Adiós al BMW i8 la pieza de museo más moderna del mundo

El futurista deportivo híbrido de BMW ya se dejó de producir. Bienvenido al planeta de los clásicos.

El pionero del diseño futurista y del placer de conducir dinámico y sostenible: el BMW i8 Coupé y el BMW i8 Roadster se acercan al final de su producción. El primer modelo híbrido enchufable de BMW Group pasa a la historia de la compañía como el automóvil deportivo electrificado más exitoso del mundo.

El tramo final en el camino hacia el “Salón de la Fama” de los vehículos deportivos BMW: seis años después de su lanzamiento al mercado, el BMW i8 finaliza su ciclo de vida del producto. Cuando cese la producción del BMW i8 Coupé y del BMW i8 Roadster, los vehículos deportivos híbridos enchufables habrán asegurado su lugar entre los hitos de la compañía. El BMW i8 comenzó su historia de éxito mundial como una simbiosis única de diseño futurista y tecnología pionera. El primer modelo híbrido enchufable de BMW Group allanó el camino para el placer de conducir que fue tan dinámico como sostenible y se convirtió en el epítome de la fascinación de conducir con la tecnología de propulsión electrificada. Se sentaron las bases para la amplia gama de modelos híbridos enchufables de BMW Group. Al mismo tiempo, el BMW i8 se convirtió en el vehículo deportivo más exitoso del mundo con un sistema de propulsión electrificado. Con más de 20 000 unidades vendidas desde 2014, logró mayores ventas que todos los competidores juntos en su segmento.

El BMW Vision EfficientDynamics ya era una perspectiva atractiva para el futuro de la movilidad individual. El estudio conceptual presentado en el Salón Internacional del Automóvil (IAA) en Frankfurt en 2009 representó la promesa de combinar el distintivo placer de conducir de BMW y un diseño inspirador con una sostenibilidad pionera. El estudio de un vehículo deportivo de 2 + 2 plazas con puertas de ala de gaviota, una reinterpretación del lenguaje típico de diseño de BMW, un sistema híbrido enchufable y tracción integral orientado exclusivamente a la estética y la eficiencia, recibió una respuesta abrumadora. Con el anuncio de que las características centrales de su diseño y tecnología serían transferidas a un vehículo de producción de la nueva marca BMW i y así comenzaría una nueva era de placer de conducir, BMW Group pronto provocó reacciones entusiastas.

De arriba para abajo: BMW Z8, BMW M1, BMW i8 y BMW 507.

El BMW i8 hizo su estreno mundial en el salón del automóvil IAA en 2013 junto con el BMW i3. El doble debut fue la señal de partida para implementar una estrategia integral de electrificación, con la cual BMW Group estableció el curso temprano y consistente para un programa modelo dirigido hacia el placer de conducir de manera sostenible. Hoy, la compañía es uno de los principales proveedores mundiales de vehículos con sistemas de propulsión electrificados. Además del BMW i3, el BMW i3s y del MINI Cooper SE de accionamiento puramente eléctrico, los modelos híbridos enchufables están disponibles en todos los segmentos relevantes, desde la clase compacta y mediana, pasando por los modelos BMW X, hasta deportivos y berlinas de lujo. BMW Group planea expandir su gama para incluir 25 modelos electrificados para 2023, de los cuales más de la mitad funcionarán solo con energía eléctrica.

Como pionero emblemático del placer de conducir con la tecnología híbrida enchufable, el BMW i8 fue el vehículo ideal para el trabajo desde el principio. Y esto no sólo se aplica a su papel como Safety Car en el Campeonato Fórmula E de la FIA, que ya asumió en 2014. El BMW i8 es el primer vehículo deportivo del mundo, que se ha desarrollado teniendo en cuenta la sostenibilidad desde el principio. En particular, se forjaron nuevos caminos con la arquitectura específica del vehículo BMW i y el sistema híbrido enchufable. La combinación de una celda de pasajeros hecha de polímero reforzado con fibra de carbono (CFRP) con un chasis de aluminio fue tan revolucionaria como la interacción controlada de forma inteligente del motor de combustión y el motor eléctrico. El concepto de vehículo de 2 + 2 plazas, el diseño aerodinámicamente optimizado, la construcción inteligente de peso ligero y el innovador concepto de funcionamiento fueron diseñados para resolver la contradicción entre dinámica y eficiencia que prevalece en la ingeniería automotriz convencional. Como resultado de este enfoque innovador, el BMW i8 ofrece el rendimiento de conducción de un vehículo deportivo de primera clase, combinado con un consumo promedio de combustible a nivel de vehículo pequeño.

