Focus Group: Citroën C4 Cactus

Las lectores de Lubri-Press y Autoblog fueron a Casa FOA para probar y hablar sobre el nuevo C4 Cactus. A continuación, qué les gustó y qué no les gustó, en un Focus Group con opiniones bien claras.

El Focus Group femenino del nuevo Citroën C4 Cactus se realizó en Casa FOA 2018 y la prueba de manejo consistió en un recorrido por la zona de Villa Devoto.

Las lectoras de Lubri-Press y Autoblog probaron la versión tope de gama: THP 165 Automática Shine, de 846 mil pesos.

Lo manejaron por un recorrido a través del barrio porteño de Villa Devoto.

Girl Power. El nombre que define al movimiento de empoderamiento de las mujeres parece haber sido creado por una entusiasta de los autos. Eso quedó demostrado el mes pasado, cuando un grupo de lectoras de Lubri-Press y Autoblog participaron del primer Focus Group exclusivo para damas.

El evento se realizó en Casa FOA 2018, la exposición de decoración, arte y paisajismo de Villa Devoto, donde se organizó un test drive con el nuevo Citroën C4 Cactus. El restyling del hatchback para el Segmento B (chico) vino acompañado por cambios mecánicos, de diseño y de equipamiento.

Es hora de leer la opinión de las Power Girls.

TESTIMONIO I

  • Nombre: Alexia Minervini (27)
  • Ocupación: Empleada bancaria (maneja 10 mil kilómetros al año)
  • Vehículo actual: Citroën C4 (2013)
  • Vehículo anterior: VW Gol Power

Me gustó: “El diseño me gustó mucho, es un auto muy fino, me gusta más que el anterior Cactus. Me encanta hasta el diseño de las llantas.La dirección es muy linda y liviana. Es un auto muy cómodo, sobre todo en los asientos traseros. Fue la primera vez que manejé un auto con caja automática. Todo el funcionamiento me pareció muy suave. El funcionamiento del aire acondicionado me gustó mucho, enfría rápido y parejo. El tapizado de los asientos me encantó. El andar en el empedrado me llamó mucho la atención, no rebota ni hace ruidos, se siente muy bien”.

No me gustó: “El apoyabrazos central delantero es fijo, no se puede acomodar. Los espejos no se rebaten eléctricamente. Por el precio del auto, debería tener ese mecanismo. El baúl es un poco chiquito. Estoy esperando un bebé y me parece que el cochecito me ocuparía todo el espacio de carga. No quedaría lugar para nada más”.

¿Lo compraría?: “Sí, porque me gusta mucho la marca y ya decidí que mi próximo auto tenga caja automática. El anterior Cactus no me gustaba, este me agrada mucho más”.

 

TESTIMONIO II

  • Nombre: María de los Angeles Bernárdez (28 años)
  • Ocupación: Programadora informática (maneja más de 10 mil kilómetros al año)
  • Vehículo actual: Ford Ka Hatchback S (2018)
  • Vehículos anteriores: VW Gol Power y Ford Escort

Me gustó: “Me gusta la estética del auto, es lindo a los ojos. La posición de manejo es muy cómoda. Te acostumbrás rápido a manejarlo, por los ajustes del asiento y por el funcionamiento del auto en general. El interior también está bueno. La calidad de los materiales es buena, aunque sólo en algunos lados. Es un auto que parece chico por fuera, pero es cómodo por dentro. El equipamiento de seguridad me encantó, especialmente el sistema de Frenado Autónomo de Emergencia, me parece algo fundamental que deberían tener todos los autos. El motor y la caja responden bien, aunque hay que pisar bien a fondo para que reaccione”.

No me gustó: “La visibilidad no me parece buena. El parabrisas me pareció chico y demasiado inclinado, sobre todo al compararlo con mi Ka. Si bien la dirección es muy suave para maniobrar, y eso está bien, al aumentar la velocidad siguió siendo demasiado blanda. Eso no me transmitió mucha seguridad. Prefiero una dirección que sea un poco más dura cuando se viaja más rápido. El recorrido de la palanca de cambios me pareció complicado, sin necesidad. Manejé autos con caja automática más simples y que igual funcionan bien. No me gusta que tenga rueda de auxilio de uso temporario. Eso es imperdonable, sobre todo en un auto que dice ser SUV. Los plásticos de las puertas están al nivel de mi Ka y no de este auto, que es más caro. La pantalla multimedia me pareció que está ubicada demasiado abajo. Tenés que sacar mucho la vista del camino para mirarla”.

¿Lo compraría?: “Si tuviera el dinero que cuesta, sí. Soy muy impulsiva con los autos, me gustan mucho. En mi familia me enseñaron a tener muchos autos, a disfrutarlos y a cambiarlos a cada rato. Así que sí, lo compraría”.

 

TESTIMONIO III

  • Nombre: Cecilia Fernández Loza (40 años)
  • Ocupación: Empleada administrativa (maneja 15 mil kilómetros al año)
  • Vehículo actual: Renault Captur (2018)
  • Vehículos anteriores: Peugeot 207, Chevrolet Kadett y Peugeot 404.

