para la ciudad y, en este aspecto, Nissan no falló: el motor sorprende por su empuje desde bajo régimen y trepa de vueltas como un molinillo de café.

Las relaciones del cambio son cortas y ayudan mucho a darle un excelente pique en el tránsito urbano. Creo que no me equivoco si digo que ningún otro auto de nuestro segmento B transmite las sensaciones de vértigo del March a la hora de acelerarlo.

Pasa de cero a 100 km/h en 9,1 segundos y alcanza una velocidad máxima de 184 km/h. Son valores muy buenos para un auto de este segmento y precio.

Las relaciones cortas de la caja –con palanca de recorrido largo y tacto un tanto crocante- ayudan mucho en ciudad, pero en la ruta el motor trabaja bastante enroscado: 3.650 rpm a 120 km/h, en quinta marcha.

Tablero con información limitada. El plástico protector está marcado. Esta unidad padeció el toqueteo de miles de visitantes del Salón de Buenos Aires 2011.

Sin embargo, estamos ante un propulsor muy económico. Casi no se lo escucha cuando está regulando y sólo en ruta el régimen elevado de trabajo se transforma en un ruido más invasivo.

En ciudad gasta 6,9 litros cada 100 kilómetros y en ruta se conforma con 4,9 litros. Esos valores incluso perdonan el hecho de tener un tanque de sólo 41 litros de capacidad.

La dirección es muy precisa, pero el chasis no acompaña. Me explico: la suspensión es muy confortable, a mitad de camino entre la blandura de un Fiat Palio y la puesta a punto más dura de un Gol Trend.

Las dudas con el March llegan a la hora de las curvas: la carrocería se inclina demasiado y deja sentir la ausencia de barras estabilizadoras, que sí tiene el Micra en otros mercados. Esto también se nota en ruta, sobre todo cuando se viaja con fuertes vientos laterales.

Estamos hablando de un auto de ciudad y la solución a este problema es simple: doblá más despacio. Pero resulta inevitable mencionarlo cuando estamos ante un auto que tiene una dirección y un motor que invitan todo el tiempo a divertirse.

Los frenos son correctos, pero se siente la falta de ABS, sobre todo cuando se pisa el pedal con decisión y las ruedas no están perfectamente alineadas. Ahí, la ausencia de antibloqueo y el rolido de la carrocería sacan a la luz algunos vicios que obligan a corregir con el volante.

De todos modos, en ningún momento sus reacciones son peligrosas. Pero, hay que repetirlo: es una lástima que un motor tan bueno no cuente con un chasis que le aguante el ritmo.

Conclusión

El March es un auto que agrada por diseño, dirección, motor y calidad de fabricación. Tiene lagunas en el equipamiento –sobre todo en seguridad- y tanto la suspensión como el tamaño del baúl obligan a pensarlo dos veces si se lo va a usar mucho tiempo en ruta.

Si se trata de manejar en la ciudad, en cambio, estamos ante uno de los mejores autos del segmento: consume poco, tiene un excelente pique, el habitáculo es amplio y es muy fácil de maniobrar.

Pero, acorde a los tiempos que corren, ya no alcanza con hablar del producto: la política también se cuela en el mundo de los autos. Y esto afecta de manera especial al March.

Para este auto de origen azteca, la interrupción del acuerdo automotor entre México y Argentina -que recargó su precio con impuestos aduaneros- resultó una zancadilla que no estaba prevista en los planes de la marca.

Sin embargo, esta traba no es el fin del mundo para Nissan Argentina. Ni mucho menos. El March es el primer modelo que inicia la independencia de la marca en nuestro país y los planes del nuevo importador –con una nueva planta a inaugurarse en Brasil el año que viene- son ambiciosos.

El March deberá ofrecer más motorizaciones y una caja automática si quiere ganar mercado. Y, si quiere jugar en las grandes ligas, Nissan también deberá extender su red de concesionarios.

Más allá de los “peros”, hay que destacar que el March es la primera jugada de esta nueva etapa de Nissan en la Argentina y ya de entrada plantea una interesante pelea a marcas mucho más establecidas. Todo parece indicar que, lo mejor de Nissan, es lo que está por venir.

 

C.C.

