Excelencia y calidad en equipamiento original

Purgado del sistema de combustible después del cambio de filtro en motores diesel.

A la hora de cambiar el filtro de combustible en un vehículo es necesario tener en cuenta algunos puntos muy importantes. Una de las causas de fallo más frecuentes en estos casos es el aire remanente en el sistema de inyección. Si no se purga, o si el purgado se realiza de forma negligente, pueden producirse rápidamente daños graves.

Los motores diésel son especialmente vulnerables ya que, si no reciben la correspondiente lubricación del combustible, los inyectores y la bomba de alta presión pasan muy pronto a funcionar en seco.

La mayoría de motores pueden purgarse mediante la activación de la bomba de combustible, por ejemplo; conectando y desconectando varias veces el encendido, con la ayuda del equipo de diagnóstico o mediante la conexión directa a la corriente de la bomba de combustible.

El purgado manual es otro de los métodos más habituales. En algunos vehículos, el sistema de combustible tiene integrada una bomba, en otros es necesario extraer el aire del sistema manualmente con la ayuda de una bomba de vacío.

En general conviene llenar el filtro nuevo con combustible limpio ya antes del montaje, a fin de evitar la marcha en seco. Además, esto reduce el posterior trabajo de purgado.

A fin de evitar una entrada indeseada de aire, también conviene actuar con meticulosidad a la hora de desagotar el filtro de combustible diésel (p. ej. KL 154). Después de soltar el tornillo de desagote y aspirar el agua, es necesario volver a apretar el tornillo con el par correcto. Si se aprieta demasiado puede producirse una deformación de la junta y por tanto el escape de combustible y la entrada de aire.

Importante: Antes de abrir el sistema es necesario desacoplar las tuberías de combustible con la herramienta adecuada A fin de evitar daños por sobrecarga en el motor de arranque se desaconseja purgar el motor exclusivamente mediante el arranque del motor.

 

Riesgo de avería

 

Los motores de arranque tienen una misión sencilla pero importante, poner en marcha el motor de combustión. Su tamaño, su estructura y su potencia dependen de su aplicación. El funcionamiento, sin embargo, es el mismo en todos los casos: se aplica corriente a un solenoide y este presiona el piñón contra la corona dentada del volante de inercia con ayuda de una palanca. Al mismo tiempo, un puente de contacto cierra el circuito eléctrico al motor de arranque, de forma que este gira y permite arrancar el motor de combustión. En cuanto el motor de arranque deja de recibir corriente, el solenoide abre el puente de contacto, el piñón se sale del carril y se desliza fuera de la corona dentada hasta alcanzar la posición inicial. En la mayoría de los casos, este ciclo solo dura unos segundos.

Si el motor de arranque se acciona durante un período prolongado, repetidas veces en un lapso breve o sin una pausa suficiente entre cada accionamiento, se generan altas temperaturas. Con sus bobinados, el solenoide equivale entonces a una espiral térmica, de modo que se producen cargas enormes para el motor de arranque. Estas sobrecargas se deben comprobar en el denominado papel indicador, que durante la fabricación se bobina en torno al solenoide y que pierde su color si se supera una temperatura determinada. Por tanto, las decoloraciones pronunciadas son una clara prueba de sobrecargas térmicas en el motor de arranque.

Importante: en general, se recomienda accionar el motor de arranque durante 30 segundos como máximo y dejarlo enfriar a continuación durante 2 minutos como mínimo. Este proceso debe realizarse como máximo un total de 3 veces sucesivas, y a continuación es necesario hacer una pausa prolongada. ¡Se desaconseja por completo utilizarlo para un fin distinto al previsto, por ejemplo para purgar el sistema de inyección después de cambiar el filtro de combustible!

Los Motores de Arranque Mahle se someten a las máximas exigencias: niebla salina, humedad, agua, polvo, lodo, vibraciones, calor y frío extremos o líquidos agresivos: la lista de desafíos es muy larga. Pero los motores de arranque de MahleLetrika funcionan con fiabilidad. En este sentido, los test exhaustivos realizados  y la experiencia de décadas de uso práctico no dejan lugar a dudas de la excelencia tecnológica de cada desarrollo.

También te puede interesar...