Test: Hyundai Veloster N

Es un auto pensado para track days. Pero que se puede disfrutar todos los días. Manejamos en calles, rutas y pista el mejor deportivo con tracción delantera que se vende hoy en la Argentina.

Hyundai tiene hoy en la Argentina la gama más completa de deportivos para el Segmento C (compacto). Con potencias entre 150 y 250 cv -y precios entre 34.900 y 49.900 dólares- la segunda generación del Veloster se ofrece en cuatro versiones. En Lubri-Press ya habíamos probado la variante intermedia: Veloster Turbo Ultimate. Y tuvimos un primer contacto con el Veloster N tope de gama, junto al piloto español Dani Sordo, en la pista de Oreste Berta en Córdoba.

Ahora pasamos una semana completa con el Veloster N. Lo manejamos en calles, rutas y pista. La crítica completa se reproduce a continuación.

POR FUERA

Es un Veloster de segunda generación, pero desde el primer vistazo queda en claro que no es un Veloster normal. Tiene la letra “N” en la parrilla –y varios rincones más- lo cual significa que fue desarrollado por la división de competición y autos deportivos de Hyundai. La N viene de Nangyang (centro de desarrollo en Corea del Sur) y Nürburgring (el circuito alemán donde Hyundai también tiene un laboratorio de pruebas).

Y, con lo de “primer vistazo”, no me refiero sólo al color exclusivo de los Hyundai N: el espectacular Performance Blue, también conocido como “Pitufo Gruñón”. También hablo de todos los otros detalles que lo hacen realmente espectacular (y muy llamativo).

Tiene llantas de 18 pulgadas con neumáticos Michelin Pilot Super Sport HM 225/40ZR18. Eso de HM es el código especial que usa Michelin para los neumáticos específicos que desarrolla para los deportivos de Hyundai. Los usan también el i30 N, que la marca coreana vende en Europa.

También está el generoso paquete aerodinámico: spoiler delantero, tomas de aire sobredimensionadas, faldones laterales y difusores traseros con doble salida de escape. Todo decorado con franjas rojas.

Mis dos detalles favoritos: las pinzas de frenos N en rojo y el gran alerón biplano, sobre el techo. Tal vez sea un fetiche muy íntimo, pero confieso que lo acariciaba con los dedos cada vez que le pasaba por al lado. Hermoso.

Todo esto se completa con las luces 100% de leds y el techo corredizo. Por supuesto, sigue teniendo las puertas asimétricas (una para el conductor, dos para sus acompañantes), como en todo Veloster.

El Veloster N es un deportivo del Segmento C, pensado para track days. Hoy no tiene un competidor directo en nuestro mercado. Volkswagen Argentina anunció la semana pasada que está dejando de ofrecer el Golf GTi y que canceló el lanzamiento local –varias veces anunciado- del Golf R. Peugeot ya no trae el 308 S GTi.

En la oferta actual del Segmento C, entre las marcas generalistas, no hay autos pensados para track days. Con un planteo un poco más civilizado, Peugeot ofrece el 308 S GT (225 cv, 1.75 millones de pesos) y Alfa Romeo tiene la Giulietta Veloce (240 cv, 44.700 dólares).

Para buscar el nivel de prestaciones similar al Veloster N ya habría que irse a marcas premium, que ofrecen mayor potencia, pero también precios mucho más altos. Me refiero a los Segmento C firmados por Audi RS (desde 310 cv y 76 mil dólares), BMW M (desde 340 cv y 75 mil dólares) y Mercedes-AMG (desde 360 cv y 104 mil dólares).

POR DENTRO

En el interior, los cambios también son bien puntuales, pero muy notorios. Lo primero que me encantó: la palanca de cambios. El Veloster se ofrece sólo con caja manual de seis velocidades. Es un detalle bien deportivo, que lo despega de los otros competidores mencionados.