Fotos: Alberdan Producciones

 

 

FICHA TECNICA

  • Modelo probado: Nissan March 1.6 Visia Plus
  • Precio: 18.743 dólares (March Visia, 17.150 dólares; March SR, 20.170 dólares.
  • Garantía: Tres años o 100 mil kilómetros.
  • Comercializa: Nissan Argentina (www.nissan.com.ar)

 

MOTOR

  • Tipo: naftero, delantero transversal, cuatro cilindros en línea, 16 válvulas, inyección electrónica.
  • Cilindrada: 1.598 cc
  • Potencia: 107 cv a 5.600 rpm.
  • Torque: 142 Nm a 4.000 rpm.

 

TRANSMISIÓN

  • Tipo: tracción delantera.
  • Caja: manual, de cinco velocidades.

CHASIS

  • Suspensión delantera: Independiente, tipo McPherson con muelles.
  • Suspensión trasera: Eje de torsión, con muelles.
  • Frenos delanteros: a disco.
  • Frenos traseros: a tambor.
  • Dirección: Piñón y cremallera, con asistencia eléctrica EPS.
  • Neumáticos: Maxis 175/60R15

PRESTACIONES

  • Velocidad máxima: 184 km/h
  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 9,1 segundos
  • Consumo urbano: 6,9 l/100km
  • Consumo extraurbano: 4,9 l/100km
  • Consumo medio: 5,8 l/100km

 

MEDICIONES

  • Largo / ancho / alto: 3.780 mm / 1.665 mm / 1.528 mm
  • Distancia entre ejes: 2.450 mm
  • Peso en vacío: 959 kilos
  • Capacidad de baúl: 227 / 537 litros.
  • Capacidad de combustible: 41 litros.

EQUIPAMIENTO

  • Doble airbag frontal
  • Cinturones delanteros inerciales
  • Dos cinturones traseros inerciales y uno de cintura
  • Cierre automático de puertas con sensor de velocidad
  • Alarma antirrobo
  • Inmovilizador electrónico
  • Espejos exteriores color carrocería con ajuste eléctrico
  • Limpialavaluneta trasero
  • Limpiaparabrisas intermitente con velocidad variable
  • Paragolpes color carrocería
  • Parrilla delantera cromada
  • Pilar central negro
  • Tercera luz de stop
  • Volante regulable en altura
  • Asiento del conductor regulable en altura
  • Aire acondicionado
  • Aviso de olvido de llave, luces encendidas y nivel bajo de combustible
  • Asientos traseros rebatibles
  • Cobertor de baúl rígido
  • Cierre central de puertas con comando a distancia
  • Insertos símil aluminio en tomas de aire acondicionado
  • Computadora de abordo multifunción
  • Levantavidrios eléctricos en las 4 puertas
  • Insertos simil aluminio en volante y marco de tablero
  • Luz de baúl
  • Radio con reproductor de CD, MP3 y entrada auxiliar
  • Cuatro parlantes
  • Dos portabotellas delanteros
  • Dos posavasos delanteros
  • Posavasos trasero
  • Toma 12v

 

Argentina vs México: pierde el consumidor

En esta nota del Nissan March resulta inevitable de hablar de una cuestión coyuntural: su precio y el impacto que ya sufre por la ruptura de un acuerdo comercial con México.

El 26 de junio el Gobierno argentino suspendió de manera unilateral el libre intercambio automotor con México, que permitía el ingreso a nuestro país de vehículos, sin pagar aranceles aduaneros.

Mientras México reclama por la ruptura de este acuerdo, todos los autos provenientes de México deben pagar un 35% de impuestos sobre su valor en puerto.

Las marcas no están trasladando este impuestazo de manera directa al precio final. Pero las subas fueron inevitables.

El mes pasado, casi todas las automotrices modificaron sus listas de precios al compás de la llegada de nuevos embarques provenientes de México.

Algunas correcciones fueron más acentuadas que otras, acompañadas también por la inflación que afecta a toda la economía nacional.

Y las marcas que aún no cambiaron sus listas fue porque todavía cuentan con stock de vehículos mexicanos en el país. O porque directamente suspendieron la entrega de unidades, a la espera de nuevas negociaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.