Quichicientas veces Cinquecento

Es la primera SUV de Fiat que se vende en la Argentina. Parece un Cinquecento, pero tienen poco en común. Buena mecánica, buen equipamiento y más barato que un Renegade 4WD.

El 500X Cross es la primera SUV y el primer auto con tracción integral que Fiat vende en la Argentina (si no contamos a los tres Panda 4×4 vendidos en 2015).

También es el único Fiat que llega a nuestro país importado de Italia.

Sólo faltaba Fiat. La marca italiana es la última en sumarse al segmento de las SUVs en la Argentina. Y lo hizo en noviembre pasado, con una propuesta original y simpática: el 500X parece un Cinquecento anabolizado. Pero tiene poco en común con el Fitito.

Sobre la base del Jeep Renegade, Fiat desarrolló un vehículo al estilo italiano. De hecho, es el más italiano de los Fiat que hoy se venden en la Argentina: es el único que viene importado de la patria de los Agnelli.

Manejamos durante una semana la versión tope de gama: 500X Cross, de 682 mil pesos. La crítica completa se reproduce a continuación.

POR FUERA

Los únicos componentes en común entre el 500 y el 500X son los emblemas. Son dos autos completamente diferentes. Pero no hay dudas: el 500X le copió algunas de las mejores proporciones y rasgos al Cinquecento. Si el Fitito moderno es -aún hoy- un auto adorable, el 500X heredó parte de ese encanto. Es simpático, aunque no tierno. Es moderno, sin llegar a modernoso. Y elegante, aunque para nada aburrido.

Entre las SUV del Segmento B (chico) en nuestro mercado (premium o generalista), sólo el Mini Countryman lo equipara en términos de originalidad y personalidad.

El 500X comparte plataforma y distancia entre ejes con el Jeep Renegade. El resto de las medidas son algo diferentes: el Fiat es 41 milímetros más largo, nueve más angosto y 70 más bajo. Esas proporciones son las que hacen que el 500X se vea mejor plantado en el suelo que el Renegade. Y, en eso, ayudan en gran parte las llantas de 18 pulgadas de esta versión Cross (calzadas con Continental WinterContact 225/45R18).

Además de las ruedas, la versión Cross se diferencia de la entrada a gama Pop Star (¿no había un nombre menos cursi, amigo de Fiat?) por los picaportes cromados, el paragolpes con barra de protección más prominente y los faros bi-Xenón.

Lubri-Press coincide con los bovinos.

La variante Cross tiene tracción integral e invita a ensuciarla un poquito.

El 500X se vende en la Argentina en versiones Cross y Pop Star.

Más guiños al 500, ahora dentro de los faros delanteros.

POR DENTRO

Bienvenidos al Fiat con mejor calidad de fabricación que se vende en la Argentina. Si el Jeep Renegade brasileño siempre estuvo por encima de la media del segmento, en términos de materiales y terminaciones, el 500X va un poco más allá. Y con mucho estilo.

Lo primero que te va a llamar la atención son las butacas, con excelentes tapizados en cuero marrón. Es un revestimiento microperforado, con costuras dobles, rebordes en color gris y dos guiños al Cinquecento convencional: apoyacabezas redondos y el logo “500” bordado en blanco.

El mismo cuidado se aprecia en la plancha de instrumentos y las puertas (que combinan materiales blandos con duros). Muchos comandos tienen diseños similares a algunos Fiat del Mercosur, pero la calidad de los materiales es claramente superior en el 500X. Este auto se produce en una sola planta para todo el mundo: Fiat Melfi. Está fabricado para satisfacer la exigencia del público argentino, pero especialmente del europeo y el estadounidense.

La posición de manejo es muy buena, claramente más cómoda y natural que en un pequeño Cinquecento: acá el volante (forrado en excelente cuero) tiene ajuste en altura y profundidad.

El tablero tiene mucha información y la pantalla táctil multimedia de siete pulgadas es muy fácil de usar. El único defecto: no tiene GPS, algo que sí ofrecen muchos de sus rivales. Al menos cuenta con cámara de retroceso y dos puertos USB.

El habitáculo es muy luminoso. Esta versión Cross viene con techo panorámico doble (la parte delantera se abre). El lado negativo: pierde bastante altura interior, algo que se padece de manera especial en las plazas traseras (donde tampoco sobra espacio para las piernas). Es un auto para que viajen -más o menos cómodos- cuatro adultos. Sin embargo, el asiento trasero parece más bien pensado para tres niños.

