LUBRI-PRESS

La nueva referencia

La octava generación de la pick-up de Toyota ya está en la Argentina. La manejamos durante un día en Mendoza. Más tecnología. Más seguridad. Y un gran desafío: superar a la vieja Hilux.

Informe: el ocaso de las pick-ups chicas

Por Glauco Lucena En los últimos meses, Fiat lanzó los nuevos Palio y Grand Siena con una plataforma completamente nueva. ¿Alguien sabe qué pasó con el proyecto de una Strada más grande? Ahora, Volkswagen rediseñó los Gol Trend y Voyage. ¿Dónde está la actualización para la Saveiro? Algo inquietante está ocurriendo en el reino de las pick-ups chicas. Ellas dejaron de ser una prioridad para las fábricas de autos en el Mercosur. Y están siendo relegadas a un segundo plano en el portfolio de las marcas que todavía participan en el segmento. Durante el lanzamiento de la nueva Ranger, en Salta, ejecutivos de Ford confirmaron que la Courier no tendrá reemplazante. En la Argentina cesó su comercialización hace varios meses y dejará de ser producida en Brasil a fin de año: “No es nuestra prioridad un tipo de vehículo que sólo se vende en Brasil. Nuestra estrategia de productos está totalmente globalizada”, sentenció un directivo del Óvalo. Peugeot, la última marca en aventurarse en este segmento con la Hoggar, se arrepiente amargamente de haber hecho una mala apuesta. Fuentes ligadas a la marca francesa admiten veladamente la decepción que causan las pobres ventas de la pick-up derivada del 207 Compact. Y confirman que no tendrá reemplazante. El 208, que comenzará a ser producido en Brasil a comienzos del 2013, tendrá una versión SUV, pero no una pick-up. Renault analizó alguna vez la posibilidad de producir en Brasil una pick-up derivada del Logan, pero descubrió a tiempo que se trataba de una insensatez y huyó del barco antes de que se hundiera. ¿Y General Motors, qué dice sobre la Montana? Esta pick-up está derivada del Agile, un producto que no tendrá reemplazante en el futuro. Y la Montana tendrá el mismo destino, más allá de que el año que viene ambos modelos tendrán un leve –y último- restyling. Cuando salga de línea, de aquí a algunos años, el Agile se llevará también a la Montana para el museo. Y nadie de GM habla de una pick-up derivada del Cobalt o del futuro Onix. Volviendo a las líderes del segmento, Strada y Saveiro, ellas seguirán recibiendo actualizaciones, pero no al mismo ritmo de los hatchbacks y sedanes, de los cuales derivan (ver nota abajo). Fiat había evaluado la posibilidad de producir una pick-up mediana basada en la Plataforma 326. Incluso se la conoció internamente como Stradao, por sus grandes dimensiones. Pero la alianza con Chrysler llevó a analizar si no es más convenientes producir una pick-up hecha y derecha, como la Dodge Dakota. En un lugar como el Mercosur, donde el segmento de las pick-ups chicas representan 20 mil unidades por mes, no hay espacio para más competidores. Otra cosa sería si fueran exportadas de manera masiva, pero en la Argentina el público sigue prefiriendo la seguridad para la carga de los furgones o la mayor versatilidad de las pick-ups medianas. Las pick-ups chicas son un producto títpicamente brasileño. ¿Pero por qué se apagó el fuego de un segmento que alguna vez fue pujante? En Brasil, ganaron impulso en los años ’80, como productos pensados para trabajos livianos, pero que también se prestaban para acompañar los deportes del público joven: sus cajas de carga eran ideales para llevar bicicletas, tablas de surf y otros equipos. Además, las versiones de entrada a gama eran más baratas que cualquier otro auto de pasajeros. Pero, con la llegada de los autos populares con motorizaciones 1.0 en los años ’90, perdieron ese privilegio. Y después, con la popularización de las SUVs y crossovers, perdieron su aura de deportividad. En el campo laboral, en Brasil y Uruguay surgieron pick-ups más grandes y económicas provenientes de China e India. Y las nuevas estrategias globales de la marca fueron la última palada de tierra para su entierro definitivo. * Copyright de AutoEsporte. Derechos de reproducción y traducción de Autoblog.com.ar *** Fotos espía Otro restyling más para la Fiat Strada Fiat ya comenzó con las pruebas de la «Nueva» Strada, tal como muestran las fotos enviadas por Marlos Ney Vidal, del sitio AutosSegredos. El lanzamiento de la nueva pick-up está previsto para el 2014. A pesar de su edad avanzada, no habrá que esperar que utilice la Plataforma 326 de los nuevos Palio y Grand Siena. La Strada conservará la misma estructura -estrenada en 1998-, que deriva del Palio de 1996. El exterior será tan sólo una evolución de los cambios presentados en Brasil en junio pasado (ver nota). Y es probable que se renueve la plancha del instrumental. No habrá cambios en las motorizaciones y se seguirán ofreciendo tres carrocerías: cabina simple, cabina extendida y cabina doble. Su principal rival, la Volkswagen Saveiro, también recibirá una actualización en algún momento del 2013.

