Lo primero es la familia

Una minivan para ocho pasajeros sobre la base de la Toyota Hilux. ¿Cómo no se les ocurrió antes? Diez en robustez y espacio interior. Tres en diseño.

La filosofía japonesa de Toyota indica que, antes de tomar una decisión hay que plantearse y responder cinco preguntas. Se trata del llamado Toyota Business Practice.

Eso hace que la firma japonesa, muchas veces, sea la última marca en ingresar a un segmento del mercado. Pero, cuando por fin lo hace, la competencia tiembla.

El ejemplo más reciente es la Toyota Innova. En la Argentina hay cada vez más monovolúmenes y minivans para familias numerosas: Chevrolet Spin, Citroën Grand C4 Picasso, Ford S-Max, Hyundai H1, Kia Carnival, Citroën SpaceTourer, Mercedes-Benz Vito y Peugeot Traveller, entre otras.

Y no hay que olvidar a las SUVs con tres filas de asientos: Peugeot 5008, VW Tiguan AllSpace, Dodge Journey, Kia Sorento, Hyundai Santa Fe, Chevrolet Captiva, Chevrolet Trailblazer, Lifan MyWay y hasta la propia Toyota SW4.

La Innova es la primera minivan que Toyota vende en la Argentina. Tiene capacidad para ocho pasajeros y una particularidad: comparte plataforma, chasis de largueros, motor, transmisión y gran parte de los componentes del interior con las Hilux y SW4 fabricadas en Zárate.

Toyota es la última en llegar al mercado, pero la más adelantada en un plan concreto: ya analiza la posibilidad de fabricar la Innova en la Argentina (si es que la demanda del mercado acompaña).

En términos estratégicos de la industria automotriz nacional, la Innova fue uno de los lanzamientos más interesantes de los últimos meses. ¿Pero qué tal es el producto?

La manejamos durante una semana y la crítica completa se reproduce a continuación.

POR FUERA

Seamos sinceros: no es linda. De hecho, desde ciertos ángulos, es fea. Desde el lanzamiento de la Chevrolet Spin que no se veía un vehículo familiar con un diseño tan poco agraciado.

La estética es uno de los principales defectos de la Innova. Sobre el chasis de la Hilux, Toyota diseñó un “cubo” con capacidad para ocho pasajeros. Después, intentó agregarle unas curvas y quiebres, aquí y allá.

De frente, con los faros de led y la parrilla envolvente cromada (exclusivos de la versión SRV), tal vez ofrezca el único ángulo aceptable. El lateral, con la tercera ventanilla ascendente, es olvidable. Sobre todo con las ruedas de 16 pulgadas, que se ven chiquitas dentro de los enormes guardabarros.

En la parte trasera hay un spoiler sobre la luneta y una antena con forma de aleta de tiburón. Pero las ópticas posteriores, con luces blancas en forma de colmillos draculianos, no ayudan.

Es cierto: en un vehículo funcional, el diseño no es la prioridad. Pero las S-Max, Grand C4 Picasso y Carnival demostraron que es posible darle algo de forma a la función.

POR DENTRO

¡Bienvenidos a la Toyota SW4! Los componentes en común entre la SUV de Zárate y la minivan de Indonesia son tantos, que lo divertido es jugar a encontrar las diferencias.

La plancha de instrumentos en la Innova es menos simétrica que en la SW4. Esto hizo que las guanteras dobles de la Innova resulten más chicas. Y se eliminó el escalón inferior de la consola central, con los comandos para la doble tracción (porque la Innova es tracción trasera). Pero después, el tablero, el volante, la pantalla multimedia y casi todos los comandos (con excepción de la climatización) son compartidos.

La unidad probada fue la Innova SRV, tope de gama. Se diferencia de la SR por tener tapizados en tela de mejor calidad (no hay cuero ni en opción), climatizador automático y terminaciones en plásticos que imitan madera (un arcaísmo, típico de Toyota).

La pantalla táctil de siete pulgadas es la misma que tienen las Hilux y SW4, con una salvedad: acá no hay GPS. En la Innova, la pantalla responde con mayor rapidez y soltura a los toques sobre la pantalla.

