Homenaje al R5 Turbo

Twin’Run dio sus primeras vueltas a la pista en ocasión del Gran Premio de Mónaco. ¿Qué mejor escenario para presentar el concept-car al gran público que la legendaria ciudad monegasca? Perteneciente al universo del deporte automovilístico y símbolo de la pasión de la marca por la competición, Twin’Run se inscribe en la línea de los famosos R5 Turbo y Clio V6. El público pudo asistir a una carrera de exhibición protagonizada por los tres vehículos que se organizó como un pequeño guiño a la historia de Renault: a la cabeza el Twin’Run conducido por Carlos Tavares, director general delegado a las operaciones, seguido por un Clio V6 conducido por el piloto de F1 Charles Pic y por un Maxi 5 Turbo comandado por su piloto fetiche: Jean Ragnotti.

El Twin’Run es un adelanto de la estética del próximo citycar del Rombo, el Twingo.

El Twin’Run es un adelanto de la estética del próximo citycar del Rombo, el Twingo.

Pero hasta que llega el momento de lanzar el Twingo, Renault se divierte con este concept de motor trasero.

Pero hasta que llega el momento de lanzar el Twingo, Renault se divierte con este concept de motor trasero.

Twin’Run se enmarca en la nueva estrategia de diseño de Renault. Presenta la nueva identidad de marca en el frontal. En esta ocasión, el ámbito de expresión es el universo de la competición.

“Twin’Run es un cóctel de energía, pasión y deportividad y recuerda a los vehículos emblemáticos del deporte automovilístico de la marca. Después de su hermano gemelo Twin’Z, un concept-car urbano y moderno, Twin’Run muestra que la personalización se encuentra en el corazón de nuestra estrategia.”, expresó Laurens van den Acker, Director del Diseño industrial del Grupo Renault

Twin’Run presenta una silueta compacta y muy dinámica: tanto las ruedas, situadas en las cuatro esquinas y asociadas a unos voladizos cortos, como su línea de caja alta, contribuyen al dinamismo del conjunto y evocan una gran agilidad. Sus flancos ligeramente ahuecados, muy “ceñidos al cuerpo” y coronados por una línea de hombros bien marcada y generosa a la altura de los pasos de rueda, resaltan su temperamento deportivo.

Su look exterior azul recuerda que Twin’Run simboliza, junto a su hermano gemelo Twin’Z, la 5 etapa de la estrategia del Diseño de Renault dedicada al “ocio”. Su tratamiento opaco coincide de pleno con el trabajo realizado en las superficies y destaca con precisión todos sus volúmenes.

Twin’Run deja entrever un espacio propicio para la personalización. Asocia el rojo y el azul, tanto para asentar su estilo gráfico, a lo largo de los hombros, como para reforzar su carácter y sus atributos deportivos: bandas rojas que recorren el techo, banda de la calandra, retrovisores ultra finos, entrada de aire del paragolpes, extremos del alerón trasero, ribete que subraya el contorno de las llantas blancas y negras…

Su decoración y arquitectura es un homenaje al R5 Maxi Turbo del Grupo B de rally.

Su decoración y arquitectura es un homenaje al R5 Maxi Turbo del Grupo B de rally.

En los años ’80, esta fue la arma de Renault y Jean Ragnotti.

En los años ’80, esta fue la arma de Renault y Jean Ragnotti.

Sobre las puertas, el número «5» hace referencia al R5 Turbo, el legendario modelo de rallyes de los años 80. Muchos detalles tales como el dibujo de los faros delanteros o las generosas caderas de la parte trasera rinden homenaje a aquel mito. Los cuatro faros adicionales ultra planos con tecnología LED reinterpretan en clave más moderna las rampas de luces que se utilizaban en las especiales nocturnas. Un sistema a bordo se encarga de gestionar las secuencias de iluminación, totalmente configurables. La puesta a punto constituyó un auténtico reto, con un faro de tan solo 25 mm de grosor capaz de suministrar una alta potencia de iluminación.

“Twin’Run es el punto de locura que Renault mantiene siempre a través de las décadas, para regocijo de los amantes del deporte del automóvil. Nadie se ha olvidado del R5 turbo o del Clio V6. Twin’Run es el digno heredero de estos pequeños bólidos ultraeficaces y portadores de un fuerte capital de simpatía”, dijo Axel Breun, Director Diseño Concept-Cars

Está equipado del motor V6 3,5L de la Alianza Renault-Nissan que equipa Espace, Laguna y Latitude y que se utiliza también en competición, sobre todo en el Mégane Trophy. Dispuesto longitudinalmente en posición central trasera, este motor de seis cilindros en V de 3498cm3 suministra una potencia de 320 caballos a 6800 revoluciones/minuto y un par de 380 Nm a 4850 revoluciones/minuto. Brillante y generoso desde bajo régimen, este V6 proporciona aceleraciones lineales y garantiza una excelente motricidad tanto en curva como en las fases de recuperación. Al V6 lo respalda una caja de velocidades Sadev secuencial de 6 relaciones equipada con un diferencial autoblocante de deslizamiento limitado que favorece la motricidad de Twin’Run y el trazado de las curvas. El embrague bi-disco metálico procede directamente de la competición.