Segunda sorpresa: los botones en color celeste, sobre el volante. Son los que activan las funciones de manejo deportivo. El que tiene la banderita a cuadros configura el auto para pista (Modo N). ¿Te recuerda al botón M de los BMW más extremos? Bueno, yo te recuerdo que Hyundai puso al frente de su División N a tres ex ejecutivos de la división deportiva de la marca alemana: Albert Biermann, Fayez Abdul Rahman y Thomas Schemera. Saben de qué se trata.

Las butacas deportivas, la pedalera en aluminio y los excelentes parlantes Infinity con subwoofer también son específicos de esta versión. Más allá de eso, sigue siendo un Veloster muy bien equipado: con una excelente posición de manejo y chiches como butacas calefaccionadas/refrigeradas, volante calefaccionado y sistema multimedia con Apple CarPlay y Android Auto.

Sin embargo, más allá de la buena calidad del audio, lo mejor de esa pantalla son los diferentes menús para el uso deportivo. Son funciones exclusivas de este Veloster N: medidor de Fuerza G, gráfico de potencia/torque, cronómetro para medir aceleración y programas para configurar la puesta a punto de la suspensión, la dirección, el control de estabilidad, la caja de cambios y el motor.

El baúl conserva la misma capacidad de los otros Veloster: 380 litros. Bajo el piso de carga, una mala noticia: la rueda de auxilio es finita, de uso temporario.

SEGURIDAD

Es un auto deportivo para usar en pista y, salvo la jaula de protección, tiene todo: seis airbags, anclajes Isofix, frenos a disco ventilados en las cuatro ruedas, frenos ABS con EBD, asistencia al arranque en pendiente y control de tracción. El control de estabilidad (ESP) tiene tres modos de programación, uno más permisivo que el otro, incluyendo la posibilidad de desconectarlo por completo.

Como no se vende en Europa, no hay pruebas de choque de EuroNCAP para esta generación del Veloster II. La marca tampoco patrocinó crash tests de LatinNCAP. El IIHS, equivalente norteamericano de los NCAPs, sometió el Veloster II a sus ensayos y le dio una calificación entre “buena” y “aceptable”, según el tipo de impacto.

MOTOR y TRANSMISIÓN

La mecánica es la misma del i30 N que se vende en Europa: motor naftero 2.0 turbo, con inyección directa e intercooler. Entrega 250 caballos de potencia a 6.000 rpm y 378 Nm de torque, entre 1.750 y 3.500 rpm.

En Estados Unidos y otros mercados se ofrece el Veloster N Pack Performance (que llega hasta 275 cv y viene con un diferencial electrónico de deslizamiento limitado), pero la fábrica de Corea del Sur aún no autorizó a comercializarlo en América Latina.

La tracción es delantera. La caja es manual, de seis velocidades. Viene con el sistema RevMatch: es un software que imita la maniobra de punta-y-taco. Al hacer un rebaje, aumenta de manera automática el nivel de revoluciones del motor, para que el cambio engrane con mayor suavidad y velocidad. En la Argentina, lo ofreció por primera vez la Nissan 370Z y ahora se consigue también en las Toyota Hilux de producción nacional, con caja manual (se llama iMT).

COMPORTAMIENTO

Caja manual, suspensión deportiva, despeje del suelo rebajado en 40 milímetros y neumáticos de perfil bajo. ¿El Veloster N es un deportivo que se puede usar todos los días? Sí, claro. El desacople del embrague tiene un punto de sutileza que tal vez haga que -a veces- se te apague el motor cuando arrancás en frío en primera. Y vas a tener que cuidar las ruedas en las zonas con baches (el perfil es muy bajo). Además, el spoiler puede llegar a fondear en los badenes.

Del resto se encarga el N Grin: es el selector de modos de manejo que hace que, en Normal y Eco, el Veloster N tenga muy buenos modales. Lo más notorio es la forma en que cambia la dureza de la suspensión: tiene amortiguadores con válvulas electrónicas, que varían la resistencia desde “blandito” hasta “piedra”.

En el modo Eco también se consiguen los mejores consumos, porque el mapeo del acelerador está pensado para lograr una mayor eficiencia: gasta una media de 9 litros cada 100 kilómetros.

