Todo en uno – Jeep Renegade Trailhawk

Turbodiesel. Tracción integral. Caja automática. Techo desmontable. Bajo consumo. Excelente seguridad. Es la mejor SUV chica del mercado argentino. Y eso tiene un precio.

El Jeep Renegade se vende en la Argentina desde comienzos de 2016, pero recién en septiembre del año pasado llegó la versión tope de gama: Trailhawk.

Jeep reserva este nombre especial para sus SUVs con planteo off-road: Renegade, Compass, Cherokee y Grand Cherokee. Todas ellas tienen su versión Trailhawk. La única excepción es el Wrangler, que para eso usa el apodo Rubicon. El motivo es comprensible: no es una SUV, sino un todo terreno puro y duro.

Pero volvamos al Renegade. El nombre Trailhawk no es sólo un emblema: implica una configuración única -al menos en nuestro mercado- para la SUV de Jeep en el Segmento B (chico). Tanto es así que cuesta casi el doble que el Renegade más accesible.

Manejamos este Trailhawk de 767.700 pesos durante dos semanas. La crítica completa se reproduce a continuación.

POR FUERA

Sobre la base de la Plataforma Small Wide, el Grupo FCA ya ofrece varios modelos en nuestro mercado: Jeep Renegade, Jeep Compass, Fiat Toro (los tres fabricados en la misma planta brasileña de Pernambuco) y Fiat 500X (importado de Italia).

En términos de diseño, cada uno tiene su personalidad bien marcada. El Renegade es uno de los más debatidos: agrada o no, sin términos medios. A mí me gusta, más por originalidad que por lindura. Sólo le cuestiono que los guardabarros voluminosos hagan que las ruedas parezcan tan chiquitas.

¿Y en qué se diferencia el Trailhawk del resto de los Renegade? Comenzando por las ruedas, está calzado con Pirelli Scorpion ATR 215/60R17, con llantas pintadas de negro.

Además, cuenta con unos robustos ganchos de rescate pintados de rojo (dos adelante y uno atrás, que no sirven para remolque). La presencia de estos ganchos -muy bien anclados al chasis- obligaron a reformar un poco los paragolpes. El paquete exterior se completa con faros de Xenón, luces antiniebla, sticker negro sobre el capot y emblemas “Trailhawk” y “Trail Rated” en los cuatro costados.

Mi detalle favorito: el Trailhawk es el único Renegade que se vende en la Argentina con doble techo desmontable. Es un accesorio que en Brasil ofrecen todos los Renegade como opcional, pero que en nuestro mercado sólo viene con el Trailhawk. Y es de serie.

Son dos piezas de plástico reforzado (con un cuidado revestimiento interno símil Alcántara), que se desmontan con mucha facilidad: sólo hace falta un destornillador Torx (típico del Jeep Wrangler), para quitar las trabas de seguridad. Cuando se circula descapotado, las dos piezas se guardan en una gran funda con moldes de telgopor. Ocupan mucho espacio en un baúl que, ya de por sí, es pequeño.

Si buscás un Trailhawk más grande, tal vez te interese esta noticia. En breve, FCA lanzará a la venta en la Argentina el Jeep Compass Trailhwak. Tendrá la misma mecánica de este Renegade, pero con mayor espacio interior (y un diseño que -ahí sí- agrada a todos).

POR DENTRO

Más allá del techo, en el interior se diferencia de otros Renegade por los tapizados en cuero con bordado “Trailhawk”. También tiene apliques rojos en las salidas de aire, los parlantes y la base de la palanca de cambios.

Otra diferencia frente a los Renegade con tracción simple está en la perilla ubicada frente a la palanca de cambios. Es el famoso Select Terrain de Jeep, con varias funciones: 4WD Low, 4WD Lock, Hill Descent, Auto, Snow, Sand, Mud y Rock.

El 500X comparte plataforma y muchos componentes con este Renegade, pero el Fiat viene importado de Italia, mientras que el Jeep se fabrica en Brasil.

Los productos fabricados en la planta de Pernambuco (Renegade, Compass y Toro) tienen una calidad por encima de la media del Mercosur, pero es evidente que aún están lejos del nivel de un auto europeo. Se nota en la calidad de los plásticos -blandos o duros- y también en los revestimientos en cuero. La diferencia más notable está en el tacto del volante: cuero de verdad en el 500X Cross, contra cuero sintético en el Renegade.

Brecha tecnológica: el 500X Cross tiene una pantalla táctil color de siete pulgadas (sin GPS), mientras que el Trailhawk se conforma con una de cinco pulgadas en blanco y negro (sólo el GPS TomTom es en color).