Las entradas de aire de admisión se encuentran a la altura de los pasos de rueda traseros. Los extractores de aire situados en las custodias traseras contribuyen a la buena refrigeración del motor. Los conductos de aluminio pulido bien visibles en el piso del habitáculo son una muestra de la originalidad con que se ha abordado el diseño del sistema de refrigeración. El motor está separado del puesto de conducción por un cristal de plexiglás.

Con el fin de garantizar un buen reparto de masas, algunos elementos han sido implantados debajo del capó delantero. Este es el caso del depósito de carburante, de la batería, del radiador y del sistema de asistencia hidráulico. El concept-car está bien equilibrado, con un reparto de las masas del 57% en la parte delantera y de un 43% en la trasera.

La carrocería de material “composite”, de fibra de vidrio-poliéster, se beneficia asimismo de la experiencia adquirida en competición. Integra revestimientos de tejido-carbono incorporados en la masa que se han utilizado para el alerón delantero, el techo, el difusor trasero y los pasos de las ruedas. La tecnología tejido-carbono permite aunar estética y eficacia a la vez que se moderan los costes.

Dado que la arquitectura bi-cuerpo de Twin’Run genera sustento a alta velocidad, la aerodinámica ha sido objeto de un cuidado especial y se ha integrado un difusor que canaliza el flujo de aire debajo del vehículo y un alerón fijo que añade apoyo aerodinámico a alta velocidad.

Descansa sobre un chasis multitubular de acero de altas prestaciones derivado de la aeronáutica y que se utiliza en competición. Tork Engineering se ha encargado por completo de la puesta a punto. La unión al suelo se realiza mediante unos trenes delantero y trasero provistos de suspensiones de doble triángulo con pivotes independientes. Estos cuatro pivotes tallados en la masa son de aluminio de calidad aeronáutica y garantizan altas prestaciones en la pista. Para el filtro y la sujeción de la carrocería, Twin’Run cuenta con muelles-amortiguadores OHLINS en la parte delantera y en la trasera.

La voluntad de no reinventarlo guió la concepción de Twin’Run. De hecho, el chasis y las uniones al suelo son una combinación de subconjuntos ya probados en los vehículos de competición. Este método ha permitido idear en un tiempo récord un concept-car sumamente eficaz en la pista.

Ragnotti en persona se encargó de hacerlo debutar durante el Gran Premio de Fórmula 1 de Mónaco.

Ragnotti en persona se encargó de hacerlo debutar durante el Gran Premio de Fórmula 1 de Mónaco.

TWIN1

El campeón Jean Ragnotti, quien participó en la fase final de puesta a punto de comportamiento de Twin’Run, nos cuenta sus impresiones y recordando al R5. “Después de las primeras vueltas, me parece que este concept car es un gran logro, con un comportamiento muy sano. Es muy fácil de dirigir. Se nota de inmediato que es un auto de carreras. En el aspecto del equilibrio y del comportamiento general del vehículo, recupero algo de las sensaciones del R5 Turbo. La caja de velocidades es precisa y el frenado eficaz. Cuenta con una buena motricidad y un motor muy suave, brillante en todos los regímenes, más rotundo y con más par que el del R5 Turbo. Hace que el coche sea especialmente eficaz y fácil de pilotar, al contrario de lo que ocurría con el R5, que requería especial habilidad. Es un vehículo eficaz que se mantiene sorprendentemente confortable incluso en las zonas de compresión donde aún se está lejos del límite. Solo le faltan unos neumáticos de carreras para poder atacar todavía un poco más. Hay un ligero balanceo pero no hay subviraje. Progresivo, sin sorpresas, las curvas se encadenan con facilidad. Este concept-car es digno heredero del Maxi 5 Turbo”.

Como así lo atestiguan el arco tubular y los asientos de competición equipados con arnés de seguridad, Twin’Run dispone de un habitáculo de competición. Sin embargo, el cuidado con el que se ha tratado el interior va más allá de lo que se suele observar en el mundo de la competición. Los paneles de puerta y el salpicadero están cubiertos de piel de color negro y rojo. Los asientos baquet de capitoné tricolor firmados Twin’Run subrayan el «French touch» del concept-car.

El piloto tiene en sus manos un volante de competición y una palanca de velocidades en posición alta con mando secuencial que le permite encadenar los cambios con un control total. A esto se suma un freno de mano hidráulico mecanosoldado implantado a la altura de la palanca de velocidades para las figuras de demostración tales como la rotación a 360 grados, entre otras.

A sus pies, los pedales de aluminio mecanizado proceden del mundo de la competición. Han sido diseñados para facilitar la maniobra de punta tacón y su eficacia en la pista se ha comprobado en muchos vehículos (Lodgy Andros / Duster No Limit).

Como en todo vehículo de competición que se precie, la instrumentación, situada en una consola lacada en blanco, está ante todo dedicada al pilotaje.

Twin’Run está equipado con un Pantalla LCD XAP de 5,5 pulgadas situada justo por  detrás del volante. La pantalla multi-páginas indica en rojo y azul la velocidad, la marcha puesta y el régimen del motor, pero también la presión de gasolina, la presión del embrague y la presión de aceite.

Por último, dos manómetros rojos con agujas en posición central muestran la temperatura del aceite y la temperatura del agua, como un último guiño al R5 Turbo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.