Campo de pruebas

Focus Group: Mitsubishi L200 3.2 CR En otra producción exclusiva entre Lubri-Press y Autoblog, convocamos a usuarios del segmento de las pick-ups medianas a probar y opinar sobre la última evolución de la L200. Los Focus Group de Lubri-Press y Autoblog -el programa exclusivo de tests drives donde los lectores prueban y opinan sobre las últimas novedades del mercado- volvieron a sus fuentes. La primera edición se realizó hace más de un año en el campo, con la Volkswagen Amarok, y este séptimo capítulo volvió a tener como protagonistas a una chata por caminos rurales. El mes pasado, diez usuarios de pick-ups del segmento mediano pudieron evaluar sobre los polvorientos caminos de Mercedes, provincia de Buenos Aires, a la Mitsubishi L200 3.2 CR, la última evolución de la camioneta fabricada en Brasil. En términos de organización, la gente de Alfacar –importador oficial de Mitsubishi en la Argentina- fijó nuevos parámetros para este tipo de eventos, con el armado de un lounge en una estancia de 1908, una completa merienda para amenizar el debate, tres L200 a disposición de los participantes (una con caja automática) y tres instructores de manejo del Mitsu Club, para que la experiencia fuera tan completa como segura. La L200 3.2 CR está a la venta desde marzo pasado y se ofrece en dos versiones: 4WD manual (49.900 dólares) y 4WD automática (51.750 dólares). Ambas llevan el mismo motor cuatro cilindros turbodiesel con 165 caballos de potencia. El equipamiento de serie incluye doble airbag frontal, frenos ABS delanteros y traseros, climatizador automático, tapizado en cuero sintético, control de crucero (sólo en versión automática), levantavidrios eléctricos en las cuatro puertas y espejos retrovisores eléctricos, con plegado automático.   Testimonio I Nombre: Mercedes Castro (39 años) Ocupación: Empleada administrativa (maneja 12 mil kilómetros al año) Vehículo actual: Ford Ranger 4×4 Limited 2006 Vehículos anteriores: Otra Ford Ranger Limited, Mitsubishi L200 y Fiat Punto. Me gustó: “El habitáculo es muy cómodo, sobre todo en las plazas traseras. El diseño me encanta, me parece divino. La trayectoria de Mitsubishi me transmite mucha confianza, sobre todo por la confiabilidad mecánica y por cómo están hechos sus sistemas de transmisión”. No me gustó: “La suspensión delantera me pareció demasiado blanda. El pedal de freno tiene un recorrido largo y esponjoso. El interior tiene materiales demasiados sencillos. Por el precio, le faltarían más ayudas electrónicas, como asistencia en pendiente, ESP y control de tracción. Me gusta hacer travesías off-road y tendría que levantar bastante la suspensión para mejorar su desempeño”. Testimonio II Nombre: Luis Alberto Tobal (55 años) Ocupación: Especialista en mantenimiento de maquinaria vial (maneja 30 mil kilómetros al año) Vehículo actual: Mitsubishi 2.5 1996 Otros vehículos actuales: Chevrolet S10 2010, Peugeot Partner, Citroën Berlingo, BMW 328i 1996 y BMW 325i 1995. Me gustó: “Me sorprendió el funcionamiento del motor. Tiene mucha potencia. Casi demasiada para una chata. La