Vanguardia asimétrica

El Hyundai Veloster se vende en la Argentina desde agosto pasado. Es un auto tan difícil de calificar que, la compleja denominación creada por Lubri-Press hace un año fue tomada por varios medios colegas como propia: “hatchback compacto de puertas asimétricas”.

Pero esto no alcanza para definir a uno de los autos más exóticos del 2012. Lo manejamos durante una semana y la crítica completa se puede leer acá.

Por fuera

El Veloster comparte plataforma con el i30, el Elantra y otros modelos de la familia Hyundai-Kia. Pero tiene dimensiones más compactas. Sus 4,22 metros de largo representan dos centímetros menos que i30 de primera generación y ocho menos que el de segunda generación (previsto para el 2013 en la Argentina).

A pesar de los numerosos componentes en común, el Veloster es un auto completamente distinto. Por empezar, tiene una sola puerta del lado del conductor y dos del lado de los acompañantes. Se trata de una solución de compromiso –muy original, por cierto- para ofrecer una estética de coupé, sin perder practicidad.

Esto hace que el auto se vea diferente desde los cuatro costados. La trompa y el perfil del conductor se ven modernos y atractivos, mientras que la parte trasera y el perfil de los acompañantes resultan más polémicas y discutibles, aunque funcionales.

Lo que queda claro es que el Veloster no se parece a nada que haya hoy en nuestras calles y, con un color amarillo tan llamativo como el que le tocó a Lubri-Press, es garantía absoluta de no pasar desapercibido en el tránsito.

¿Nuestro ángulo favorito de su diseño? El cenital. La polémica por las puertas asimétricas muchas veces hacen olvidar su espectacular techo panorámico, que cubre con vidrio casi la totalidad de la parte superior del auto. No por nada en Hyundai ya piensan en una posible versión Cabrio.

La estética se completa con unas bonitas llantas de 17 pulgadas con cinco radios. La unidad probada estaba calzada con neumáticos 215/45 firmados por Fate Eximia, fabricados en la Argentina. Tal vez no sean los mejores cauchos, pero son fáciles de conseguir. Y, en estos tiempos, ese no es un detalle menor.

Por dentro

El interior del Veloster no es tan rupturista como su exterior, pero sigue la línea de los últimos modelos de Hyundai. Tanto el volante como la consola central tienen forma de “V”. Otras concesiones al diseño son las agarraderas internas de las puertas delanteras y el ya destacado techo panorámico: se abre hasta la mitad y, si molesta el sol, tiene una cortina eléctrica que lo cubre por completo.

La posición de manejo puede ser deportiva o conservadora, a gusto del conductor. Esto es porque la butaca se puede bajar hasta casi quedar pegada al suelo, bien acompañada por el volante con regulación en altura y profundidad.

La calidad de terminación es muy buena, a un nivel que hasta despierta la envidia de los CEOs de otras marcas.

Interior de muy buena calidad, con la estética ya vista en otros Hyundai.

El equipamiento del Veloster para la Argentina fue definido de manera inédita. Por primera vez, una marca de autos realizó una encuesta entre el público –que incluyó un Focus Group de Lubri-Press y Autoblog- para que votaran por su configuración favorita.

Así, el Veloster llega a nuestro mercado con un solo nivel de equipamiento, que incluye butacas deportivas en cuero y tela, climatizador automático, sistema multimedia con pantalla táctil de 7 pulgadas y cámara trasera.

El equipo multimedia puede reproducir audio (CD/MP3/Bluetooth/iPod/USB/Aux) y video (viene con entrada y cable tipo RCA). Desde la pantalla también se opera el sistema Blue Max, un simpático videojuego que desafía al conductor a realizar el manejo más económico posible: durante 10 minutos analiza el desempeño y otorga un puntaje. La idea es batir el propio récord una y otra vez.

La puerta trasera no está para facilitarle la vida a los pasajeros. Está para evitarle molestias al conductor.

Las plazas traseras son un tema aparte. En la butaca posterior del Veloster hay espacio para sólo dos pasajeros, con dos butacas individuales separadas por un doble posavasos en el medio. Pero, claro, sólo hay acceso desde la puerta lateral derecha.

El hueco de ingreso es un poco estrecho, pero una vez en el interior hay buen espacio para las piernas. No sobra nada en altura y las cabezas quedan bastante expuestas a los rayos del sol. La maniobra para salir de las plazas traseras  es incluso más complicada que la de acceso.

Y acá es donde se comprende la finalidad de esta tercera puerta asimétrica: la idea no es facilitarle la vida a los pasajeros, sino evitarles molestias a los de adelante.

Mientras en una coupé normal –o en un hatchback de tres puertas- el conductor o su acompañante tendrían que bajarse para permitir que ingrese más gente, en el Veloster tan sólo se limitarán a pedirles que suban por la derecha.

El baúl tiene 320 litros de capacidad, pero se puede ampliar hasta 1.015 litros. Debajo del piso del baúl está la rueda de auxilio. Es del tipo de emergencia, con medida 7.0Jx17 y con ella no se puede circular a más de 80 km/h.