Sin embargo, ese valor no es fácil de conseguir. El problema no es el auto. Es el conductor. El Veloster N es de esos autos que te hacen sentir parte de la máquina. La caja manual y los tres pedales –toda una rareza en este nivel de precio- influyen mucho en eso. Pero también hacen su aporte la dirección -bien directa y con servoasistencia- y los frenos, muy potentes. La sensación es tan genial que, más de una vez, te vas a sorprender a vos mismo manejando por el centro de la ciudad, con bastante tráfico y calles empedradas, rebotando de manera alegre en el habitáculo, con la suspensión en Modo Piedra.

Sin embargo, la verdad es que el Modo N lo tenés que reservar para salir a la ruta. Esta configuración cambia incluso el sonido de los escapes, abriendo unas válvulas para que suene más gruñón que el Pitufo que le dio su color. Es un auto con el que se puede viajar a muy buen ritmo. Un tanque lleno te alcanzaría para ganarte un buen talonario de multas por exceso de velocidad.

Por ese motivo, lo mejor es llevarlo a la pista. Porque la N viene de Nürburgring y este Hyundai fue pensado para quienes suelen asistir a track days: esos eventos en circuitos donde -con sólo llevar un casco y pagar una inscripción- podés girar a fondo en un entorno seguro y pulir tu estilo de manejo, para mejorar los tiempos de vuelta.

Ahí vas a aprender que, más allá de que sea un auto con tracción delantera, cuando lo provocás en curva puede llegar a deslizar un poco la cola. La caja de cambios es brillante. Entre 3.000 y 6.000 rpm, es un auto realmente explosivo y desafiante. Esta Salita Celeste N es la mejor escuela de manejo del momento.

Desde los neumáticos y los frenos, pasando por la suspensión, el RevMatch y –por supuesto- el motor, todo en el Veloster N está dimensionado para resistir la exigencia de un manejo en circuito.

Por supuesto, lo llevamos al Autódromo de Buenos Aires. Con Paul “Coloflow” Szebesta, piloto profesional, nos divertimos un par de horas en el Circuito 8, donde probamos el funcionamiento del Launch Control, y nos turnamos para para disfrutar el Veloster N. Colo es piloto profesional. Y me lo dejó en claro en cada curva.

Ahí también pudimos medir la aceleración: 0 a 100 km/h en 6,2 segundos. La velocidad máxima es de 250 km/h.

No me sorprendió lo bien que el Veloster N va en pista. Era lo que esperaba: el prestigio de los ex ingenieros de BMW M estaba en juego. Pero sí me gustó comprobar lo bien que se bancó la paliza de un tipo como el Colo, que no le perdonó nada. Después de unas cuántas vueltas a buen ritmo, debajo de todos esos alerones, pinzas rojas y escapes gruñones, seguía habiendo un robusto autito coreano.

CONCLUSIÓN

El Hyundai Veloster N es el mejor deportivo con tracción delantera que hoy te podés comprar en la Argentina. Incluso, en un circuito, apostaría a que gira más rápido que la recordada y potente –aunque más pesada- Hyundai Genesis V6.

Mientras tanto, el Veloster N hoy no tiene un rival directo en la Argentina. La competencia (Volkswagen, Peugeot) se retiró justo cuando el primer N llegó a nuestro mercado. Este Hyundai tiene la robustez y la puesta a punto desafiante del discontinuado Golf GTi. Caja manual y motor explosivo, como el recordado 308 S GTi. En la calle, resulta tan llamativo y original como la Giulietta Veloce. Y, en el uso diario, es bastante más confortable que la famosa Mégane III RS.

Recién a fin de año -o a comienzos de 2020- arribará un deportivo de planteo similar: la cuarta generación del Renault Mégane RS. Será para alquilar terrazas (en bóxes de track days).

El Veloster N no es un auto accesible. Con un precio de 49.900 dólares, cuesta lo mismo que una Tucson 4WD. Pero, si podés pagarlo, no te va a defraudar. Es el deportivo nervioso, exigente y divertido que Hyundai viene prometiendo desde hace años.

