Máquina de pasión

Es la versión más potente del hatchback de Alfa para el Segmento C (compacto). Cambios en el diseño, motor y caja. Un deportivo que ya es un clásico.

Con nueve años en el mercado, la Giulietta más deportiva recibió un restyling, más potencia y nueva transmisión.

También dejó de lucir el emblema del Quadrifoglio Verde. Ahora es, simplemente, Veloce.

La versión más deportiva de la Giulietta de Alfa Romeo se lanzó en la Argentina en noviembre de 2010. Se llamaba Giulietta Quadrifoglio Verde. Un vendedor de aquellos años me contó que, poco después, le cambiaron el nombre a Giulietta QV: “¿Vos podés creer que había clientes que pensaban que esa versión sólo se vendía en color verde?”

A partir del lanzamiento de las Giulia QV y Stelvio QV -ya en preventa en la Argentina, ver precios– Alfa decidió reservar la denominación QV sólo para sus modelos más potentes y extremos. Por eso, cuando recibió un restyling, la Giulietta QV aumentó su potencia, pero también cambió de nombre: ahora se llama oficialmente Giulietta Veloce.

Pero, otra vez la excepción, no en la Argentina. Acá, después de un largo proceso de evangelización, la clientela aprendió a aceptar el nombre en italiano y fue rebautizada como Giulietta Veloce Quadrifoglio.

Manejamos durante una semana la nueva Giulietta (¿VQ?) de 49.850 dólares. La crítica completa se reproduce a continuación.

POR FUERA

Se llama Quadrifoglio, pero en este auto no vas a encontrar ningún trébol de cuatro hojas. Alfa Romeo permite que se juegue con variantes del nombre, pero no con su emblema más sagrado. Por eso, en su exterior sólo hay logos de “Veloce”.

La idea es que, de ahora en más, todos los Veloce sean autos deportivos, pero no extremos. Algo así como la diferencia que establece Audi entre sus S y RS.

El restyling que recibió con respecto a la primera Giulietta QV, parte de la base del que ya se aplicó sobre las versiones de entrada a gama (leer crítica de la Giulietta 2017): la parrilla frontal (llamada “Cuore” por Alfa Romeo) ahora forma una “V” más pronunciada. En el caso de esta versión Veloce, esta parrilla tiene bordes negros y está acompañada por una gran toma de aire inferior, con bordes rojos.

También dejó de lucir el emblema del Quadrifoglio Verde. Ahora es, simplemente, Veloce.

Unidad con pintura mate Grigio Racer. Es un opcional de 720 dólares.

Tiene faros de Xenón con luces diurnas de leds. Las llantas son de 17 pulgadas (calzadas con Bridgestone Turanza 225/45). En la parte trasera no hay cambios: sigue con esas ópticas tan peculiares en led. Recordemos que en el diseño original de la Giulietta participó el argentino Juan Manuel Díaz.

Pero volvamos al auto. Supongo que ya notaste el detalle más llamativo de esta unidad: la pintura es mate.

No es un adhesivo vinílico, como el que colocan muchos aficionados al tuning. Es pintura. Así sale de fábrica. Se trata de un opcional que se ofrece en este único tono: Grigio Racer. Cuesta 720 dólares extra.

Es una pintura que hay que cuidar mucho: la unidad probada tenía un rayón en el guardabarros trasero (¡yo no fui!). Y no te digo el efecto que causan las cacas de paloma: ¡son fluorescentes! La pintura mate requiere cuidados muy especiales. Por ejemplo, no se puede pulir, porque quedaría un manchón: en caso de rayaduras, hay que repintar todo el panel de nuevo. Un perno.

¿Contra quién compite la Giulietta Veloce en la Argentina? Como siempre, la relación precio/potencia de Alfa Romeo es un poco más accesible que en las marcas premium alemanas: Audi A3 2.0 TFSi (190 cv, 44.300 dólares), Audi S3 Sportback (310 cv, 67.300 dólares), BMW 120i Sport (184 cv, 43.900 dólares), BMW M140i (340 cv, 61.900 dólares), Mercedes-Benz A 250 Sport (211 cv, 57.000 dólares).

Al mismo tiempo, se posiciona un poco más caro que modelos similares de marcas generalistas. Por eso, en mi opinión, el rival más aproximado es el Volkswagen Golf GTi de 230 cv: 42.700 dólares con tapizado en tela y 44.200 con cuero. Para este año estaba prevista la llegada del restyling del Peugeot 308 S GTi (270 cv, últimas unidades pre-restyling en stock por 870 mil pesos), pero el lanzamiento viene demorado por la implementación de la WLTP.

POR DENTRO

Bienvenido al año 2010. Desde que se lanzó a la venta, es poco lo que cambió en el interior de la Giulietta más deportiva. Sólo se actualizó el volante (en cuero, con costuras rojas y aplique en aluminio), el revestimiento de la plancha de instrumentos (en goma blanda, con entramado símil carbono) y el equipo de audio.