Seguridad

Una de las sorpresas más agradables de la encuesta de Hyundai para configurar al Veloster fue que el público argentino priorizó el equipamiento de seguridad por encima de otros elementos de confort o estética.

Así, el Veloster se ofrece en nuestro mercado con una dotación ejemplar: viene de serie con frenos a disco en las cuatro ruedas (con ABS, EBD y BAS), control, de tracción, control de estabilidad, seis airbags, cinturones de seguridad en las cuatro plazas (los delanteros, con pretensionador) y cuatro apoyacabezas.

Además, tiene anclajes Isofix para sillas infantiles, luces antiniebla delanteras y traseras, alerta de olvido de cinturón de seguridad, retrovisores eléctricos con desempañador y la única puerta trasera no olvidó la traba para niños.

La carrocería tiene curvas, guiños, trucos y chanfles para mirar durante un largo rato.

El Veloster se produce para todo el mundo en la planta coreana de Ulsan y un ejemplar 1.6 GDi fue sometido el año pasado a las pruebas de choque de EuroNCAP. Obtuvo el puntaje máximo de cinco estrellas, con 96% de protección para adultos, 89% para niños y 49% para peatones.

Motor y transmisión

Desde Corea, el Veloster fue habilitado para todo el mercado latinoamericano con una sola motorización: naftera, de cuatro cilindros, con 16 válvulas, 1.591 centímetros cúbicos, inyección indirecta y 130 caballos de potencia a 6.300 rpm. El torque es de 158 Nm a 4.850 rpm.

En otros mercados, el Veloster se ofrece con este mismo block, pero al agregarle inyección directa el rendimiento trepa a 140 cv y 167 Nm. Mejor aún, sobre esta base hay una versión Turbo, que asciende a 201 cv y 264 Nm.

El motor 1.6 de inyección indirecta es el único disponible para Latinomérica.

¿Por qué Hyundai no habilita las versiones con inyección directa para nuestros mercados?

Sencillamente porque no confía en nuestros combustibles. Sin embargo, según le informó a Lubri-Press el vicepresidente de Hyundai Argentina, Ernesto Cavicchioli, la marca ya está realizando ensayos locales para evaluar la posibilidad de levantar esta precaución.

Con un solo nivel de equipamiento, la única opción que ofrece el Veloster en la Argentina es el tipo de transmisión: manual o automática, de seis velocidades. El costo extra de la AT6 es bastante razonable, apenas siete mil pesos.

Comportamiento

Analizar el comportamiento del Hyundai Veloster obliga, en primer lugar, a olvidarse por completo de su diseño exterior. Sucede que la carrocería tan vanguardista, moderna y llamativa fuerza el preconcepto de que estamos ante un auto deportivo.

Y no es así. Aunque tampoco es un auto lento. Vamos a los números: acelera de 0 a 100 km/h en 10,9 segundos y alcanza una velocidad máxima de 197 km/h.

Son valores más que suficientes para llenar con rapidez un formulario completo de multas de tránsito, pero está lejos de la espectacularidad que parece prometer su diseño.

 

 

El motor 1.6, como todo multiválvulas, demanda ser llevado a un régimen elevado para entregar lo mejor de sí.

Así, a ritmo tranquilo, el Veloster se comporta como un hatchback ciudadano dócil y silencioso, aunque falto de reacciones. Recién a partir de las 3.500 rpm muestra su temperamento y un sonido más ronco invade el habitáculo.

El andar es correcto y prioriza el confort antes que las maniobras de alta velocidad. Y lo bueno de que no sea un deportivo es que sus consumos son bastante contenidos: gasta 9,1 litros cada 100 kilómetros en ciudad y en ruta se conforma con apenas 6,1 litros.

Pero, siempre hablando de comportamiento, lo más interesante no es analizar al auto, sino a lo que éste genera en su entorno. El comportamiento de la gente -y ya no del Veloster- es un show aparte. Lo aman o lo odian, pero nadie queda indiferente ante él.Cuando los semáforos se ponen en rojo te piden bajar la ventanilla para preguntarte qué auto es. Y, cuando se ponen en verde, no faltan los que salen acelerando a fondo, pensando que están compitiendo contra un superdeportivo. Allá ellos.

Conclusión

Cuando Hyundai se propuso convertirse en una de las automotrices más grandes del mundo sabía que estaba obligada a explorar nuevos segmentos del mercado, más allá de los tradicionales.

La marca podría haberse dado por satisfecha tras haber cubierto el segmento de los hatchbacks compactos con el i30 –la segunda generación está cosechando elogios en todo el mundo- y el de los deportivos de tracción trasera con la Genesis.

Pero para llegar más arriba también hay que tener presencia en los nichos más pequeños y ese es el hueco que viene a cubrir el Veloster.

Los tres cuartos delanteros (del lado del conductor) muestran el estilo más deportivo.

La fórmula de ofrecer un auto con diseño llamativo y motor de temperamento sosegado no es un invento de Hyundai. De hecho, en la Argentina las versiones más vendidas de los Mini Cooper, Audi A1 y Alfa Romeo Mito son justamente las menos potentes (122, 86 y 105 caballos).

