El aire en el aceite

En casi todos los sistemas de lubricación se produce una mezcla entre el aire y el aceite. Al margen del efecto obvio del deterioro por oxidación, la presencia del aire produce daños inmediatos en condiciones operativas reales y por eso debemos minimizar su ingreso o permanencia en el seno del fluido.