Aunque no mucho: la Veloce tiene una pantalla táctil de sólo cinco pulgadas. Es probable que estés leyendo esto desde un celular más grande que eso. Y con más colores también. Además, no tiene GPS ni cámara de retroceso. Ni se te ocurra pedirle Apple Car Play o Android Auto. Al menos, el Bluetooth funciona bien.

Después está la butaca: viene de serie con un asiento deportivo con apoyacabezas integrado, detalles en aluminio pulido y el logo de Alfa Romeo, bordado con hilo rojo. Tiene tapizado en cuero y Alcántara. El ajuste es manual, pero es bellísima.

Además, en opción, tenés una butaca en Cuero Milano microperforado, de color rojo furioso. Viene con ajustes eléctricos. No es nada barata: cuesta 4.535 dólares. Me gustó más la que viene de serie: combina mejor con el Grigio Racer.

Esto sí viene de serie y es espectacular: doble techo panorámico (la primera mitad se abre). Tiene cortinitas de accionamiento manual y hace que el habitáculo sea bien luminoso. Sobre todo en esta unidad de pruebas, que tenía vidrios polarizados aftermarket en el límite de lo legal.

Después, es igual a la Giulietta QV anterior: el mismo climatizador, la misma pedalera en aluminio y el mismo espacio limitado en las plazas traseras. Hay lugar para tres adultos, pero el techo es algo bajo. El acceso no es cómodo. El baúl sigue sin ser generoso: 350 litros.

Bajo el piso de carga, una mala noticia: rueda de auxilio de uso temporario. Con ese neumático en uso, no se puede viajar a más de 80 km/h.

Otro opcional: tapizado en Cuero Milano Rosso y butacas delanteras con ajuste eléctrico: 4.535 dólares. Carísimo.

Detalles en aluminio, costuras rojas y emblema de Alfa bordado. ¿Quién necesita Cuero Milano?

Estas butacas con apoyacabezas integrado y tapizado en cuero/Alcántara vienen de serie. No están nada mal.

De serie: techo panorámico, con la mitad delantera corrediza.

Atrás caben tres adultos: siempre y cuando no sean muy altos.

Tiene cinco pulgadas. Hay celulares más grandes. Y más funcionales también: no hay GPS ni cámara de retroceso.

Volante de nuevo diseño y sistema multimedia con pantalla táctil.

El DNA siempre en Dynamic. Siempre.

Sólo se vende con caja automática. La TCT es muy buena, pero debería ofrecer también la opción manual. El DNA, siempre en modo Dynamic.

El baúl tiene 350 litros de capacidad. Apenas correcto.

SEGURIDAD

Todas las Giulietta vienen de serie a la Argentina con seis airbags, anclajes Isofix, frenos ABS con EBD, control de estabilidad, control de tracción, asistencia al arranque en pendiente y control de presión de los neumáticos.

Por el precio que tiene, debería ofrecer también frenado autónomo de emergencia, alerta de punto ciego, alerta de cambio de carril y –una vez más- cámara de retroceso.

La Giulietta es un auto tan longevo que permite evaluar cómo evolucionaron las exigencias en las pruebas de choque de los organismos independientes. En 2010, EuroNCAP le otorgó la calificación máxima de cinco estrellas, con 97% de protección para adultos, 85% para niños y 63% para peatones. Sin embargo, el mismo ente volvió a evaluarla con el protocolo de 2017 y la nota bajó de manera considerable: tres estrellas (72% adultos, 56% niños y 59% peatones).

MOTOR y TRANSMISIÓN

La Veloce conserva el mismo motor de la QV original, pero con algunas mejoras. Sigue siendo un 1.7 turbo muy rendidor. Tras un repaso en la electrónica y el sistema de admisión, la potencia aumentó de 235 a 241 cv (el régimen de entrega máxima aumentó de 5.500 a 5.750 rpm). El torque aumentó de 340 a 350 Nm a 2.000 rpm.

Otra novedad: ya no se vende con caja manual de seis velocidades. Esta mecánica sólo se confirma con la caja automática TCT (doble embrague), con seis marchas y levas en el volante.

En definitiva, es el mismo conjunto de motor y caja de la coupé 4C. La gran diferencia: la 4C tiene motor central y tracción trasera.

Otras cosas se mantienen sin cambios: tracción delantera con autoblocante electrónico (Q2) y programa de manejo DNA (Dynamic, Natural y AllWeather).

COMPORTAMIENTO

Tiene más potencia, pero perdió la caja manual. Es decir: la Giulietta es más Veloce que nunca. Según las mediciones de Lubri-Press, acelera de 0 a 100 km/h en 6,1 segundos (antes, 6.9). Y su velocidad máxima es de 243 km/h (antes, 240).