¿La famosa lentitud en la pantalla de las SW4 y Hilux será culpa del navegador? ¿O acaso será la configuración para los productos fabricados en Argentina? Difícil saberlo. Lo que importa es que la pantalla de la Innova no es lenta ni confusa en sus reacciones al tacto. No tiene GPS, pero al menos conservó dos cosas prácticas: el Bluetooth y la cámara de retroceso.

Pero vamos a lo que importa: el espacio. Acá no defrauda: hay muchísimo. La segunda fila de asientos se puede desplazar de manera longitudinal y se puede variar el ángulo de inclinación de los respaldos. Esto es genial, porque podés ganar espacio para el baúl, si los ocupantes de la segunda fila son niños. O convertir a la Innova en una limusine, para transportar al Emperador Akihito.

La tercera fila de asientos tiene un diseño diferente a la que se encuentra en la SW4: acá hay lugar para tres pasajeros, en lugar de dos. Por eso, la suma total de ocupantes llega a ocho.

Hay que hacer dos salvedades: las dos plazas centrales (segunda y tercera fila) tienen cinturón de seguridad con anclaje en el techo, que siempre es difícil de colocar. Y quien viaje al medio en la última fila tendrá que ir a buscar su apoyacabezas al baúl (está guardado ahí, para no complicar el plegado).

A diferencia de otros vehículos con tres filas de asientos, la última tanda de la Innova no se oculta ni se pliega sobre el piso del baúl. Acá se divide en dos y se cuelga a los costados del espacio de carga. Es igual que en la SW4, con una excepción destacable: cuando se circula sobre terrenos desparejos, los asientos colgados de la Innova hacen mucho menos ruido que en la SW4 (¿calidad indonesia?).

En total, la Innova tiene espacio real para transportar cinco adultos y tres personas muy pequeñas. Si son niños, habrá que recalcular: la nueva normativa nacional obliga a que todos los menores de diez años viajen en sillas de seguridad. Muchas veces, esas sillas ocupan más espacio que un adulto. La matemática se complica al ver que tiene anclajes Isofix, pero sólo dos y en la segunda fila de asientos.

La capacidad del baúl, como suele ocurrir en los vehículos de este segmento, es chica cuando las tres filas de asientos están en uso: 350 litros. Pero se va ganando espacio a medida que se pliegan las butacas por partes, hasta llegar al volumen total de una mudancera.

La rueda de auxilio, herencia de las Hilux/SW4, está en la parte externa del vehículo, bajo el piso del baúl. Tiene el mismo tamaño y llanta de las ruedas titulares.

SEGURIDAD

La Innova SR viene de serie con un equipamiento de seguridad pasiva pobre, para tratarse de un auto familiar: sólo dos airbags frontales, uno para las rodillas del conductor y los mencionados anclajes Isofix en la segunda fila. En términos de seguridad activa, es más completa: frenos ABS con EBD, control de estabilidad, control de tracción y asistencia al arranque en pendiente.

La SRV agrega doble airbag lateral delantero y doble airbag de cortina, que cubre hasta la tercera fila de asientos. También suma los faros antiniebla delanteros. Está bien.

No hay resultados de pruebas de choque independientes para la Innova. Con el mismo chasis y también sólo tres airbags, las Toyota Hilux/SW4 obtuvieron la calificación máxima de LatinNCAP con el protocolo de diciembre de 2015: cinco estrellas para adultos y cinco en protección de niños.

MOTOR y TRANSMISIÓN

Por el momento, la Innova se vende en la Argentina con una sola configuración mecánica. Tiene un motor naftero 2.7 16v con 166 caballos de potencia y 245 Nm de torque.

Es el mismo motor (con distribución variable y por cadena), que equipó a las Hilux y SW4 de anterior generación que se vendieron en la Argentina. Este motor se sigue produciendo en la planta de Zárate con las nuevas Hilux/SW4, pero sólo para exportación.

Si se cumple con el proyecto de fabricar la Innova en la Argentina es posible que también se ofrezca una variante turbodiesel.

El motor se combina sólo con caja automática de seis velocidades, con convertidor de par. Tiene modo secuencial y dos modos de uso: Power Mode (mejora la respuesta del acelerador y realiza los cambios de marcha a mayor régimen) y Eco Mode (prioriza el consumo de combustible).

La tracción es trasera. Si tenés una familia y querés un vehículo con doble tracción, la SW4 de siete asientos sigue siendo una gran opción.

