Su Santidad SUV

Cuando Mercedes-Benz lanzó a la venta la primera Clase M, en 1997, su intención original era reemplazar a la clásica Clase G. Sin embargo, se encontró con un segmento del mercado, el de las SUV, que estaba en condiciones de aceptar toda clase de propuestas y nichos.

Ahora, además de ofrecer a la inmortal G y a la lujosa M, Mercedes-Benz también tiene la GLK (que se acaba de renovar en la Argentina), la GL (que llegará a nuestro mercado este año) y ya trabaja en la futura GLA (para el segmento compacto, basada en la plataforma de los nuevos Clase A/B)

La tercera generación de la ML comenzó a desarrollarse en 2006 y tuvo su presentación mundial en 2011. Tardó un poco en llegar a la Argentina, pero desde abril se vende con una sola versión: ML 350 4Matic, con un precio de 120 mil dólares.

ML1

Lubri-Press manejó una unidad durante una semana y la crítica completa sigue acá.

 

Por fuera

 

Para diferenciarse bien del cuadradísimo Clase G, las dos primeras generaciones del Clase M tuvieron líneas más bien redondeadas. Eso se acabó en esta generación W166, que es más angulosa, afilada y agresiva que nunca.

Se desarrolló sobre una nueva plataforma y ya casi no comparte elementos con la Jeep Grand Cherokee, como sí ocurría con la W164, surgida en tiempos de la fallida alianza Daimler-Chrysler.

Con respecto a su antecesora, la nueva M es más larga (dos centímetros más, hasta llegar a 4.803 milímetros) y más ancha (cinco centímetros más, hasta 1.926 mm), pero también más baja (dos centímetros menos, hasta 1.796 mm). También aumentó tres milímetros su distancia entre ejes (ahora 2.916 mm) y se rediseñó el habitáculo para lograr más espacio para las piernas de los pasajeros traseros.

Detalles. El zócalo se ilumina al abrir la puerta.

Detalles. El zócalo se ilumina al abrir la puerta.

Detalles. Gancho de remolque retráctil.

Detalles. Gancho de remolque retráctil.

El baúl es tan grande que bien podría cargar una verdadera rueda de auxilio.

El baúl es tan grande que bien podría cargar una verdadera rueda de auxilio.

La ML 350 se vende en la Argentina con el espectacular paquete deportivo AMG, compuesto por spoiler delantero y difusor trasero cromados, además de llantas AMG de 19 pulgadas, con neumáticos Continental 225/50. A pesar de su estética, tiene un coeficiente aerodinámico muy bueno, de sólo 0,32.

Si esto no te alcanza, el año que viene llegará a la Argentina la nueva ML 63 AMG: es más larga, más ancha y más alta. Pero también es más potente (tiene un V8 6.2 litros de 525 cv). Y, sin dudas, será mucho más cara.

 

Por dentro

 

La marca alemana siempre bautizó a la ML como “el Mercedes-Benz de los 4×4”. Y eso se nota con sólo pasar el umbral de la puerta. El diseño, los materiales y el equipamiento transmiten una sensación de lujo que está, incluso, un escalón por encima de la ya bastante lujosa Clase E.

El habitáculo está homologado para cinco pasajeros y hay espacio de sobra para ellos. Atrás, es posible viajar hasta con las piernas cruzadas. Una novedad de esta tercera generación es que el respaldo trasero regula su ángulo.

Sin embargo, el pasajero del medio no irá tan cómodo, porque sus nalgas apoyarán sobre un cojín bastante abultado. Además, no contará con pantalla propia multimedia: hay dos en la parte trasera y cuentan con reproductor de DVD, además de numerosas conexiones para auriculares y dispositivos externos.

Espacio de sobra para cinco pasajeros. Aunque cuatro viajan mejor.

Espacio de sobra para cinco pasajeros. Aunque cuatro viajan mejor.

Tablero con cuatro relojes y una pantalla con too much information.

Tablero con cuatro relojes y una pantalla con too much information.

Volante de diseño perfecto. Y un GPS con mapeo completísimo.

Volante de diseño perfecto. Y un GPS con mapeo completísimo.

