Profesionales en los tiempos de pandemia

Las soluciones y estrategias que adoptaron las principales empresas de la postventa automotriz para enfrentar este año de crisis económica y sanitaria. Responden los líderes.

“Hoy podemos decir que superamos la proyección que teníamos para estos meses de trabajo”, dijo Selva López Demarchi.

¿De qué manera adaptaron el funcionamiento de la empresa desde que comenzó la cuarentena por el Coronavirus? ¿Cuántos días estuvieron sin operar y qué inversiones realizaron para modificar la modalidad de trabajo?

El aislamiento por cuarentena fue particularmente severo en nuestra provincia. Además de haber iniciado dos días antes que el resto del país, impuso el cierre de nuestras instalaciones fabriles y comerciales durante los primeros 45 días. Ante dicha adversidad, la decisión inmediata de la dirección y mandos medios fue utilizar el tiempo para capacitar y concientizar al personal en materia de Seguridad e Higiene, diagramar los protocolos necesarios acordes a la nueva modalidad, organizar turnos rotativos y disponer la adquisición de los nuevos elementos de trabajo (máscaras faciales, barbijos, alcohol, desinfectantes y termómetros infrarrojos). Dicha preparación dio como resultado una excelente e inmediata adaptación una vez retomadas las actividades. El objetivo primordial fue en todo momento preservar la salud de nuestro equipo de trabajo pero sin descuidar los procesos de producción y comercialización que en definitiva sostienen a la empresa.

¿De qué manera la cuarentena afectó las ventas? ¿Cuál era la proyección que habían hecho a comienzos de año y qué estimaciones tienen ahora?

Las ventas en marzo y abril cayeron fuertemente, sin embargo poco a poco fuimos a partir del mes de mayo recuperando los niveles normales. Hoy podemos decir que superamos la proyección que teníamos para estos meses de trabajo. Ello se debe a que somos una empresa completamente integral, fabricamos cada pieza de nuestros productos y al encontrarnos en el interior del país, nos vemos obligados manejarnos con sobre stocks de productos elaborados y de materias primas permanentes, lo cual nos permitió seguir abasteciendo el mercado casi con total normalidad. Si bien la provincia del Chaco quedó completamente incomunicada de las provincias que la rodean (Corrientes, Misiones, Formosa, Santa Fe, Santiago del Estero), el hecho de contar con depósitos mayoristas en San Miguel de Tucumán y Rio IV y logística propia, pudimos seguir abasteciendo a nuestros distribuidores y clientes, evitando que sufran el quiebre del stock de nuestros productos. A nivel comercial la cuarentena nos impidió continuar con las visitas habituales a nuestros clientes en forma presencial, sin embargo pudimos suplir dicha circunstancia apoyándonos en las vías alternativas que ofrecen las nuevas tecnologías de la comunicación.

¿Tienen productos o servicios que con esta “nueva normalidad” hayan bajado o aumentado en su demanda? ¿Cuáles y por qué?

Afortunadamente, luego de reactivada la actividad, nuestros productos aumentaron su demanda. Tener producción cien por ciento nacional y stock disponible, fue clave para hacerle frente a este momento. Actualmente estamos trabajando muy duro en la producción, dado que el área fabril fue la más golpeada, por la cantidad de días que estuvo sin actividad. Nuestro país es por excelencia productor agrícola-ganadero y esa actividad nunca se detuvo, por lo que nuestras ventas siguieron fluyendo al ritmo de las necesidades del sector. Por otra parte, si bien la logística general tuvo un proceso de adaptación, nunca dejó de operar completamente, lo cual nos obligó a realizar el esfuerzo necesario para seguir brindando nuestros productos y servicios.

Entre sus clientes, mencione algún caso que merezca ser destacado por las ideas o adaptaciones que implementó para operar con esta “nueva normalidad”.

Cómo síntesis de todo lo ocasionado por la pandemia podemos corroborar aquello de que de toda gran crisis pueden surgir oportunidades. En nuestro caso, pudimos hacer sintonía fina de nuestros canales de comunicación con proveedores y clientes; estrechar lazos con el personal de las distintas áreas para, bajo la dirección del área de seguridad e higiene, buscar en conjunto el armado de los protocolos sanitarios y operativos eficientes; y afianzar los canales de comercialización remotos. El resultado del esfuerzo se refleja día a día en la continua confianza de nuestros clientes, quienes encontraron en la marca un apoyo permanente, aun frente a tan graves circunstancias sanitarias y económicas.