El híbrido deportivo i8, junto a los íconos de la historia de BMW.

El control de su sistema híbrido enchufable fue diseñado tanto para la entrega de potencia dinámica como para la interacción más eficiente de los dos motores. El motor de combustión con tecnología BMW TwinPower Turbo transfiere su potencia a las ruedas traseras. El motor eléctrico impulsa las ruedas delanteras. El resultado es una tracción integral híbrida específica con una influencia notablemente positiva sobre la tracción, la agilidad y la estabilidad de conducción. Esto, y la entrega espontánea de potencia del motor eléctrico con un par máximo de 250 Nm disponible inmediatamente desde el inicio, significan que el carácter deportivo del BMW i8 también se caracteriza por su conducción puramente eléctrica y, por lo tanto, libre de emisiones. Se puede alcanzar hasta 120 km / h en modo de conducción puramente eléctrico. El par motor combinado de ambos motores desata características inspiradoras de rendimiento al estilo de un vehículo deportivo de alto desempeño.

Fue el deportivo más moderno en 2014. Ya es historia.

La dinámica de conducción y la eficiencia también se ven reforzadas por la arquitectura LifeDrive típica de BMW i. El principio de diseño del BMW i8 estaba orientado completa y exclusivamente a una unidad híbrida conectable desde cero. La estructura del cuerpo y el tren motriz se desarrollaron como una unidad conceptual, lo que ayudó al BMW i8 a lograr el carácter auténtico de un vehículo deportivo pionero. La celda del pasajero (Life Module) hecha de polímero reforzado con fibra de carbono (CFRP) y el módulo de propulsión de aluminio, que además de los motores, la electrónica de potencia y el chasis también incluyen las funciones estructurales y de choque, no sólo permitieron un peso en vacío DIN de menos de 1,500 kilogramos, sino que también una distribución equilibrada de la carga por eje en la relación 50:50. Y como la batería de alto voltaje se colocó centralmente y de manera baja en el vehículo, el centro de gravedad se desplazó hacia abajo.

El carácter progresista del BMW i8 también fue evidente a primera vista en el diseño expresivo, pero aerodinámicamente optimizado de su posterior. Sus dinámicas proporciones de vehículo deportivo y las puertas con forma de ala de gaviota que se abren hacia adelante todavía llaman la atención. La parte delantera plana, la parrilla en forma de riñón BMW casi completamente cerrada, las cortinas de aire en el faldón delantero, la parte inferior cubierta, las faldas laterales contorneadas, las líneas de la sección lateral conocida como Stream Flow y los conductos de aire entre las luces traseras y el marco del techo también permiten al viento ser dirigido de manera específica. No sólo da como resultado un coeficiente de arrastre bajo (valor de Cx) de 0.26, sino también un equilibrio aerodinámico excepcionalmente favorable. La relación ideal de resistencia al aire y elevación para la dinámica de conducción y la seguridad es característica de esto y se logra sin accesorios de alerón adicionales.

En el campo de la tecnología de accionamiento, el precursor de todos los modelos híbridos conectables de BMW Group también fue el pionero de una nueva generación de motores de combustión. Un nuevo motor de gasolina de 3 cilindros con tecnología BMW TwinPower Turbo se utilizó por primera vez en el BMW i8. El motor de 1.5 litros se caracterizó tanto por un diseño particularmente compacto como por una potencia de salida específica excepcionalmente alta. Con 154 CV por litro de desplazamiento, se logró un nuevo récord para los modelos de la serie BMW.