El conductor, en cambio, parece viajar en un salón aparte. La butaca tiene múltiples reglajes eléctricos, además de tres memorias. El volante es un placer tenerlo entre las manos: con buen grip en los lugares justos, aluminio fresco en los brazos, cuero acolchado en el resto del anillo y todos los comandos a mano: incluyendo la palanca de cambios (ubicada en la columna de dirección, clásico de los Mercedes-Benz más tradicionales) y las levas del modo secuencial.

El baúl es sencillamente inmenso. Tiene 690 litros de capacidad. Y se puede ampliar hasta 2.010 litros si se pliegan las plazas traseras. Además, tiene numerosos huecos para llevar objetos chicos sin que se muevan de su lugar.

Por todo eso, no se comprende que bajo el piso del baúl haya una rueda de auxilio temporal, más chica que las otras cuatro, con llanta de chapa y que no permite circular a más de 80 km/h. No tengo miedo a equivocarme si digo que todos los compradores argentinos de la ML resignarían algunos litros del enorme baúl a cambio de un auxilio de tamaño normal.

 

Seguridad

 

Viene de serie con siete airbags (incluyendo de rodillas para el conductor), frenos adaptativos con ABS, control de estabilidad, control de tracción y alerta de fatiga.

Las ayudas a la conducción son numerosas, pero acá vamos a mencionar tres que debutan en esta ML: el sistema Pre-Safe es de nueva generación. Se trata del programa que detecta la inminencia de un choque o accidente, y prepara al vehículo para sufrir un impacto. Es bastante impresionante, porque se acciona, por ejemplo, si te estás divirtiendo en el ripio y hacés derrapar el vehículo en exceso. De manera automática, se cierran todas las ventanillas, el asiento del acompañante levanta el respaldo -si es que está muy reclinado- y todos los ocupantes sienten en su cuerpo que aumenta la tensión del cinturón de seguridad. Es para sujetar bien a los pasajeros, pero también para advertirle al conductor que al auto no le gusta lo que está haciendo.

Otra novedad es el sistema Hold. Utiliza el mismo mecanismo de la ayuda al arranque en pendiente (Hill Hold), pero en vez de retener el auto frenado durante algunos segundos, lo frena por completo y por tiempo indeterminado, con sólo pisar el pedal de freno un poco más a fondo, durante un segundo. Es como poner el freno de estacionamiento, pero más fácil.

La tercera y última novedad parece una tontería: con el auto detenido, al abrir la puerta del conductor, la caja de cambios se pone de manera automática en P (Parking). Es una idea muy sencilla, pero evita errores al bajar del auto apurado o distraído.

El año pasado, una ML 350 4Matic fue sometida a pruebas de choque por EuroNCAP. Obtuvo la calificación máxima de cinco estrellas, con 96% de protección para adultos, 75% para niños y 60% para peatones.

 

Motor y transmisión

 

Si la plataforma del nuevo Clase M dio vuelta la página de la alianza Daimler-Chrysler, su motor aún no lo hizo. El M276 que equipa la ML 350 comparte la misma arquitectura con el Pentastar V6 de varios productos americanos.

Es un V6 a 60 grados, en lugar de los 90 grados que tenía el motor M272. Esto permitió reducir las vibraciones y prescindir del eje de balanceo. Tiene 3.498 centímetros cúbicos de cilindrada e inyección directa. Desarrolla 306 caballos de potencia a 6.500 rpm y 370 Nm de torque entre 3.500 y 5.250 rpm. Con respecto a la ML 350 4Matic de generación anterior, el motor ahora rinde 34 caballos más y 20 Nm extra.

Lo que sí es una novedad para la Clase M es la caja secuencial 7G Tronic Plus de siete velocidades, con levas en el volante. Se combina con la tracción integral permanente 4Matic.

 

Comportamiento

 

La ML es un vehículo imponente, desde todo punto de vista. Pero la imagen no está ni cerca de describir la sensación de manejarla. El habitáculo está aislado como una bóveda patagónica y el motor es de una suavidad sorprendente. Pero lo primero que llama la atención es la suavidad de la dirección. Viene con una asistencia electromecánica que, en parado, cuenta con un servo que roza el absurdo. El volante se puede mover con un dedo, sin esfuerzo. Y esa no fue una metáfora.