calidad del interior me pareció buena, lo mismo que el andar, muy suave comparado con mi vieja Mitsubishi. Me parece una pick-up espectacular para andar en la ruta, en la ciudad y en la playa. Me gusta el diseño de la trompa”. No me gustó: “Me cuesta imaginarla como una pick-up de trabajo. La caja de carga debería ser unos centímetros más grande y los salpicaderos traseros tendrían que ser más largos, para no lanzar piedras cuando se anda en el ripio. No me gusta el diseño de la parte trasera. Me gustaría que Alfacar ofreciera una versión más simple destinada sólo para trabajar”. Testimonio III Nombre: Marcelo Pucci (51 años) Ocupación: Fabricante de accesorios para pick-ups (maneja 40 mil kilómetros al año) Vehículo actual: Volkswagen Amarok 4×4 Highline 2011 Vehículos anteriores: Toyota Hilux 3.0 y Ford Ranger Me gustó: “Me pareció una camioneta muy fácil de maniobrar, con las dimensiones justas para el tránsito y una muy buena dirección. Probé la versión con caja automática, que me gustó mucho. El torque del motor es excelente, lo que ayuda mucho a la agilidad. También me agradó el diseño, tiene personalidad, no es copia de otras pick-ups. Otros puntos a favor son el climatizador y la insonorización, son detalles cuidados como si fuera un auto y no una pick-up”. No me gustó: “El tren delantero lo noté demasiado blando para mi gusto, no así el tren trasero, que tiene buen agarre. La cabina es un poco más angosta que en la Amarok y la caja de carga no es tan profunda”. Testimonio IV Nombre: Ramiro Beatriz (22 años) Ocupación: Estudiante y empleado en una fábrica de accesorios para pick-ups (maneja 30 mil kilómetros al año) Vehículo actual: Volkswagen Amarok 4×4 Vehículos anteriores: Ford Ranger 2.5, Ranger 2.8 y Toyota Hilux   Me gustó: “Me encantó el motor, tanto el torque como la potencia. Me gustó el trabajo de la suspensión, tiene una gran estabilidad y es muy maniobrable. Las relaciones de caja son muy buenas y ayudan mucho a la salida que tiene desde parada. El interior no es más grande que en la Amarok, pero me pareció más confortable, sobre todo la posición de manejo. También me gustó el diseño”. No me gustó: “Por el precio que tiene debería ofrecer control de estabilidad, control de tracción y más airbags. También butaca con regulación eléctrica. Con el último restyling se eliminaron la luneta trasera de apertura eléctrica y el techo corredizo, un accesorio que sólo tenía la L200”. Testimonio V Nombre: César Beatriz (48 años) Ocupación: Fabricante de accesorios para pick-ups (maneja 60 mil kilómetros al año). Vehículo actual: Mitsubishi L200 3.2 Vehículos anteriores: Isuzu, Toyota Hilux, Chevrolet S10, Ford Ranger, Dodge Ram, VW Amarok y Nissan Frontier 2.5. Me gustó: “La estabilidad y la dirección son muy buenas. La amortiguación está muy bien puesta a punto. La aceleración y la capacidad de tracción me sorprendieron. La camioneta tracciona a la misma velocidad que el motor trepa de vueltas. Esto debe ser una cuestión del torque y la cilindrada 3.2. Es algo que no ocurre con la Amarok 2.0 y la Frontier 2.5”. No