Como en el Jeep Renegade, el baúl es algo justo: tiene 350 litros de capacidad. El respaldo trasero se pliega por partes. La buena noticia: bajo el piso del baúl hay una rueda de auxilio de verdad. Tiene el mismo tamaño y llanta que las titulares.

Interior con calidad y diseño italianos, comenzando por los tapizados en cuero microperforado marrón.

Atrás es bastante justo en altura y espacio para las piernas: es para dos adultos o tres niños.

Espectacular: doble techo panorámico con cortinas (la parte delantera se abre).

Muchos componentes recuerdan a algunos Fiat del Mercosur. Pero la calidad de materiales es italiana.

Excelente volante, de aro grueso, base plana, forrado en cuero y con levas del cambio.

El tablero parece sencillo, pero la computadora central es muy completa.

En modo Off-Road, informa en tiempo real cómo se reparte el torque en las cuatro ruedas.

En modo Sport, la pantalla se transforma en un medidor de Fuerza G.

Los modos de manejo se cambian desde esta perilla, ubicada junto a la palanca de cambios.

La pantalla táctil cuenta con Apple Car Play y Android Auto, pero no tiene GPS propio. Sólo una brújula.

Apoyacabezas, picaportes y otros detalles recuerdan que estás en un auto inspirado en el Cinquecento.

Problema de anteponer el diseño a la función: las ventanillas traseras sólo pueden bajar hasta ahí.

El baúl es bastante justo: 350 litros. Bajo el piso tiene una rueda de auxilio del mismo tamaño y llanta que las titulares.

SEGURIDAD

Como todos los Fiat importados, en este aspecto es un auto completísimo. Viene de serie con siete airbags (incluyendo para las rodillas del conductor), frenos ABS con EBD, control de estabilidad, control de tracción, anclajes Isofix, asistencia al arranque en pendiente y monitoreo de presión de neumáticos.

La versión Cross suma varios elementos que no tiene la Pop Star (otra vez ese nombre, ¿no hubiera sonado mejor “Stella della Canzone”?). Son el alerta de punto ciego, la cámara de retroceso, los faros bi-Xenón, el control de crucero adaptativo y los sensores de lluvia y crepuscular.

Con respecto a las pruebas de choque, EuroNCAP sometió en 2015 a un 500X a sus crash tests. Tenía seis airbags (sin airbag de rodilla, como sí ofrece en Argentina). Obtuvo una calificación de cuatro estrellas, con 86% en protección de adultos, 85% en niños y 74% en peatones.

MOTOR y TRANSMISIÓN

El 500X llega a la Argentina con el conocido motor naftero 1.4 Multiair (turbo con intercooler) que ya equipan otros Fiat importados que se venden en nuestro mercado. Pero tiene dos configuraciones, según cada versión. Entrega 140 cv y 230 Nm en la versión Pop Star (si es una estrella pop, ¿por qué no llamarla Raffaella Carrà?), mientras que en la variante Cross que probamos en Lubri-Press trepa hasta 170 cv y 250 Nm.

La Pop Star (¿o qué tal Carla Bruni?) viene con caja manual de seis velocidades y tracción delantera. La Cross se combina con una transmisión ya conocida de la Fiat Toro y de los Renegade Longitude/Trailhawk: caja automática de nueve velocidades, con convertidor de par, levas al volante y tracción integral a demanda, con bloqueo de 4×4.

Los neumáticos son de invierno. Muy útiles para el Sur argentino. En invierno. No sirven para otros tipos de off-road.

COMPORTAMIENTO

El Fiat 500X Cross viene con neumáticos de invierno. Serán muy útiles en el Sur argentino (en invierno). Pero no están pensados para otros tipos de superficies off-road. Además, el despeje del suelo es de 180 milímetros (20 menos que el Jeep Renegade o la Ford EcoSport).

Estos datos alcanzan para comprender a qué se refiere Fiat cuando coloca el emblema “4×4” sobre el portón trasero. Es un vehículo con tracción integral, de acople automático, pero no es un todo terreno.

No es un auto pensado para el barro, aunque en la tierra y el ripio se defiende muy bien. En este caso, la tracción integral no es una invitación a la aventura, pero sí un gran aporte a la seguridad: las ruedas patinan poco y, cuando se supera el límite de adherencia, las reacciones son muy neutras y manejables. En eso ayuda mucho la dirección, con una asistencia eléctrica bien calibrada.