A ese tipo de consumidor -muy particular y específico- es al que apunta el Veloster. Para ellos, la imagen es la prioridad. Pueden ser vanguardistas, extrovertidos y jugados en cuanto a diseño, pero son muy racionales en términos mecánicos y de prestaciones.

El Veloster tal vez no tenga un emblema tan codiciado como algunas de esas marcas mencionadas, pero juega con dos ventajas bien claras: la tercera puerta lo hace más versátil en el uso diario y es el más novedoso de su segmento.

Y, cuando se trata de modas, se sabe que tener el último grito a veces es todo lo que importa.

C.C.

FICHA TECNICA

  • Modelo probado: Hyundai Veloster 6MT
  • Precio: 167.442 pesos (Veloster 6AT, 174537.00 pesos)
  • Garantía: tres años o 100 mil kilómetros.
  • Comercializa: Hyundai Motor Argentina (www.hyundai.com.ar)

MOTOR

  • Tipo: delantero transversal, naftero, cuatro cilindros en línea, 16 válvulas, inyección indirecta de combustible.
  • Cilindrada: 1.591 cc
  • Potencia: 130 cv a 6.300 rpm
  • Torque: 158 Nm a 4.850 rpm

TRANSMISIÓN

  • Tipo: tracción delantera, con control electrónico.
  • Caja: manual de seis velocidades (opcional, automática de seis marchas).

CHASIS

  • Suspensión delantera: independiente, tipo McPherson, con barra estabilizadora.
  • Suspensión trasera: barra de torsión acoplada con barra estabilizadora.
  • Frenos delanteros: discos ventilados (280 mm)
  • Frenos traseros: discos macizos (262 mm)
  • Dirección: de piñón y cremallera, con asistencia eléctrica.
  • Neumáticos: 215/45 R17

PRESTACIONES

  • Velocidad máxima: 197 km/h
  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 10,9 segundos
  • Consumo urbano: 9,1 l/100km
  • Consumo extraurbano: 6,1 l/100km
  • Consumo medio: 7,8 l/100km

MEDICIONES

  • Largo / ancho / alto: 4.220 mm / 1.791 mm / 1.399 mm
  • Distancia entre ejes: 2.650 mm
  • Peso: 1.200 kg
  • Capacidad de baúl: 320 / 1.015 litros
  • Capacidad de combustible: 50 litros

EQUIPAMIENTO

  • Dirección asistida eléctricamente (MDPS) con endurecimiento programado
  • Frenos ABS, EBD y BAS
  • Control electrónico de Tracción y Estabilidad
  • Vehicle Stability Management
  • Doble airbag frontal delantero
  • Doble airbag lateral delantero
  • Doble airbag de cortina
  • Cinturones de seguridad de tres puntos en las cuatro plazas
  • Cinturones de seguridad delanteros con pretensionador
  • Testigo de cinturón de seguridad no abrochado
  • Espejos retrovisores exteriores eléctricos con desempañador rebatibles eléctricamente
  • Faros delanteros de tipo proyector con detalle de luces LED
  • Regulación de altura de faros eléctrica
  • Luces antiniebla delanteras
  • Seguro de puerta trasera para niños
  • Tercera luz de freno en luneta trasera
  • Cierre automático de puertas
  • Anclaje de sillas de bebé
  • Alarma
  • Techo corredizo eléctrico de dos funciones panorámico
  • Volante y pomo de palanca de cambios tapizado en cuero
  • Volante regulable en altura y profundidad
  • Control de velocidad crucero con mando en el volante
  • Climatizador automático
  • Sistema multimedia de pantalla táctil de 7 pulgadas
  • Audio con CD/RadioAM/FM/ MP3/DVIx/4 parlantes/tweeter
  • Conectividad IPOD, entrada auxiliar de video RCA y dispositivos USB
  • Bluetooth
  • Cámara trasera para ayuda de estacionamiento con visualización en pantalla multimedia Sensores de estacionamiento traseros
  • Computadora de abordo con control en el volante
  • Controles de audio en el volante
  • Vidrios tonalizados
  • Levantavidrios eléctricos (3)
  • Cierre centralizado con mando a distancia
  • Apertura de tapa del tanque de combustible desde el interior
  • Luces para mapas
  • Butaca de conductor regulable en altura
  • Cenicero portátil
  • Parasoles con espejos y luz individual
  • Espejos retrovisores exteriores pleglables eléctricamente con repetidor de luz de viraje
  • Portavasos trasero central
  • Pedales con detalles metálicos
  • Llantas de aleación de aluminio de 17 pulgadas
  • Antena integrada al techo tipo “Aleta de tiburón”
  • Limpia-lavaluneta trasera con desempañador
  • Material aislante en el capot
  • Asiento trasero plegable y rebatible 60:40
  • Manijas exteriores y espejos color carrocería
  • Red para sujetar el equipaje
  • Bandeja para ocultar el equipaje

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.