COMPORTAMIENTO

Lo primero que vas a notar al manejar la Innova es que el chasis de pick-up y el despeje del suelo de 200 milímetros la convierten en un vehículo muy apropiado para circular por los pavimentos detonados que cubren a toda la Argentina. Es un vehículo que se siente bien robusto y que no se inmuta ante lomos de burros, baches, badenes y otros accidentes geográfico-estatales.

La suspensión delantera es la misma de la Hilux. La trasera la heredó de la SW4.

Tiene un buen radio de giro y, con la cámara de retroceso, no es difícil estacionarla: sólo se necesita un poco de práctica para calcular el espacio trasero necesario para que se pueda abrir el portón del baúl.

El motor 2.7 mueve con holgura a esta minivan de 1.750 kilos. Acelera de 0 a 100 km/h en 11,3 segundos y alcanza una velocidad máxima de 183 km/h. En ruta, el impulsor viaja muy relajado: 1.800 rpm en sexta, a 120 km/h.

Ahora, el lado feo (y ya no estamos hablando de diseño): el consumo es elevado. Sobre todo en ciudad: gasta 16,8 litros cada 100 kilómetros. En ruta es más aceptable: 9,5 l/100km.

El motivo del consumo es que es un motor algo anticuado, aunque confiable. Fue diseñado para vehículos de trabajo (y debe haber pocos laburos más intensos que ser chofer de una familia numerosa).

En ruta y con carga, la mecánica se sigue sintiendo sobrada. Se pueden hacer sobrepasos con seguridad, aunque nadie le exigirá prestaciones deportivas. Es un vehículo pensado para crucerear en familia.

En ese sentido, hubiera sido interesante un tanque de combustible más grande: los 65 litros pueden resultar escasos con ese consumo. Los 80 litros que tienen las Hilux/SW4 hubieran sido más apropiados.

La dirección es liviana, aunque poco precisa a buena velocidad. Los frenos son muy buenos, a pesar de que atrás sólo tiene tambores.

Ese andar confortable, robusto y con buen despeje en ciudad tiene su contratacara en la ruta: el centro de gravedad de la Innova se siente aún más elevado que en las Hilux/SW4. En maniobras bruscas o de emergencia, la carrocería inclina mucho y parece inestable. El control de estabilidad ayuda a mantener la trayectoria, pero no hay que confiarse: es un vehículo alto y hay que anticiparse a posibles reacciones abruptas.

Recordemos que la Toyota Hilux reprobó en la llamada Prueba del Alce. La marca japonesa realizó cambios en la configuración del ESP y aumentó la presión de neumáticos recomendada para circular con carga. Sin embargo, estas correcciones fueron sólo para el mercado europeo. El resto de las Hilux, incluyendo a las fabricadas en la Argentina, siguen igual. Es inevitable pensar en todo eso cuando la Innova muestra vicios ante maniobras bruscas en ruta.

CONCLUSIÓN

La idea de hacer una minivan sobre la base de la Hilux es tan buena que uno se pregunta por qué no se le ocurrió antes a Toyota (ah, el Business Practice, cierto). Y por qué en la Argentina, el país de las pick-ups, todavía no la copiaron otras marcas. Parece un vehículo nacido para las necesidades del mercado local que, al parecer, son las mismas del indonesio.

Tiene un par de defectos que no se pueden soslayar: el consumo es elevado y es un vehículo inestable en maniobras bruscas en ruta.

Y un par de virtudes, que también hay que destacar: el interior es muy amplio y todo el conjunto mecánico está sobredimensionado, como si fuera un vehículo de trabajo. Se conduce como un tanquecito: parece difícil de romper.

El precio es interesante: la Innova arranca en 665.700 pesos y llega a 697.900 en esta versión SRV. Y eso que tributa el 35% de arancel aduanero. Esto lleva a cuestionarse por qué la SW4, de producción nacional y sin ese impuesto, arranca en 867 mil pesos. Seguramente sea la doble tracción. Y el famoso “costo argentino”.

Después está el tema del diseño. La Innova nace de la necesidad de transportar a muchas personas. Por eso, no pierdas el foco: lo importante es que tengas una linda familia. El resto, es anecdótico.