El tren delantero se siente muy robusto, algo que ya es norma en las últimas generaciones de Fiat. Aguanta con ganas los baches, las piedras y hasta los serruchitos del camino.

Lo mismo ocurre en la ciudad, donde es un auto ágil, muy fácil de maniobrar y con buenos consumos. Gasta una media de 8,1 litros cada 100 kilómetros.

El motor 1.4 Turbo MultiAir comparte muchos componentes con el que tiene el nuevo Abarth 595 Turismo. Pero acá el turbo no es Garrett y sus reacciones no son explosivas. En el 500X, con el agregado de 1.430 kilos peso, el motor es algo remolón en bajas vueltas. Por suerte, la caja de nueve velocidades se encarga de ubicar al tacómetro siempre en el régimen de equilibrio entre torque y consumo (entre 2.000 y 3.000 rpm).

Es la misma caja que permite que, a 120 km/h y en novena, el motor trabaje a sólo 1.800 rpm.

Recordemos que esta caja de nueve marchas –la misma que ya usan el Renegade Trailhawk y la Fiat Toro– arranca en condiciones normales siempre en segunda. Sólo en modo Off-Road y Sport sale desde parado en primera. Así, logra una aceleración de 0 a 100 km/h en 8,8 segundos. En modo Normal y saliendo en segunda, esa medición puede superar los 10 segundos. La velocidad máxima es de 199 km/h.

En el modo Off-Road, para bloquear la doble tracción, hay que darle un toque a la leva izquierda antes de arrancar. Así, saldrá en primera y con doble tracción permanente. Esto se mantendrá hasta una velocidad máxima de 50 km/h. En el tablero aparecerá un gráfico que indica qué porcentaje de torque está recibiendo cada eje, en tiempo real. Lo bueno es que acá el modo se llama Off-Road y no Low (baja), como miente la Fiat Toro, para hacer creer que tiene reductora (no tiene).

La doble tracción también funciona a velocidades mayores de 50 km/h, pero sólo a demanda. Es decir, el sistema enviará torque a las ruedas traseras sólo cuando detecte que las delanteras están perdiendo adherencia. Es un pase automático, donde el conductor no puede intervenir.

El modo Sport acelera la respuesta del pedal derecho, realiza los cambios a mayor régimen y endurece levemente la dirección. Al activarlo, en el tablero aparece un medidor de Fuerza G, igual que en el Abarth 595 Turismo.

El confort de marcha es muy bueno. Tiene suspensiones independientes, con esquema McPherson en las cuatro ruedas. Se combina con unos excelentes frenos a disco en las cuatro ruedas. Tan sólo hay que acostumbrarse a modular el pedal: aplica toda su potencia ya desde la primera parte del recorrido.

La cabina está bien insonorizada y se lo siente como si fuera un auto más grande de lo que es en realidad.

Visita veloz a la estancia de Jacinto Campos.

Una SUV basada en el Jeep Renegade, con tracción integral en esta versión Cross.

CONCLUSIÓN

El 500X no es el primer Fiat de otro segmento que copia los rasgos del pequeño Cinquecento. En la Argentina ya tuvimos el 500L, una minivan para cinco pasajeros, que fue víctima de las trabas a la importación (y que tampoco convencía por un motor algo anémico).

El 500X llega ahora al país con reglas de mercado bastante más claras y con mecánicas más interesantes. A eso hay que sumarle su estética SUV, una línea de diseño que en todo el mundo está desplazando a las minivans. Por eso, no hay planes de que el 500L vuelva a nuestro mercado.

Tampoco hay planes de reactivar el proyecto del Panda 4×4. Se anunció varias veces para nuestro mercado, pero al final se trajeron sólo tres unidades en noviembre de 2015 y no se renovó el stock.

El 500X será, por el momento, la única SUV de Fiat en nuestro mercado. El proyecto de la Toro SUV sigue en estudio, pero aún no recibió la luz verde de producción.

Pero volvamos al 500X: es un vehículo de gran diseño y calidad, que además se anima a ciertas incursiones off-road (siempre y cuando no sean extremas). La versión Cross tiene ventajas de potencia, caja, equipamiento, tracción y seguridad frente a la variante Pop Star (¿se acuerdan de Eros Ramazzotti?), pero también cuesta 152.700 pesos más.

En general, el 500X no es un auto barato. Pero sí sorprende que cueste bastante menos que las versiones tope de gama del Jeep Renegade. Los dos comparten plataforma y muchos componentes mecánicos. Pero, mientras el 500X tributa 35% de arancel aduanero al venir desde Italia, el Renegade está exento de ese impuesto, al llegar desde Brasil.

