La renovación de un clásico

Hyundai Motor Argentina anunció el inicio de la comercialización de la nueva versión actualizada de su utilitario deportivo Tucson. Se trata de un face lift del SUV mediano de diseño europeo que se renueva para brindar una experiencia placentera y segura de conducción reduciendo el consumo de combustible y mejorando las prestaciones con respecto al modelo anterior.

El nuevo Tucson llega a nuestro país en versiones 4×2 y 4×4 con una nueva motorización naftera 2.0 DOHC CVVT. El nuevo impulsor es de funcionamiento más eficiente, reduciendo el consumo de combustible. Otra mejora con respecto al consumo se consigue gracias a que las versiones de caja manual cuentan ahora con 6 velocidades (antes caja de quinta), manteniendo en las versiones automáticas la selectora secuencial de 6 velocidades. Para conseguir una mayor autonomía la capacidad del tanque de combustible ha sido ampliada a 58 lt (antes 55 lt).

En materia de confort, además del equipamiento presente en la versión anterior, la Tucson face lift cuenta con un equipo de audio de nueva generación con Bluetooth para todas las versiones. Se incorpora también asiento trasero reclinable de dos posiciones. Al igual que en el modelo anterior se mantiene el auxilio de igual tamaño y con misma llanta de aleación y la medida continua siendo de 17 pulgadas pero con un nuevo diseño más atractivo en tono gris oscuro. Los tapizados fueron rediseñados y también se mejoraron algunos detalles de terminación del interior.

En el interior sumó una nueva pantalla multimedia con comandos Bluetooth.

En el interior sumó una nueva pantalla multimedia con comandos Bluetooth.

Las llantas de aleación de 17 pulgadas son de nuevo diseño.

Las llantas de aleación de 17 pulgadas son de nuevo diseño.

Sumó luces diurnas de leds y nuevos detalles cromados.

Sumó luces diurnas de leds y nuevos detalles cromados.

En materia de seguridad, todas las versiones cuentan con ESP (control de estabilidad), manteniendo el compromiso de Hyundai en la materia y equiparando la disposición que Hyundai ofrece en USA y Europa donde hoy es un elemento obligatorio (USA 2012 / Europa 2014). Esta comprobado que este sistema reduce notablemente la cantidad de accidentes y es por eso que fue considerado como ítem obligatorio en los mercados más avanzados del mundo. Adicionalmente, todas las versiones cuentan con nuevas ópticas delanteras rediseñadas que incorporan faros proyectores y sistema led DRL (Daylight Running Lamps – Luz de día). Gracias al sistema DRL, el vehículo cuenta con iluminación constante, evitando el circular sin luces encendidas.

El Tucson es el modelo más vendido en los 21 años de Hyundai en Argentina, con cerca de 10.000 unidades circulando por las calles en sus dos generaciones de producto desde su lanzamiento en 2005. Su éxito está sustentado en una propuesta integral que combina calidad, tecnología, seguridad y diseño moderno con un precio atractivo. Fue el primer vehículo de su segmento en ofrecer control de estabilidad (ESP) y seis airbags en nuestro país, lo que lo posicionó como pionero en materia de seguridad.

TUCSON1

Ernesto Cavicchioli, vicepresidente de Hyundai Motor Argentina destacó: “Estamos lanzando la renovación de nuestro modelo más exitoso y es un hito muy importante para la marca. Su precio al público debería ser unos mil quinientos dólares más que las versiones que reemplaza pero debido al recientemente modificado impuesto interno que lo afecta su incremento de precio es significativo (al igual que a todos los de la competencia). El resultado al aplicarse es que el precio al público aumenta más de 10.000 dólares en las versiones 4×2 y más de 30.000 en las 4×4. De esta manera se encarece artificialmente toda una gama de productos cuyo rol es la complementación de la producción local debido a que este tipo de vehículos no se fabrica en el país, perjudicando al mercado y, sobre todo, a su eslabón más débil que son los consumidores. No se trata de un impuesto “al lujo” como fue incorrectamente denominado sino de un impuesto adicional a los consumidores que provoca distorsiones dañinas en el complejo, rico y frágil ecosistema de  productos y versiones en el que cada marca y modelo cumple un rol específico. Uno de los daños colaterales esperables en este ecosistema por un impuesto de una magnitud tan grande es el aumento de precios de los modelos no afectados debido a que no tienen presión competitiva por parte de los que sí han sido gravados por dicho impuesto. Desde la cámara de representantes de terminales no radicadas (CIDOA) hemos solicitado insistentemente la modificación urgente del impuesto interno sin respuesta positiva al momento por parte de las autoridades.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.