Acelera de 0 a 100 km/h en 7,3 segundos. Y eso que pesa más de dos toneladas.

Acelera de 0 a 100 km/h en 7,3 segundos. Y eso que pesa más de dos toneladas.

Sin ser demasiado mullido, el andar es muy suave, típico de Mercedes-Benz. Pero, a los pocos kilómetros me vino cierta nostalgia por la Grand Cherokee Overland de Jeep, que Lubri-Press manejó hace tres meses.

La nueva ML llega a la Argentina sólo con suspensión mecánica convencional, mientras que la Overland ofrece una suspensión neumática y además cuesta 31 mil dólares menos. La diferencia en el andar se nota. Y cuenta con la posibilidad de variar el despeje del suelo de la carrocería. Mercedes-Benz Argentina debería ofrecer el sistema neumático al menos en opción. Todo indica que la están reservando para la ML 63 AMG.

La nueva Clase M ya está en la Argentina. A fin de año llegará la GL, que es aún más grande y para siete pasajeros.

La nueva Clase M ya está en la Argentina. A fin de año llegará la GL, que es aún más grande y para siete pasajeros.

Más allá de este traspié, es un auto que responde con contundencia y se adapta a toda condición de manejo. En ciudad, la transmisión automática y el confort del habitáculo lo convierten en un lugar soñado para sobrevivir a los peores embotellamientos de tránsito. En ruta, se desliza con suavidad y silencio, sólo hasta que se la exige a fondo.

Al hundir el acelerador, el V6 ruge con un hermoso sonido que –no tengo dudas- fue estudiado durante horas en laboratorios de acústica hasta conseguir el efecto tan deseado: que se te paren los pelitos de la nuca.

También la manejé fuera del asfalto. Allí, el despeje de 28 centímetros es más que suficiente para animarse por caminos en mal estado. Y tan sólo habrá que tener cuidado con el barro, ya que los gruesos neumáticos de pavimento no serán de gran ayuda.

De todos modos, el sistema de tracción integral 4Matic se puede programar para responder mejor ante las complicaciones. En modo 4ETS, el control de tracción se adapta para permitir un mayor resbalamiento de los neumáticos, el ABS entra en modo off-road para reducir las distancias de frenado y el motor cambia la electrónica para entregar el torque de manera más suave.

Además, la caja automática realiza los cambios a un régimen más elevado. La idea de todos estos cambios es permitir que el vehículo deslice un poco más, pero que avance: sin detenerse ni enterrarse.

Sin llegar al límite de la exigencia, la ML se siente muy cómoda fuera del asfalto. Pero su hábitat ideal son las autopistas bien mantenidas y con curvas amplias. En las zonas más reviradas, los 2.130 kilos de peso hacen sentir la fuerza de su inercia. Dobla bien y frena bien, pero está lejos de tener un desempeño deportivo.

En viajes más relajados, en cambio, puede circular con el silencio y confort más absolutos, incluso a un régimen de 1.900 rpm en séptima y a 120 km/h. Acelera de 0 a 100 km/h en 7,9 segundos y alcanza una velocidad máxima de 233 km/h, pero también tiene un consumo promedio bastante razonable: 9 litros cada 100 kilómetros.

La autonomía está garantizada por un tanque de combustible que equivale a tener tu propio pozo petrolero: 93 litros de capacidad.

La ecuación para contener el consumo de un vehículo tan grande, pesado y potente está en la tecnología BlueEficiency. No es una solución tecnológica, sino el conjunto de muchas. Algunas de ellas son: los diferenciales con bajo nivel de fricción, los neumáticos con menor resistencia a la rodadura y la función a demanda de todos los grupos auxiliares.

Por ejemplo, la bomba de aceite, la bomba de agua del motor y la bomba de combustible no están encendidas todo el tiempo: funcionan sólo cuando se las necesita. Lo mismo ocurre con el compresor del gas del aire acondicionado.