El motor es una maravilla de eficiencia. Es muy elástico: empuja con decisión ya desde las 2.000 rpm y no tira la toalla hasta entrar en la zona roja, a las 6.200 rpm. Parece mucho más que un simple 1.7 de cuatro cilindros. Eso ocurre siempre que lo manejes en modo Dynamic (D), porque en Natural (N, pensado para economizar) o en AllWheather (A, para superficies resbaladizas, como hielo o nieve), se comporta de manera más sosegada. Por ejemplo, en sexta marcha y a 120 km/h, en D el motor trabaja a 3.000 rpm. En N o A lo hace a 2.200 rpm.

La caja TCT es buena, pero no tanto como el motor. Perdió el encantó mecánico y físico de la caja manual. Ni hablar de que las levas del cambio son chiquitas y de plástico: merecían aluminio y un mejor diseño. Pero el problema más grave es que resulta un poco más lentas que otras transmisiones doble embrague. Y, además, interfiere todo el tiempo en las decisiones del conductor.

Supongamos que manejo el auto en modo Dynamic y con la caja en modo secuencial. Es decir: estoy dando todas las señales de que quiero una conducción deportiva, con el mayor dominio posible sobre la mecánica. Pero no: la caja decide todo el tiempo el cambio en el que viajás. Si llegás al régimen máximo no activa el corte de inyección, pasa al cambio siguiente. Si querés hacer un rebaje agresivo, lo niega y te dispara una chicharra. Puede llegar a ser irritante.

También, por culpa de la caja, aumentaron los consumos: la media pasó de 7,8 a 8,5 litros cada 100 kilómetros. Nada grave: tiene un tanque de 60 litros, más que suficientes para hacer viajes largos. Tan sólo fijate por dónde vas a andar: recordá que la rueda de auxilio es finita.

Esos valores de consumo se consiguen con el sistema DNA en la posición “Natural”. En Dynamic, el promedio puede aumentar hasta un litro más cada 100 kilómetros. Sigue siendo razonable. Y las diferencias en las reacciones del auto son notables: aumenta la respuesta del acelerador, los cambios pasan a mayor régimen, la dirección se endurece un poquito más y el sonido inunda más el habitáculo.

Consejo: manejá tus Alfa Romeo (Mito o Giulietta) siempre en Dynamic. Lo bueno: una vez que seleccionaste la opción, queda siempre ahí. No importa que apagues el motor y lo vuelvas a encender. Tu Alfa reconoce que te gusta la filosofía Veloce. Y la respeta.

El motor y la caja son los mismos de la 4C, aunque esa coupé tiene otra disposición: impulsor central y tracción trasera.

Dirección, frenos y chasis: un deportivo equilibrado y muy divertido, para disfrutar todos los días.

Sólo hay que tener cuidado con el voladizo delantero extenso y el escaso despeje del suelo: fondea con facilidad.

La pintura mate también requiere cuidados especiales.

El comportamiento se mantiene intacto, como en la Giulietta QV original. Es un auto muy neutro. A pesar del enorme torque que las ruedas transmiten al piso, no parece un vehículo de tracción delantera. El nivel de adherencia en curva es muy elevado y, cuando se supera, no se va de trompa: deslizan las cuatro ruedas de manera pareja. Ese es el trabajo del diferencial electrónico Q2: hace que la Veloce tenga reacciones de un auto con tracción integral.

Aunque no lo es, desde ya: eso lo vas a notar cada vez que aceleres a fondo, desde parado, y dejes tu firma en el suelo con las dos ruedas delanteras (un poquito de humo, también).

Los frenos son otro punto a destacar. Tiene pinzas Brembo y discos en las cuatro ruedas, con los delanteros ventilados. El conjunto está sobredimensionado. En Alfa saben que muchos propietarios de la Veloce van a querer disfrutarla, cada tanto, en un circuito. Está todo pensado para eso, incluyendo a la dirección (siempre en modo Dynamic, ¿ya te lo dije, verdad?).

La suspensión es algo durita, pero no es una tortura. Y los neumáticos son de perfil bajo, aunque más grave hubiera sido calzar llantas de 18”, que se ofrecen en opción en algunos mercados.

El único problema es el despeje del suelo. Esta versión Veloce está rebajada 50 milímetros con respecto a otras Giulietta. Y, además, tiene el paquete de spoilers y zócalos. En nuestras calles horrendas, puede ser un problema. El voladizo delantero es muy largo y fondea con facilidad. Pero, en algunos lomos de burro de proporciones cordilleranas, también vas a sentir que roza en los laterales, con los faldones (¿soy el único viejardo que recuerda que antes les decían “polleritas”?).