El Renegade tiene una muy buena posición de manejo. Las dos butacas delanteras tienen ajuste en altura y el volante se regula en altura y profundidad. Atrás, el espacio es correcto: caben dos adultos o tres niños. El baúl es un problema: tiene apenas 260 litros de capacidad, es muy chico. La mayoría de las veces, hay que quitar la bandeja portaobjetos para ganar espacio de carga.

En su defensa hay que decir que, bajo el piso del baúl, hay una rueda de auxilio del mismo tamaño y llanta que las titulares. Es un Jeep Trailhawk, no podía ofrecer menos que eso.

SEGURIDAD

Este es uno de los puntos más destacados. Viene de serie con siete airbags (incluyendo para las rodillas del conductor), anclajes Isofix, frenos ABS con EBD, control de estabilidad, control de tracción, asistencia al arranque en pendiente, control de descenso, monitoreo de presión de neumáticos, faros de Xenón y sistema mitigador de vuelco.

El 500X Cross se diferencia de su primo al agregar alerta de punto ciego, faros bi-Xenón y control de crucero adaptativo.

El Jeep Renegade brasileño fue sometido a las pruebas de choque de LatinNCAP en julio de 2015. Con el protocolo de ese entonces, una unidad con sólo dos airbags obtuvo la calificación máxima: cinco estrellas en protección de adultos y niños.

MOTOR y TRANSMISIÓN

El Trailhawk es el único Renegade con motor turbodiesel que se vende en la Argentina. Bajo el capot lleva un motor ya conocido en nuestro mercado: el 2.0 turbodiesel de la Fiat Toro. Este mismo motor lo equipará también, en breve, el Jeep Compass Trailhawk.

Es un impulsor con inyección directa por common-rail, turbo de geometría variable e intercooler. Entrega 170 cv a 3.750 rpm y 350 Nm a 1.750 rpm.

Cumple con la normativa Euro 5 que entró en vigencia en enero pasado, para lo cual utiliza un filtro de partículas (DPF) en su sistema de escape. Lubri-Press tiene registrados muchos casos de usuarios de la Toro que tuvieron problemas con este DPF. Incluso FCA ya realizó un recall. Hasta el momento, no hay registros de que este problema se haya producido en el Renegade Trailhawk y durante las dos semanas de pruebas no se produjeron inconvenientes.

El motor se combina con una caja automática de nueve velocidades. La tracción integral es “a demanda”. Esto significa que, en condiciones normales, opera con tracción simple (delantera). Sólo envía torque a las ruedas traseras cuando se detectan pérdidas de adherencia.

Como en la Toro, el Renegade Trailhawk cuenta con una función llamada 4WD Low. A pesar de lo que dice su nombre, no es una caja reductora. No tiene “baja”. Lo que hace el sistema es arrancar siempre en primera marcha (normalmente lo hace en segunda) y retener ese cambio hasta las 3.500 rpm, para aprovechar el empuje de su relación más corta. Alcanza para superar obstáculos difíciles a muy baja velocidad, con total seguridad y control, pero hay que aclararlo: no es “Low”.

También, como en la Toro, tiene un sistema 4WD Lock: bloquea la doble tracción hasta una velocidad máxima de 50 km/h, para evitar que el sistema acople y desacople todo el tiempo. Esto permite avanzar con mayor confianza y capacidad de tracción sobre terrenos difíciles.

Pero el Renegade Trailhawk tiene algo que la Toro no posee: el Select Terrain de Jeep. Es una variante simplificada del sistema de ayuda electrónica para la conducción off-road, que tienen otros Jeep.

El Select Terrain utiliza los sensores de los frenos ABS, control de estabilidad, control de tracción y control de descenso para cambiar sus parámetros de intervención y permitir cierto grado de patinamiento de los neumáticos. Hay un programa diferente para cuatro tipos de terrenos: nieve (“Snow”), arena (“Sand”), barro (“Mud”) y piedras (“Rock).

Otra gran diferencia con la Toro. Cuando se desconecta el control de estabilidad en el Trailhawk (ya sea de manera manual o al activar el modo 4WD Low) la electrónica se apaga por completo y permite al conductor tener el control absoluto del vehículo, sin intervenciones molestas. En la Toro, la electrónica siempre permanece remanente e interviene cuando detecta patinamientos o derrapes.

El Trailhawk es el único turbodiesel, pero no es el único Renegade 4WD que se vende en la Argentina. Desde abril de 2016 se comercializa el Renegade Longitude 4×4: tiene un motor Tigershark 2.4 naftero, con 187 cv y 236 Nm. La transmisión es la misma del Trailhawk: caja automática de nueve velocidades y tracción integral a demanda con Select Terrain.

