Falta de lubricación: ataque al corazón de un turbo

La integridad de un turbocompresor cuelga de un hilo de muy delgado: la fina línea de alimentación de aceite.

 

Los turbocompresores son piezas duras, incluso en las condiciones más extremas, estos componentes técnicamente complejos proporcionan un rendimiento excelente. Las velocidades del eje de más de 300.000 rpm, las temperaturas de los gases de escape de más de 1000 ° C y las presiones de aire de carga superiores a 2,5 bars son valores completamente normales. Un turbo moderno necesita soportar estas condiciones de trabajo durante muchos años y miles de kilómetros.

Pero la vida de un turbo cuelga  de un hilo de seda y esta es su delgada línea de alimentación de aceite. Aunque es típicamente sólo de unos pocos milímetros de diámetro, es extremadamente importante. Cualquier congestión en ella  puede tener consecuencias desastrosas.

Si comparamos el turbo con un corazón humano, la línea de alimentación de aceite es como una arteria. En un corazón humano se suministra sangre y en el vehículo al turbo se le suministra aceite de motor. Dada esta similitud de componentes, le bloqueamos su circulación, entonces se producirá un infarto en ambos casos.

Riesgo en su línea de alimentación

  1. Depósitos: Los efectos del envejecimiento y el calor causan depósitos nocivos y aceleran el caudal de lubricante al turbo. Eventualmente, esta lubricación mínima ya no es suficiente y los cojinetes empiezan a apretarse. Por lo tanto: siempre reemplace la línea de alimentación de aceite al reemplazar el turbo. Importante: la línea de alimentación de aceite corre directamente sobre el lado de escape caliente.
  2. Torcedura: Las líneas flexibles de alimentación de aceite, se torcerán tarde o temprano. Esta deformación plástica nunca se puede restaurar a su forma correcta. Aquí de nuevo, esto provoca cuellos de botella en la línea de suministro. Por lo tanto: asegúrese de reemplazar las líneas que puedan traer futuros inconvenientes
  3. Juntas: Selladores líquidos/gel son un absoluto peligro para las reparaciones de turbo. Pueden obstruir la entrada y bloquear los agujeros finos de aceite en la carcasa del cojinete. Atención: No utilice selladores. La junta provista para este fin es totalmente suficiente.

Un turbo soportar condiciones de trabajo extremas durante muchos años y miles de kilómetros.

La pérdida de presión

Al igual que el cigüeñal, los pistones, etc., el turbo necesita una cierta presión de aceite. Sólo puede funcionar correctamente con aceite de motor que esté bajo presión. Se forma una película lubricante entre el eje y los cojinetes lisos, sobre los cuales el eje básicamente “flota”. No hay esencialmente desgaste porque las dos partes del cojinete no hacen contacto entre sí. Cuando ocurren fallos en el suministro de aceite impactan  primero en el turbo, porque es el eslabón más débil del circuito de aceite. Si la presión del aceite falla a plena carga, tarda sólo una fracción de segundo en dañar el turbo. Las causas más comunes son las bombas de aceite defectuosas y las válvulas de control bloqueadas, que ajustan la presión del aceite a la velocidad del motor.

Por lo tanto: compruebe la presión del aceite y la cantidad de aceite entregada; También compruebe la presión bajo diversas condiciones de carga.

Calidad del aceite

La calidad del combustible desempeña hoy un papel crucial. Especialmente en motores diesel modernos, se requieren aditivos especiales. Sin estos aditivos, puede producirse un costoso daño al motor. Los aditivos de limpieza también se añaden al aceite evitando que el carbón  y otros residuos se acumulen en el aceite. El turbo es el primero en sufrir de cualquier ahorro extremo. El aceite de baja calidad o viejo puede causar una mayor acumulación de carbón en el aceite. Estos residuos actúan entonces como abrasivos en los cojinetes radiales del turbo y como consecuencia el desgaste aumenta enormemente.

Por lo tanto: siempre concientizar al usuario sobre la importancia de la calidad del aceite.

Departamento Técnico de Mahle

También te puede interesar...