Cautela al hablar de fluidos “Larga Vida”

Por el Ing. Antonio J. Ciancio

Las cajas automáticas para los automóviles están lejos de ser populares en Argentina. Sin embargo en los colectivos urbanos se han impuesto por ley y cumplen muy bien la función de facilitar el manejo a los choferes, de esa forma pueden concentrarse mucho mejor en el tránsito.

Estas cajas automáticas han evolucionado fuertemente desde las primeras, que tenían control mecánico y causaban un fuerte aumento del consumo de combustible, hasta las actuales, con gestión electrónica y gran refinamiento de la respuesta en aceleración y frenado. También se ha seguido la imprescindible tendencia de achicar todos los componentes del tren de potencia de las unidades: hoy la gran mayoría de los colectivos urbanos están impulsados por motores de cuatro cilindros y cajas “pequeñas” como la Allison Serie 2000.

Los diseños de vehículos más eficientes implican la reducción del peso y tamaño de todos sus órganos o sistemas. Las cajas automáticas no son la excepción, y siendo más chicas todas sus piezas sufren más el rigor de una aplicación que no da tregua, por las bruscas aceleraciones y frenadas impuestas por el tránsito de Buenos Aires y el GBA. En particular, desde la aparición de las cajas Allison Serie 2000 se han registrado temperaturas del fluido por encima de los 165°C en el convertidor. Si bien esa es una condición límite de funcionamiento, los recalentamientos son una de las fuertes razones para exigir el uso de los fluidos sintéticos que están certificados contra la especificación TES 295 (como Mobil Delvac Synthetic ATF)

 

Los ATF sintéticos superan en mucho a los minerales  porque  tienen propiedades excelentes para:

* Formar películas lubricantes muy resistentes en los engranajes y otros componentes mecánicos.

* Proporcionar las características de fricción justas entre las placas y discos de acople de los paquetes de embragues. Eso representa un refinamiento tecnológico de punta para los aditivos del fluido.

* Ayudar al enfriamiento de todo el sistema por tener menor fricción interna y una gran capacidad para fluir con más caudal por todos los conductos de lubricación.

* Mejorar el acople en los embragues múltiples gracias a esta capacidad para “escapar” más rápidamente del espacio entre placas y discos cuando se van acercando en cada cambio de marchas; y así promueven el mejor frenado de estas superficies de fricción.

* Optimizar el rendimiento del convertidor de torque con su mayor movilidad: en las cajas automáticas la transmisión de potencia se hace, durante buena parte de la marcha,  por el “acople fluido” basado en los cambios de dirección y velocidad que se dan en este interesante conjunto o parte de la caja.

Pero lo más interesante es que estas propiedades pueden ser retenidas por largos períodos de uso. En particular mantener una buena viscosidad ha sido un desafío infranqueable para los fluidos ATF minerales: la debilidad mecánica de los polímeros Mejoradores de Viscosidad y su rotura por oxidación (envejecimiento) han determinado caídas de viscosidad inaceptables a los 35000-40000 Km de uso en colectivos urbanos.

Las cajas automáticas en los colectivos de pasajeros se impusieron en la Argentina por ley.

Las cajas automáticas en los colectivos de pasajeros se impusieron en la Argentina por ley.

Asimismo los problemas de formación de espuma crecían al aumentar la cantidad de moléculas oxidadas en suspensión en el aceite y eso derivaba en enormes recalentamientos y funcionamiento errático de los pasajes de cambio.

Todo esto se solucionó con los sintéticos TES 295

Y gracias a este excepcional rendimiento los períodos entre cambios de aceite se fijaron en 120.000 Km. En los primeros años del desarrollo, tras múltiples trabajos (y discusiones) con los fabricantes de las cajas y de los vehículos se superaron las incompatibilidades que causaban vibraciones y esfuerzos indebidos en las configuraciones nacionales del grupo motor-caja y se pudo implementar tamaña duración. Por entonces toda una revolución.

A partir de allí, y como siempre que se hace un cambio similar en las rutinas de mantenimiento, Mobil hizo un enorme trabajo de verificación durante la operación. “Los pingos se ven en la cancha” y esta vez la carrera era de largo aliento…

Contando con un excepcional grupo de trabajo conformado por personal de mantenimiento de la empresa Dota y la colaboración de Start Up Ingeniería se realizó un seguimiento del aceite usado por el sistema Signum. Todo el control se mantuvo por más de cuatro años, generando una gran base de datos que ayudan al monitoreo de condición del funcionamiento de la caja y el vehículo, tomando más de 10 unidades de servicio urbano.

Los resultados avalan la performance del fluido y las prácticas de mantenimiento y por sobre todo permiten afirmar que el período de 120.000 Km es el adecuado para la Serie 2000 de Allison.

Lamentablemente, me he encontrado con algunos artículos y presentaciones sobre productos TES 295 se indican períodos entre cambios de aceite del doble de duración, pero omiten los ensayos que los respaldan. Esto sólo se explica por extrapolar indebidamente las recomendaciones para cajas Allison de mayor tamaño, sometidas a condiciones de operación menos severas. El profesionalismo de las empresas de transporte argentinas no merece tamaña improvisación, sin verificar el rigor mecánico de esta aplicación con un estudio extendido en el tiempo. Por ese motivo, el equipo de Mobil ofrece soluciones confiables para preservar los equipos de sus clientes; sin prometer resultados milagrosos, sino demostrados en la misma operación y en el día a día.

En los siguientes gráficos se trata de resumir la experiencia de campo.

Microsoft Word - CIANCIO-Gráficos Microsoft Word - CIANCIO-Gráficos Microsoft Word - CIANCIO-Gráficos

Vaya un gran agradecimiento para Damián Pezzella y Marcelo Marino, de Dota, y en especial para el Ing. Roberto Aveille (SUI), que llevó a cabo un sistemático muestreo.

 

* Ingeniero Senior de Lubricación Axion Energy. Mobil en Argentina. Investigador y Docente Asociado al Centro Argentino de Tribología. Órgano Técnico de la Cámara Arg de Lubricantes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.