CONCLUSIÓN

A pesar del paso de los años, la Giulietta Veloce sigue siendo un deportivo que no te va a defraudar. Tiene las prestaciones y el comportamiento dinámico de un auto picante, que podés disfrutar todos los días.

Sin embargo, se le nota el paso del tiempo. Sobre todo, cuando se la compara con sus rivales más directos. El VW Golf GTi MY18 es un auto de concepción más moderna. En motor, caja y chasis supera a esta Giulietta. Es lógico, su desarrollo es mucho más reciente. Así que, no lo dudes. Andá ya mismo a comprar tu Golf GTi.

¿Qué estás esperando? ¡Corré!

Listo.

¿Ya se fueron?

Si seguís acá, leyendo, es que ya pensaste en el Golf GTi. Y lo descartaste.

El VW es un auto genial, sin dudas, pero es la opción más previsible y obvia en este segmento.

De eso se trata la Giulietta: desde el primer día de su concepción, fue un auto pensado para gambetear la obviedad. Se nota en la calle, donde se destaca por su originalidad, como si no hubieran pasado casi 10 años desde su lanzamiento.

Es un fenómeno que sólo puede generar cierto tipo de autos. La Giulietta Veloce se vende como cero kilómetro. Pero, en el fondo, ya es un clásico.

Carlos Cristófalo
Fotos: Orly Cristófalo

FICHA TÉCNICA

  • Modelo probado: Alfa Romeo Giulietta Veloce Quadrifoglio.
  • Origen: Italia.
  • Precio: 49.850 dólares (versiones desde 33.851 dólares).
  • Garantía: Cinco años o 100 mil kilómetros.
  • Comercializa: Alfa Romeo Argentina (www.alfaromeo.com.ar)

MOTOR

  • Tipo: naftero, delantero transversal, cuatro cilindros en línea, cuatro válvulas por cilindro, inyección directa, turbocompresor, intercooler.
  • Cilindrada: 1.742 cc
  • Potencia: 241 cv a 5.750 rpm
  • Torque: 350 Nm a 2.000 rpm

TRANSMISIÓN

  • Tipo: tracción delantera, con diferencial autoblocante Q2 y control electrónico.
  • Caja: automática de doble embrague, con seis velocidades, modo secuencial, programa ADN y levas al volante.

CHASIS

  • Suspensión delantera: independiente, tipo McPherson, con resortes helicoidales, amortiguadores hidráulicos y barra estabilizadora.
  • Suspensión trasera: independiente, tipo multibrazo, con resortes helicoidales, amortiguadores hidráulicos y barra estabilizadora.
  • Frenos delanteros: discos ventilados.
  • Frenos traseros: discos macizos
  • Dirección: de piñón y cremallera, con asistencia eléctrica.
  • Neumáticos: Bridgestone Turanza 225/45R17

PRESTACIONES

  • Velocidad máxima: 243 km/h
  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 6,1 segundos
  • Consumo urbano: 10,1 l/100km
  • Consumo extraurbano: 6,7 l/100km
  • Consumo medio: 8,5 l/100km

MEDIDAS

  • Largo / ancho / alto: 4.351 mm / 1.798 mm / 1.465 mm
  • Distancia entre ejes: 2.634 mm
  • Peso en orden de marcha: 1.395 kg
  • Capacidad de baúl: 350 litros
  • Capacidad de combustible: 60 litros

EQUIPAMIENTO

  • Doble airbag frontal delantero
  • Doble airbag lateral delantero
  • Doble airbag de cortina
  • Frenos ABS con EBD
  • Control de estabilidad (VDC)
  • Control de tracción (ASR)
  • Diferencial autoblocante electrónico (Q2)
  • Asistencia al arranque en pendiente
  • Apoyacabezas delanteros activos
  • Anclajes Isofix
  • Faros delanteros de Xenón con luces diurnas de leds y antinieblas
  • Luces traseras de led con antinieblas
  • Sensor crepuscular
  • Control de presión de neumáticos
  • Espejos exteriores con ajuste eléctrico, con plegado automático y desempañado
  • Volante multifunción en cuero con comandos del Bluetooth
  • Pantalla multimedia de 5 pulgadas
  • Techo panorámico corredizo
  • Levantavidrios eléctricos en las cuatro puertas con one-touch
  • Climatizador automático bizona
  • Control de velocidad crucero
  • Salidas de aire en plazas traseras
  • Tomacorriente en el baúl
  • Pedalera Sportivo en aluminio
  • Spoiler trasero y zócalo sportivo
  • Frenos Brembo
  • Sensor de estacionamiento trasero
  • Butacas integrales con tapizado en cuero y Alcántara

OPCIONALES

  • Pintura mate Grigio Racer: 720 dólares (incluido en esta unidad)
  • Butaca eléctrica en Cuero Milano: 4.535 dólares (ausente en esta unidad)

También te puede interesar...