 

Conclusión

 

Además de ser completamente nueva, esta tercera generación de la Clase M también se utilizó para crear la versión civilizada del Papamóvil blindado (ver recuadro). Pero la infalibilidad papal de ningún modo alcanza a su vehículo de transporte.

Son pocos los defectos que se le pueden achacar al nuevo Mercedes-Benz de los 4×4, pero el más importante es el olvido de la suspensión neumática. En un auto de este segmento y precio, se trata de un detalle de confort superlativo, que incluso ofrecen sus competidores -y ex primos- por mucho menos dinero.

Se adapta a todo. Lástima que se olvidaron de la suspensión neumática.

Se adapta a todo. Lástima que se olvidaron de la suspensión neumática.

Adiós a las líneas redoneadas. La tercera generación de la ML es más angulosa y agresiva que nunca.

Adiós a las líneas redoneadas. La tercera generación de la ML es más angulosa y agresiva que nunca.

Más allá de eso -y de la evitable rueda de auxilio temporal-, el ML 350 es un vehículo que se siente holgado en todo tipo de situaciones y condiciones.

Tiene confort sobrado para atravesar las horas pico de tránsito más penosas. Pero también causa la impresión adecuada cuando arribás con ella a esa clase de compromisos donde tu vehículo sí importa.

Se desenvuelve con soltura en la ruta, pero también sorprenderá a más de un chacarero-de-a-pick-up por los caminos rurales, cruzando huellones a buen ritmo y sin titubear.

Consume lo justo, acelera lo suficiente y su equipamiento de seguridad está tan bien pensado que te hace sentir culpable, abochornado, cuando detecta y corrige tus peores defectos de manejo.

Pero todo esto no es ni más ni menos que lo que se le debe exigir a un vehículo de casi 120 mil dólares. Por eso, lo único más holgado que el desempeño de la nueva ML sólo debe ser el bolsillo de su comprador.

 

Carlos Cristófalo

Producción fotográfica: Luqui Cardinal

 

 

FICHA TECNICA

Modelo probado: Mercedes-Benz 350 ML 4Matic BlueEfficiency Automática Sport

Origen: Alabama, Estados Unidos.

Precio: 119.900 dólares.

Garantía: Dos años, sin límite de kilometraje.

Comercializa: Mercedes-Benz Argentina (www.mercedes-benz.com.ar)

 

MOTOR

Tipo: delantero longitudinal, naftero, V6, cuatro válvulas por cilindro, inyección directa de combustible.

Cilindrada: 3.498 cc

Potencia: 306 cv a 6.500 rpm

Torque: 370 Nm entre 3.500 y 5.250 rpm

 

TRANSMISIÓN

Tipo: tracción integral permanente 4Matic, con modo 4ETS.

Caja: Automática, de siete velocidades, con levas al volante.

 

CHASIS

Suspensión delantera: independiente, con paralelogramos deformables y resortes helicoidales.

Suspensión trasera: independiente, con paralelogramos deformables y resortes helicoidales.

Frenos delanteros: discos ventilados

Frenos traseros: discos macizos

Dirección: electromecánica

Neumáticos: Continental 225/50R19, con llantas de aleación AMG (rueda de auxilio temporal)

 

PRESTACIONES

Velocidad máxima: 233 km/h

Aceleración de 0 a 100 km/h: 7,9 segundos

Consumo urbano: 12,2 l/100km

Consumo extraurbano: 7,2 l/100km

Consumo medio: 9,3 l/100km

 

MEDICIONES

Largo / ancho / alto: 4.804 mm / 1.926 mm / 1.796 mm

Distancia entre ejes: 2.915 mm

Peso en orden de marcha: 2.130 kg

Capacidad de baúl: 690 / 2.010 litros

Capacidad de combustible: 93 litros

 

EQUIPAMIENTO

Paquete deportivo exterior AMG (faldón delantero y faldón trasero, embellecedores laterales)

Barras longitudinales sobre el techo de efecto cromado

Portón trasero Easy Pack (apertura y cierre eléctrico automático)

