Vuelve la diversión

Nissan presentó dos concept cars con características radicalmente distintas, creadas mediante un nuevo enfoque en el desarrollo de producto y que, juntas, ofrecen una nueva visión de lo auténtico.

Los conceptos IDx son casos de estudio. El primero es una visión desenfadada y enfocada al uso diario, el IDx Freeflow. El segundo es el IDx NISMO, un modelo ultradeportivo y futurista que parece recién salido de un simulador de conducción.

El IDx NISMO y el IDx Freeflow muestran cómo Nissan está utilizando un método de desarrollo de producto inédito e innovador para cumplir los requisitos de los clientes más jóvenes, que tienen ideas nuevas y emocionantes y que se implican con ellas para construir los coches que quieren.

El enfoque de co-creación del producto requiere la participación de los consumidores. Se ha diseñado para la generación digital, los nacidos después de 1990, e integra sus comentarios en el proceso de creación. Nissan considera que este enfoque podría tener aplicaciones reales en un futuro próximo.

Esta actividad de co-creación ha llevado al desarrollo de los dos concept car IDx, cada uno con su propia identidad, pero siguiendo los valores, preferencias y el deseo de autenticidad del colectivo que ha colaborado, principalmente formado por los nacidos en esta era digital, los “nativos digitales” y que han ayudado a crearlos.

La Co-creación define una nueva relación entre Nissan y sus clientes. El prefijo que Nissan ha puesto a sus dos nuevos conceptos, “IDx,” refleja esos ideales. “ID” es el acrónimo sacado de “identificación”, en referencia a las cosas que cada persona relaciona con un coche y la “x” es la variable que representa los nuevos valores y sueños nacidos a través de la comunicación.

Los concepts IDx fueron creados con la colaboración de potenciales clientes nacidos en los años ’90.

Los concepts IDx fueron creados con la colaboración de potenciales clientes nacidos en los años ’90.

Interior deportivo y muy colorido. No pasa desapercibido.

Interior deportivo y muy colorido. No pasa desapercibido.

A pesar de la edad de sus creadores, el estilo retro es innegable.

A pesar de la edad de sus creadores, el estilo retro es innegable.

Implicar a los miembros de la generación digital ha creado la oportunidad de aprender una gran cantidad de nuevas ideas y posibilidades creativas. El diálogo de co-creación se ha extendido a todas las áreas, desde el bastidor básico del coche hasta los últimos detalles del acabado.

Las versiones finales de los dos “concept cars” han nacido de la implicación de dos comunidades de co-creación separadas. Cada uno de ellos tiene su propio carácter y da una impresión muy diferente. El diseño de los dos conceptos IDx incorpora la expresión directa de los nativos digitales de la forma ideal de la sencillez en un sedán compacto. Ha sido como darles un lienzo en blanco para que expresaran libremente cualquier cosa que les gustara.

La conclusión de Nissan de esta comunicación fue el deseo de una configuración básica y auténtica para un coche. Un auto sin influencias heredadas, basado en las proporciones ideales y con la imagen sencilla de un auto de tres volúmenes. Por tanto, los conceptos IDx comparten la misma imagen de tres volúmenes.

Los diseñadores de Nissan se empaparon de la idea de “un coche de configuración auténtica” y tomaron como punto de partida esa forma de “caja flexible.” Se encontraron varios enfoques únicos desde un punto de vista estructural, con lo que el IDx podría tener distintas apariencias. Por ejemplo, los guardabarros delantero y trasero, así como la estructura lateral, como los paneles de las puertas, parecen rodear el habitáculo para centrar la atención en el centro del vehículo.

Esta estructura permite al coche diferenciarse de los otros en su vista lateral y frontal, con una enorme libertad para la personalización. Las líneas separan claramente los costados y el techo y destacan la pureza visual mientras crean una nítida y única forma. Además, visto desde atrás y desde delante, el coche mantiene las líneas compactas y las proporciones bajas y anchas, dando la sensación de ser un coche real.

IDX1

Tanto el interior como el exterior comparten el objetivo de un diseño simple, con la cantidad justa de funciones y accesorios estándar en los coches para dar una clara sensación de fiabilidad de construcción.

De tamaño compacto – unos 4,1 metros de longitud, 1,7 metros de ancho y 1,3 metros de altura total – los IDx impresionan por su imagen exterior al mismo tiempo osada y realista.

Para cumplir las grandes expectativas de un sistema que pueda propulsar un coche tan formidable, una propuesta de los ingenieros de Nissan es la combinación de un motor turbo de inyección directa de 1,6l de alto rendimiento junto con una transmisión automática CVT deportiva o con caja de cambios manual de seis velocidades y control de revoluciones sincronizado. El resultado es una atractiva mezcla de herencia de competición con los mejores conocimientos modernos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.