Me gustó: “El diseño cambió muchísimo. Estuve a punto de comprar el C4 Cactus anterior y no lo compré porque no se abrían las ventanillas de atrás. Por favor, ¡no puede ser que un auto moderno tenga ventiletes! El nuevo C4 Cactus me gusta mucho más, sobre todo porque ahora tiene ventanillas traseras normales y porque ahora los Airbumps son mucho más discretos. La combinación bitono de la carrocería me gusta mucho. La dirección es muy liviana, me encantó. Los asientos de este Cactus también son mejores que los anteriores. El motor THP 1.6 es el típico de PSA y, combinado con la caja automática, responde muy bien. Lo pisás y reacciona. El diseño me encantó. La trompa tiene como dos miradas diferentes. Las llantas están muy lindas”

No me gustó: “El motor THP tiene más potencia, pero del 1.2 turbo anterior me gustaba la idea de que fuera un auto más económico, con consumo más bajo. La visibilidad hacia atrás es limitada. Tendría que tener apoyacabezas con forma de coma, que se esconden un poco más. La rueda de auxilio tendría que tener el mismo tamaño: es algo de lo que me quejo siempre en los autos modernos. No puede ser que las automotrices ahorren plata en esas cosas. Otra cosa: los espejos retrovisores no se pliegan automáticamente. Mi Captur lo tiene y me acostumbré, es algo útil sobre todo para mí, que tengo un garage muy chico”

¿Lo compraría?: “Sí, porque tiene más seguridad que mi Captur y frenos a disco en las cuatro ruedas. Además, por las prestaciones del motor y por el mayor espacio interior. Y, sobre todo, por diseño: me gusta mucho más que el anterior C4 Cactus”.

 

TESTIMONIO IV

  • Nombre: Lorena Rodríguez (46 años)
  • Ocupación: Docente (maneja 5.000 kilómetros al año)
  • Vehículo actual: Renault Logan
  • Vehículos anteriores: Fiat Palio y VW 1500

Me gustó: “La dirección me encantó, me pareció muy suave. Fue la primera vez que manejé un auto con caja automática. Me acostumbré enseguida. Es un auto muy fácil de estacionar, que encima tiene la cámara de retroceso. El interior es muy cómodo. El motor responde muy bien. Es un auto con un comportamiento muy suave, en general. La suspensión es bien mullida. Anduvimos por un empedrado y se lo sintió muy bien. Me parecen muy buenas las ayudas a la conducción que tiene y todo el equipamiento de seguridad, junto con los cuatro discos de freno”.

No me gustó: “El diseño del anterior C4 Cactus me gustaba más, sobre todo por los Airbumps. Comparado con mi Logan, el baúl es chico”.

¿Lo compraría?: “Sí, me lo compraría. Aunque los precios asustan un poco. Hoy está todo muy caro. Con respecto al Logan, que me parece un auto muy feo, este es mucho más lindo. También está mejor insonorizado que el Logan, que es un auto muy ruidoso”.

 

TESTIMONIO V

  • Nombre: Mariana Irmer (“treinta y pico”)
  • Ocupación: Director Ejecutiva de Energy Council (maneja 35 mil kilómetros al año)
  • Vehículo actual: Toyota Etios (2016)
  • Vehículos anteriores: Ford Focus, Peugeot 206, VW Gol.

Me gustó: “El diseño está bien, me gusta que tenga ruedas grandes. También me gusta que tenga el sistema de Grip Control. Suelo manejar fuera del asfalto por el campo y está bueno que tenga esas ayudas a la conducción. La altura de la suspensión está buena, no toca a abajo tan fácil como mi Etios. Me gustó la posición de manejo. La potencia del motor es muy buena. Es algo que me interesa, porque manejo mucho en ruta y en los sobrepasos siempre es importante tener buena potencia. Me da mucha seguridad para adelantar camiones y tránsito pesado. Me gustó mucho la caja automática, comparándola por ejemplo con la caja del Chevrolet Prisma de mi marido, que es malísima. Todo el funcionamiento del auto es muy suave, desde la caja, la dirección, el motor, la suspensión y los frenos”.

No me gustó: “No tiene sensores de estacionamiento. Tiene cámara, pero prefiero los sensores que hagan pipíp. El tablero digital no me gustó. No me parece que sea claro. Me gustaba más el diseño del anterior C4 Cactus, era un auto mucho más original que este. Tenía mucha más personalidad y los Airbumps me parecían una idea muy útil. Pero, como no lo manejé, no puedo opinar más que eso. El baúl está bien de tamaño, pero el revestimiento del espacio de carga me pareció un poco pobre. Además, tiene una rueda de auxilio chiquita, no sirve para andar en la ruta y menos por el campo, como muchas veces manejo yo”.

¿Lo compraría?: “Es un auto a tener en cuenta. Pero, para ser un auto fabricado en el Mercosur, me parece un poco salado en precio. Si fuera un auto importado de Europa lo entendería un poco más”.