Techo corredizo eléctrico

Retrovisores exteriores calefactados, ajustables y abatibles eléctricamente

Retrovisor exterior lado conductor con antideslumbramiento automático

Intelligent Light System (Faros bixenón adaptativos, lavafaros, luces diurnas de diodos luminosos)

Gancho para remolque con desbloqueo eléctrico

Llantas de aleación AMG de 19″ y 5 radios, neumáticos 255/50

Paquete deportivo interior

Asientos deportivos con configuración específica del acolchado delante y detrás y costuras en color de contraste

Molduras interiores de aluminio rectificado

Volante deportivo de 4 radios revestido en cuero, multifunción, con levas de cambio

Paquete de iluminación de ambiente

Pedales deportivos de acero inoxidable cepillado con tacos de goma

Alfombras de velours

Banco trasero abatible 1/3:2/3 con anclajes Isofix

Asientos delanteros regulable eléctricamente con memorias (incl. dirección y retrovisor exterior)

Sistema Parktronic con ayuda activa para estacionar y cámara para marcha atrás

Climatizador automático Thermatic

Asientos delanteros calefactados

Sistema multimedia Comand con CD/DVD audio/video y reconocedor de voz Linguatronic

Sistema de navegación con pantalla color TFT de 17,8 cm de diagonal

Sistema Bluetooth para comunicación por telefono celular

Media Interface (conexión iPod, USB, Aux-in)

Sistema de entretenimiento para plazas traseras

Sistema Keyless Go (apertura y cierre de puertas, arranque de motor sin llaves)

Sistema Pre-Safe con pretensores reversibles para el conductor y el acompañante, función de cierre de las

ventanillas laterales y posicionamiento automático del asiento del acompañante

Attention Assist (advierte al conductor si detecta síntomas típicos de agotamiento)

Programa electrónico de estabilidad (ESP) con sistema de control de tracción (ASR)

Sistema de frenos Adaptive Brake, incluyendo el sistema antibloqueo de frenos (ABS), Servofreno de emergencia (BAS), ayuda de arranque en pendientes, función de frenos secos y función Hold

Airbags delanteros frontales y laterales, de rodilla para el conductor y windowbags

Freno deportivo con discos perforados y embellecedores pintados en las pinzas de freno

Luz de freno adaptativa intermitente

Freno de estacionamiento de accionamiento eléctrico

Espejo retrovisor interior con antideslumbramiento automático

Alarma antirrobo con protección antirremolcado y sensor de rotura de cristal

Extintor de incendios montado debajo del asiento del conductor

Rueda de auxilio temporal

Avisador de pérdida de presión de los neumáticos

Caja automática de 7 velocidades 7G-Tronic Plus con control de velocidad crucero (Tempomat)

Función de arranque y parada Eco

Control de la velocidad en descensos DSR y programa de conducción todoterreno con tecla para todoterreno

 

 

 

De paseo con el Papamóvil

 

ML13

Visita obligada a la Catedral de Buenos Aires (en refacción).

 

 

ML14

Desde el cartel de la 9 de Julio, Francisco saluda a la ML.

 

ML15

El Clase M blindado del Papa Francisco.

 

En este texto podría hablar mucho sobre el lujo exagerado de su equipamiento de confort. O el suave andar de la suspensión. Pero, en este momento histórico de la Argentina, son pocos los que ven acá un Mercedes-Benz.

Y son muchos los que sonríen ante la visión de un Papamóvil.

El 19 de marzo, el cardenal Jorge Bergoglio cambió su nombre por Francisco para convertirse en el primer Papa americano. Y argentino.

Tres meses antes, Mercedes-Benz había donado al Vaticano un ML 350 igual a la de estas fotos, pero con adaptaciones importantes para convertirlo en un Papamóvil blindado.

Francisco hasta ahora prefirió mostrarse en público con un Mercedes-Benz G 500 más clásico y descapotable, pero el ML 350 lo espera en su garage para el momento que considere oportuno.

Con ingenio, desde la marca alemana siempre definieron al ML como “el Mercedes-Benz de los 4×4”.

Hoy es más conocido como “el Mercedes-Benz de los Papamóvil”.

 

C.C.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.