 

Carlos Cristófalo

FICHA TECNICA

  • Modelo probado: Toyota Innova 2.7 SRV Automática.
  • Origen: Indonesia.
  • Precio: 697.900 pesos (versión 2.7 SR Automática, 665.700 pesos)
  • Garantía: Tres años o 100 mil kilómetros.
  • Comercializa: Toyota Argentina (www.toyota.com.ar)

MOTOR

  • Tipo: Naftero, delantero longitudinal, cuatro cilindros en línea, cuatro válvulas por cilindro, inyección electrónica multipunto, distribución variable y por cadena.
  • Cilindrada: 2.694 cc
  • Potencia: 166 cv a 5.200 rpm
  • Torque: 245 Nm a 4.000 rpm

TRANSMISIÓN

  • Tipo: tracción trasera, con control electrónico.
  • Caja: automática, de seis velocidades, con modo secuencial, Eco y Power.

CHASIS

  • Suspensión delantera: independiente, con doble brazo, resortes helicoidales, amortiguadores hidráulicos y barra estabilizadora.
  • Suspensión trasera: eje rígido de cuatro brazos, con resortes helicoidales y amortiguadores hidráulicos.
  • Frenos delanteros: discos ventilados.
  • Frenos traseros: de tambor.
  • Dirección: de piñón y cremallera, con asistencia hidráulica.
  • Neumáticos: Dunlop Enasave 205/65 R16 (rueda de auxilio del mismo tamaño y llanta)

PRESTACIONES

  • Velocidad máxima: 183 km/h
  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 11,3 segundos
  • Consumo urbano: 16,8 l/100km
  • Consumo extraurbano: 9,5 l/100km
  • Consumo medio: 12,9 l/100km

MEDIDAS

  • Largo / ancho / alto: 4.735 mm / 1.830 mm / 1.795 mm
  • Distancia entre ejes: 2.750 mm
  • Despeje del suelo: 200 mm
  • Peso en orden de marcha: 1.750 kilos.
  • Capacidad de baúl: 350 / 650 / 1.200 litros
  • Capacidad de combustible: 65 litros

EQUIPAMIENTO

  • Doble airbag frontal delantero
  • Airbag para las rodillas del conductor
  • Doble airbag lateral delantero
  • Doble airbag de cortina (hasta la tercera fila de asientos)
  • Frenos ABS con EBD y BA
  • Luces de frenado de emergencia
  • Alarma de puertas abiertas en movimiento
  • Alarma y testigo de cinturón de seguridad
  • Anclaje Isofix y fijación con soportes de anclaje (para correa superior)
  • Control de Estabilidad (VSC)
  • Control de Tracción (TRC)
  • Asistente de Arranque en Pendientes (HAC)
  • Faros antiniebla delanteros y traseros
  • Inmovilizador de motor y sistema de alarma perimetral
  • Traba de seguridad para niños en las puertas traseras
  • Aire acondicionado con salidas y regulador independiente para plazas traseras
  • Apoyabrazos trasero central con dos posavasos
  • Audio con pantalla táctil de 7″ con DVD, MP3, Bluetooth, Aux, USB y 6 parlantes
  • Bandejas rebatibles tipo avión para la segunda fila de asientos
  • Butacas con tapizado de tela y regulación en altura para el conductor
  • Cierre centralizado de puertas con comando a distancia
  • Columna de dirección con regulación manual en altura y profundidad
  • Control de velocidad crucero
  • Detalles de interior símil madera
  • Display de información múltiple con pantalla a color de 4,2″ (TFT)
  • Guantera con llave y función de refrigeración
  • Levantacristales eléctricos con “Auto up & down” y sensor de presión para conductor
  • Luces de lectura traseras y luz ambiente de LED
  • Monitor de cámara de estacionamiento en pantalla de audio
  • Salidas de 12V
  • Segunda fila de asientos 60/40 con regulación longitudinal y respaldo reclinable
  • Tercera fila de asientos con respaldo reclinable
  • Volante forrado en cuero natural con detalles símil madera y control de display de información múltiple
  • Espejos exteriores color carrocería con regulación eléctrica y luz de giro incorporada
  • Faros delanteros de led y luces diurnas de leds
  • Llantas de aleación de 16″
  • Protector de cárter
  • Sensores de estacionamiento traseros
  • Spóiler trasero
  • Antena tipo “Shark Fin”