Veloz como un auto de pista, infernal como Nürburgring, sofisticado como los ingenieros alemanes que lo desarrollaron y, lo mejor de todo, tan confiable como cualquier Hyundai. Es uno de los autos del año en la Argentina.

Carlos Cristófalo
Piloto: Paul “Coloflow” Szebesta
Fotos: Hernando “Nando” Pollicelli

FICHA TÉCNICA

  • Modelo probado: Hyundai Veloster N
  • Origen: Corea del Sur
  • Precio: 49.990 dólares (versiones desde 34.900 dólares)
  • Garantía: Tres años o 100 mil kilómetros
  • Comercializa: Hyundai Motor Argentina (www.hyundai.com.ar)

MOTOR

  • Tipo: Naftero, delantero transversal, cuatro cilindros en línea, cuatro válvulas por cilindro, inyección directa, turbocompresor con intercooler.
  • Cilindrada: 1.998 cc
  • Potencia: 250 cv a 6.000 rpm
  • Torque: 378 Nm entre 1.750 y 3.500 rpm

TRANSMISIÓN

  • Tipo: tracción delantera, con control electrónico.
  • Caja: manual, de seis velocidades.

CHASIS

  • Suspensión delantera: independiente, tipo McPherson, con resortes helicoidales, amortiguadores de dureza variable y barra estabilizadora.
  • Suspensión trasera: independiente, tipo multibrazo, con resortes helicoidales, amortiguadores de dureza variable y barra estabilizadora.
  • Frenos delanteros: discos ventilados.
  • Frenos traseros: discos ventilados.
  • Dirección: de piñón y cremallera, con servoasistencia.
  • Neumáticos: Michelin Pilot Super Sport HM 225/40ZR18 (rueda de auxilio de uso temporario)

PRESTACIONES

  • Velocidad máxima: 250 km/h
  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 6,2 segundos.
  • Consumo urbano: 11,8 l/100km
  • Consumo extraurbano: 7,1 l/100km
  • Consumo medio: 9,0 l/100km

MEDIDAS

  • Largo / ancho / alto: 4.265 mm / 1.810 mm / 1.399 mm
  • Distancia entre ejes: 2.650 mm
  • Peso en orden de marcha: 1.450 kg
  • Capacidad de baúl: 380 / 566 litros
  • Capacidad de combustible: 50 litros

EQUIPAMIENTO

  • Doble airbag frontal delantero
  • Doble airbag lateral delantero
  • Doble airbag de cirtina
  • Freno a disco en las 4 ruedas con ABS +EBD
  • Control de estabilidad (ESP) + HAC
  • Asistencia de tracción en curvas (TVC)
  • Anclajes Isofix
  • Luces delanteras de led
  • Luces de led diurnas (DRL) y control de luces automático
  • Cámara de retroceso con líneas de guía
  • Sensores de estacionamiento traseros
  • Llave inteligente y botón de arranque
  • Climatizador automático
  • Volante calefaccionado
  • Control de velocidad crucero
  • Controles de audio, y computadora de a bordo en el volante
  • Levantavidrios eléctricos
  • Selector de modos de manejo, Modo N y Modo Custom
  • Pantalla multimedia flotante de 8 pulgadas
  • Conectividad Apple Carplay y Android Auto
  • Computadora de abordo Supervision cluster 4.2 pulgadas
  • Volante en cuero, con ajuste en altura y profundidad
  • Espejo retrovisor electrocrómico
  • Butacas deportivas de cuero N calefaccionadas y ventiladas
  • Tacómetro adaptativo
  • Spoiler trasero de 2 niveles
  • Suspensión con control electrónico de 3 niveles
  • Launch control
  • Rev Match
  • Neumáticos deportivos Michelin
  • Pedalera deportiva metálica
  • Salida de escape doble
  • Tablero exclusivo versión N
  • Sistema de control N Grin
  • Indicador de pase de cambios LED
  • Techo solar corredizo
  • Espejos calefaccionados y plegables eléctricamente.
  • Parrilla “N”