Además, es una oportunidad única de comprar un Fiat realmente italiano. Y eso se nota en la calidad de fabricación del 500X. En la actualidad, hay muchos Fiat importados en Argentina, pero vienen de otros países (Brasil, Turquía y Polonia).

Para ser completamente italiano y disfrutar de este estate argentino, a la versión de entrada a gama sólo le estaría faltando un detalle: llamarse Gianna Nannini.

Carlos Cristófalo
Producción fotográfica: Lola Tyrrell

FICHA TÉCNICA

  • Modelo probado: Fiat 500X Cross
  • Origen: Italia
  • Precio: 682.000 pesos (versiones desde 529.300 pesos)
  • Garantía: Tres años o 100 mil kilómetros.
  • Comercializa: FCA Automobiles Argentina (www.fiat.com.ar)

MOTOR

  • Tipo: Naftero, delantero transversal, cuatro cilindros en línea, cuatro válvulas por cilindro, sistema de admisión MultiAir, inyección electrónica multipunto, turbocompresor, intercooler y sistema Start&Stop.
  • Cilindrada: 1.368 cc
  • Potencia: 170 cv a 5.500 rpm
  • Torque: 250 Nm a 2.500 rpm

TRANSMISIÓN

  • Tipo: integral a demanda, con bloqueo de 4×4 y control electrónico.
  • Caja: automática, de nueve velocidades, con convertidor de par, modo secuencial y levas al volante.

CHASIS

  • Suspensión delantera: independiente, tipo McPherson, con resortes helicoidales, amortiguadores hidráulicos y barra estabilizadora.
  • Suspensión trasera: independiente, tipo McPherson, con resortes helicoidales, amortiguadores hidráulicos y barra estabilizadora.
  • Frenos delanteros: discos ventilados.
  • Frenos traseros: discos macizos.
  • Dirección: de piñón y cremallera, con asistencia eléctrica.
  • Neumáticos: Continental WinterContact 225/45R18 (rueda de auxilio del mismo tamaño y llanta)

PRESTACIONES

  • Velocidad máxima: 199 km/h
  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 8,8 segundos
  • Consumo urbano: 9,1 l/100km
  • Consumo extraurbano: 7,2 l/100km
  • Consumo medio: 8,1 l/100km

MEDIDAS

  • Largo / ancho / alto: 4.273 mm / 1.796 mm / 1.620 mm
  • Distancia entre ejes: 2.570 mm
  • Peso en orden de marcha: 1.430 kg
  • Capacidad de baúl: 350 / 1.000 litros
  • Capacidad de combustible: 48 litros

EQUIPAMIENTO

  • Doble airbag frontal delantero
  • Doble airbag lateral delantero
  • Doble airbag de cortina
  • Airbag para rodillas del conductor
  • Alerta de olvido cinturones de seguridad
  • Cámara de estacionamiento trasera
  • Control electrónico de estabilidad (ESC)
  • Control de tracción (TC)
  • Sensores de estacionamiento traseros
  • Sistema de asistencia al arranque en pendiente (HLA)
  • Sistema de frenos ABS + EBD
  • Sistema de Monitoreo de Presión de Neumáticos (TPMS)
  • Sistema de sujeción de sillas para niños (Isofix)
  • Detección de ángulo ciego
  • Faros delanteros bi-Xenón
  • Alarma volumétrica
  • Inmovilizador de motor (Fiat Code)
  • Drive Mood Selector (selector del modo de conducción)
  • Climatizador automático bizona
  • Control de crucero Adaptativo (ACC)
  • Computadora de a bordo
  • Asiento del conductor con regulación lumbar eléctrica
  • Espejor retrovisor interno electrocrómico
  • Levantavidrios eléctricos delanteros y traseros “one-touch up/down” (4)
  • Sensores de lluvia y crepuscular
  • Volante regulable en altura y profundidad
  • Apertura y encendido sin llave
  • Volante multifunción forrado en cuero
  • Freno de mano eléctrico
  • Techo solar eléctrico
  • Sistema multimedia Uconnect 7” con Android Auto y Apple Carplay
  • Comandos por voz
  • Toma de 12v
  • Tapizado de cuero
  • Asiento trasero partido 60/40
  • Faros antiniebla delanteros con función cornering
  • Luces diurnas (DRL – Daytime Running Lights)
  • Ópticas traseras de leds
  • Llantas de aleación 18″

También te puede interesar...