COMPORTAMIENTO

Voy a confesar una frivolidad: la prueba de este Renegade Trailhawk coincidieron con mis vacaciones de verano. Por eso, el recorrido fue más extenso de lo habitual: dos semanas y cuatro mil kilómetros (en lugar de los habituales siete días y mil kilómetros). Este Jeep no cayó de casualidad en esta fecha en el garage de Lubri-Press. Vengo programando esta prueba desde que se lanzó en septiembre. Me pareció lo más apropiado para un largo viaje en familia, por la Patagonia argentina.

El motor, la caja y las suspensiones del Renegade Trailhawk son ideales para un recorrido de este tipo, sobre todo cuando hay caminos que no están en muy buen estado. Circula por ripio, tierra y barro con la misma soltura con la que viaja sobre buen pavimento a 120 km/h, en novena velocidad y con el motor apenas trabajando a 1.750 rpm. Se siente robusta y muy estable. No es una SUV urbana: el chasis está puesto a punto para ser exigido.

El 2.0 turbodiesel se siente holgado. Es un impulsor pensado para llevar hasta mil kilos de carga en una Fiat Toro, así que los 1.674 kilos de este Trailhawk los mueve con soltura. Acelera de 0 a 100 km/h en 9,1 segundos y alcanza los 198 km/h.

Como ocurre en la Fiat Toro Automática, para lograr ese valor de aceleración hay que arrancar desde parado en primera. Para eso, antes de acelerar, hay que darle un leve toque a la leva izquierda del cambio. En condiciones normales, esta caja arranca siempre en segunda. Si se mide la aceleración de 0 a 100 arrancando en segunda se obtendrán valores muchos más lentos que los registrados por Lubri-Press con ese método.

Los valores medidos hablan de un vehículo muy ágil, con excelente torque para realizar sobrepasos y hacer viajes largos a buen ritmo, con pocas paradas. El tanque de combustible es generoso: tiene 60 litros.

En el off-road, se agradece que el ESP se desconecte por completo. El Renegade tiene las dimensiones justas para divertirse manejando sobre terrenos sueltos y las reacciones son muy nobles. Con las opciones del Select Terrain, los sistemas Low y Lock, la caja secuencial y el ESP On/Off, podés pasar un buen rato encontrando el seteo indicado para cada condición de manejo.

Pero lo más importante, una vez más, está bajo el capot: un turbodiesel de excelente rendimiento, silencioso, con pocas vibraciones y con torque abundante en bajas vueltas. La caja de nueve marchas se encarga de que el impulsor trabaje siempre en el cambio más indicado.

Entre 1.500 y 2.500 rpm entrega lo mejor que tiene. Las levas del volante –en aluminio fresco, de excelente tacto- son ideales para tener siempre trabajando al cambio ideal. El paso de marchas es muy rápido y es casi imperceptible.

El techo desmontable, exclusivo de este Trailhawk, me parece un detalle genial. Cuando circulás por senderos de ripio, entre los árboles y buscando el lago o la playita ideal para pasar un día de verano, es un placer manejar a cielo abierto. No es un cabrio, pero recuerda en mucho a la filosofía del Wrangler. Cuando está colocado, la aislación acústica no es tan buena como en los Renegade con techo fijo, pero algunos ruidos aerodinámicos se toleran cuando sabés que estás manejando un cuasi-descapotable.

Los frenos y la dirección son muy buenos. Después de que en España denunciaran que los Renegade tienen tendencia a levantar el eje trasero en frenadas de emergencia, volví a probar los Renegade brasileños para ver si eso ocurría. No me pasó ni con la versión Sport ni con este Trailhawk. Tan sólo recomendaría una mayor protección de los frenos y suspensiones para esta versión en particular: en el ripio se sienten mucho los golpes de las piedritas y alguna que otra podría afectar a esos componentes.

También ofrecería como opción neumáticos con más dibujo para el barro. Quien compre un Renegade Trailhawk claramente está buscando una SUV chica para hacer off-road. No tuve necesidad de usar los ganchos de rescate. Pero están ahí, tan rojos y llamativos: es toda una tentación jugar a embarrarlo hasta el techo, hasta encajarlo.

CONCLUSIÓN

Turbodiesel. Tracción integral. Caja automática. Techo desmontable. Bajo consumo. Gran autonomía. Mucho torque. Excelente seguridad. Ganchos de rescate bien cojudos. El Jeep Renegade Trailhawk es la mejor SUV chica del mercado argentino. Y eso tiene un precio: 767.700 pesos.

Jeep ofrece una versión naftera 4WD, pero el Renegade Longitude no tiene el techo ni el torque ni la autonomía (¡ni los ganchos!) de su hermano Trailhawk. Y tampoco es mucho más barato: cuesta 708.800 pesos.