 

TESTIMONIO VI

  • Nombre: Valentina Salerni (20 años)
  • Ocupación: Estudiante de Derecho (maneja 10 mil kilómetros al año)
  • Vehículo actual: Toyota Corolla (2018)
  • Vehículos anteriores: Otro Toyota Corolla y Renault Fluence.

Me gustó: “Estéticamente mejoró mucho con respecto al anterior C4 Cactus. El anterior me parecía muy feo. Este es mucho más canchero. El asiento trasero es muy cómodo. Me encantó que la pantalla multimedia pueda espejar las funciones del teléfono celular. Yo uso mucho el Waze para manejar y es genial poder verlo bien grande en la pantalla. La posición de manejo es muy cómoda. Quiero destacar el sistema de Frenado Autónomo de Emergencia. Es fundamental. Me parece algo maravilloso y que deberían tener todos los autos del mundo. El andar es muy cómodo y confortable. Se siente perfecto en el empedrado. El baúl está bien, pero me parece chico si lo pensamos como un auto familiar”.

No me gustó: “La dirección es demasiado liviana, demasiado suave. Estoy acostumbrada a una dirección más firme. Manejo mucho en la ruta y me gusta sentir que tengo un mayor dominio sobre la dirección. La respuesta del motor me pareció lenta. No es que le falte potencia, pero el acelerador hay que pisarlo mucho para que responda. Estoy acostumbrada a motores con caja automática que responden apenas pisás el acelerador. Prefiero ese tipo de reacciones”.

¿Lo compraría?: “No, porque tuve malas experiencias con marcas francesas. , Mi experiencia con el Renault fue muy tallerista. No lo compraría ni siquiera si fuera más barato. Un auto tallerista te termina saliendo siempre más caro. Reconozco que es un prejuicio mío con las marcas francesas, pero es mi opinión”.

 

TESTIMONIO VII

  • Nombre: Laura Moro (34 años)
  • Ocupación: Licenciada en Administración (maneja 6.000 kilómetros al año)
  • Vehículo actual: Citroën C3 (2018)
  • Vehículo anterior: Otro Citroën C3.

Me gustó: “Me gustó el andar. Yo pensaba que el C3 era un auto suavecito y este es mucho más suavecito todavía. La dirección es muy liviana, es un placer para maniobrar. Movés el volante con un dedito. Me gusta que tenga una buena altura con respecto al suelo. No toca nunca abajo. El diseño del tablero y las salidas de la ventilación me gustaron también. Tiene frenos a disco en las cuatro ruedas, es algo importante, mi C3 no lo tiene. El espacio en el asiento trasero es amplio. La caja automática es muy buena, es muy parecida a la de mi C3”.

No me gustó: “Cuando estacioné, noté que tiene cámara de retroceso, pero le faltan los sensores de estacionamiento. Tampoco hacen ruido la luz de giro ni la baliza. No te das cuenta de si están encendidas o no”.

¿Lo compraría?: “Depende de la financiación. Citroën no tiene mucha financiación para la compra de sus autos. Deberían trabajar mejor eso. El anterior C3 lo compré por un crédito prendario, que en su momento fue una gran oportunidad y me convenció por eso. Más allá de eso, el C4 Cactus me encantó.”

 

TESTIMONIO VIII

  • Nombre: Liliana Di Lanzo (30 años)
  • Ocupación: Psicóloga (maneja 25 mil kilómetros al año)
  • Vehículo actual: Fiat Palio (2016)
  • Vehículos anteriores: “El Palio es mi primer auto, pero manejé varios Peugeot de mi familia”.

Me gustó: “El andar es muy confortable, se adapta bien a la calle y al empedrado. Me gustó la caja automática, tiene buena respuesta. He manejado otros autos automáticos y me gustó mucho. Noté mucho la diferencia de potencia con mi Palio, sobre todo la salida desde parado. Hice la prueba junto con dos adultos que me acompañaron y dijeron que viajaron muy cómodos. El diseño me gusta mucho”

No me gustó: “Me costó encontrar una posición de manejo cómoda. No estoy acostumbrada a manejar autos con una posición tan elevada. El espejo retrovisor me obstruía la visión por el parabrisas, por ejemplo. Me gustan los autos con asientos que se pueden llevar un poco más abajo que en este Cactus. El tablero digital no me gustó. Prefiero algo analógico o una pantalla con un diseño más actual. Me recordó al viejo celular Nokia. Algunas terminaciones son muy pobres. El parasol con espejo del lado del conductor parece de juguete. El tamaño del baúl está muy bien, pero la boca de carga está muy alta. Me imagino cargando una valija pesada y tendría que hacer mucha fuerza para subirla”.

¿Lo compraría?: “No es mi tipo de auto, pero lo recomendaría. Mi tipo de auto es el Subaru que estuvo probando Autoblog la semana pasada, pero lo elegiría con caja manual. Pero bueno, no me alcanza la plata. Si hablamos de autos del mismo segmento, entre el Peugeot 2008, por ejemplo, y el C4 Cactus me quedo con este Citroën”.

También te puede interesar...