Una relación muy particular

Por Carla Colombo

La calle está llena de coches con nombre propio y conductores que humanizan sus relaciones con los vehículos al darles palabras de aliento, agradecerles y disculparse por el esfuerzo realizado. Las máquinas cobran vida y se incorporan en la de sus dueños como si fuesen una persona más. A veces la simbiosis es tan grande que hasta las letras de la patente dicen algo de su dueño: vi hace pocos días atrás a un señor con unos cuantos kilitos de más, dueño de una contextura forjada seguramente a base de asados domingueros, manejando un autito cuya chapa ostentaba la palabra FAT. ¿No es llamativo?

¿Cuál es el secreto para una relación a largo plazo? Sin duda, el mantenimiento preventivo.

¿Cuál es el secreto para una relación a largo plazo? Sin duda, el mantenimiento preventivo.

El amor es loco, irracional, no elegimos de quién enamorarnos. Así que mujeres, controlen sus impulsos y sus reclamos, no hay mucho que pueda hacerse para remediar esta situación. El ruido del motor es poderoso, casi tanto como las piezas originales y de colección. Solo queda aceptarlo, cada coche tiene sus propias herramientas de seducción.

Algunos cautivan por su apariencia, su rendimiento superior, y su estado impecable; otros son fieles compañeros, nunca dejan tirados a sus dueños. De atracciones fatales y sueños cumplidos a relaciones cada vez más serias. Los conductores buscan mantener sus coches el mayor tiempo posible, y cuando el cambio toca a la puerta, comienza el duelo por lo perdido. Se eterniza el amor por el auto en recuerdos e historias que van a ser contadas una y otra vez.

Pero, ¿cuál es el secreto para una relación a largo plazo? Sin duda, el mantenimiento preventivo, así que una buena idea para el día de los enamorados es demostrarle a tu auto cuanto te importa, dándole una revisión completa y un mantenimiento constante.

¿Cómo hacerlo? Si sos fierrero, ya sabés todo de tu nave, nadie mejor que vos para encontrar el desafine al encender el motor, el ruidito que golpea a la derecha o esa tos matinal que te preocupa tanto. Nadie como vos para levantar el capot y acariciar pieza por pieza atornillando y desatornillando hasta poner a punto a ese compañero fiel. Si sos de los otros muchos que tocan de oído, de los que prefieren entregarse al disfrute, al abrazo de tu máquina, al dejarte llevar cuando pisas el acelerador, recurrí a tu mecánico amigo o a tu centro de lubricación de confianza.

Y en esta puesta a punto cuando llega el momento de aceitar, ya lo sabés. Todo el universo de Fercol está formulado para que ese “ser” que tanto querés, al que le dedicás horas de paciencia, el que conoce muchos de tus secretos, esté bien provisto de los fluidos necesarios para que se deslice sobre ruedas sin esfuerzo.

¿Repasamos? Aceite para cárter, aceite hidráulico, transmisiones, aditivos, refrigerantes, grasas. Todo hecho por nosotros para que vos no tengas que pensar más en la correcta utilización.

Acordate: tenemos cualquier clase de lubricante o grasa que tu amigo te demande. Si no sabes cómo usarlo, o si tenés alguna duda, llamános: seguramente un experto de nuestro equipo en lubricación podrá asesorarte e indicarte el tipo y cantidad de aceite para el auto.

Dale siempre a tu auto lo mejor. Devolvele toda la felicidad que él te otorga. Cuidalo, querelo, mimalo. Ponele Fercol.

* Fercol Lubricantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.