También es una tentación comparar al Trailhawk con su primo italiano: el Fiat 500X Cross. Tiene una mecánica muy eficiente y cuenta con una excelente calidad de fabricación. A pesar de que tributa el 35% de arancel aduanero, al venir desde Europa, es bastante más barato que este Jeep: 682 mil pesos.

Pero quien busque una pequeña SUV para hacer off-road en serio, ni siquiera tendrá en cuenta al Cinquecento 4WD. El Renegade Trailhawk es un auto de nicho que comprarán pocos, pero que cumple con un rol bien claro: demuestra que Jeep es capaz de ponerle su sello hasta al más chiquito de sus productos.

Su precio lo pone en la franja de SUVs más grandes y lujosas. Es comprensible si preferís alguna de esas, por la ventaja en el espacio interior. Tengo la suerte de que, por mi trabajo, yo también podría haber elegido una de ellas, para mi viaje de dos semanas por la Patagonia. Pero quise manejar este Jeep.

El Renegade Trailhawk fue el maridaje perfecto para disfrutar de los mejores paisajes de la Argentina.

 

Carlos Cristófalo
Producción fotográfica: Lola Tyrrell

FICHA TÉCNICA

  • Modelo probado: Jeep Renegade Trailhawk
  • Origen: Brasil.
  • Precio: 767.700 pesos (versiones desde 452.300 pesos)
  • Garantía: Tres años o 100 mil kilómetros.
  • Comercializa: FCA Automobiles Argentina (www.jeep.com.ar)

MOTOR

  • Tipo: diesel, delantero transversal, cuatro cilindros en línea, cuatro válvulas por cilindro, inyección directa por common-rail, turbo de geometría variable e intercooler.
  • Cilindrada: 1.956 cc
  • Potencia: 170 cv a 3.750 rpm
  • Torque: 350 Nm a 1.750 rpm

TRANSMISIÓN

  • Tipo: tracción integral, de acople automático, con bloqueo 4×4 (modo 4WD Lock) y otros modos de manejo (Auto, Rock, Sand y Snow).
  • Caja: automática, de nueve velocidades, con modo secuencial, levas al volante y modo 4WD Low, para activar la primera marcha (de fuerza).

CHASIS

  • Suspensión delantera: independiente, tipo McPherson, con resortes helicoidales, amortiguadores hidráulicos y barra estabilizadora.
  • Suspensión trasera: independiente, tipo McPherson, con resortes helicoidales, amortiguadores hidráulicos y barra estabilizadora.
  • Frenos delanteros: discos ventilados.
  • Frenos traseros: discos macizos.
  • Dirección: de piñón y cremallera, con asistencia eléctrica.
  • Neumáticos: Pirelli Scorpion 215/60R17 (rueda de auxilio del mismo tamaño y llanta).

 

PRESTACIONES

  • Velocidad máxima: 198 km/h
  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 9,1 segundos.
  • Consumo urbano: 8,3 l/100km
  • Consumo extraurbano: 6,1 l/100km
  • Consumo medio: 7,2 l/100km

MEDIDAS

  • Largo / ancho / alto: 4.242 mm / 1.805 mm / 1.691 mm
  • Distancia entre ejes: 2.570 mm
  • Peso en orden de marcha: 1.674 kg
  • Capacidad de baúl: 260 / 1.300 litros
  • Capacidad de combustible: 60 litros

EQUIPAMIENTO

  • Doble airbag frontal delantero
  • Doble airbag lateral delantero
  • Doble airbag de cortina
  • Airbag para las rodillas del conductor
  • Frenos ABS con EBD
  • Asistencia de arranque en pendiente
  • Asistencia de descenso en pendiente
  • Control de estabilidad (ESC) y tracción (TCS)
  • Sistema de mitigación de rolido
  • Freno de estacionamiento eléctrico
  • Sensor crepuscular y de lluvia
  • Sensor estacionamiento trasero
  • Cámara retroceso
  • Encendido por botón (Sistema Keyless enter-n-go)
  • Navegador satelital
  • Pantalla touch central multimedia 5″
  • Sistema de control presión neumáticos
  • Comando de audio al volante
  • Control de crucero y limitador de velocidad
  • Asiento conductor y pasajero con regulación en altura manual
  • Climatizador automático bi-zona
  • Computadora de abordo con tablero LCD 7″
  • Espejo retrovisor interno electrocrómico
  • Volante forrado con cuero y levas del cambio
  • Barras longitudinales portaequipaje
  • Espejos laterales con comando interno y plegables eléctricamente con repetidor de giro led
  • Faros de xenón
  • Faros antiniebla
  • Ganchos de remolque rojos delanteros
  • Llantas de aleación 17″
  • Techo Open Sky desmontable en dos piezas

También te puede interesar...